Noticias y política

Benedicto XVI vs Mahoma(?)…

dt
{font-variant:small-caps;}

Pues, señor, en qué lío se ha metido el Papa Benedicto XVI con los musulmanes…

En su participación dentro de la conferencia titulada: "Fe, razón y universidad. Recuerdos y reflexiones"; llevada a cabo en la Universidad de Ratisbona, durante su visita a la región bávara de Alemania (específicamente Múnich, donde fue arzobispo), en su discurso el Papa parafraseó al emperador bizantino Manuel II Paleólogo, con las siguientes palabras:

Muéstrame también
aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e
inhumanas
, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él
predicaba
.

Las partes que he colocado con sombreado y resaltadas en negrita, son las que causaron especial furor en la comunidad musulmana, quienes reaccionaron como si les hubieran recordado a su progenitora y la que se le armó al Papa. En los países donde la religión dominante es el Islám, se armaron protestas súmamente violentas, donde inclusive templos católicos fueron atacados y creo que hasta fieles al catolicismo acabaron golpeados. Inclusive amenazaron con hacer atentados en el mismísimo Vaticano para "lavar la ofensa". Tan así que redoblaron la vigilancia en las estancias papales.

El "error" que cometió el Papa fue un "error de tacto": no hubo ninguna intención de ofender a nadie, pero no fue muy diplomático que digamos. Como que ese texto lo incluyó en su discurso sin medir consecuencias. No consideró que algunos musulmanes, en cuanto a su fe, son como la nitroglicerina: con cualquier cosita explotan, y mandan al infierno (literalmente) a quien haya osado ofender su religión. Afortunadamente, el Papa se dió cuenta de que le faltó tacto y, a su manera, ofreció disculpas a los musulmanes, lamentando las molestias que ocasionaron sus palabras. Lo malo es que hay algunos musulmanes que no se conforman nada más con el "usted disculpe", noooo… para estos musulmanes, las ofensas se lavan con sangre, y no paran hasta ver muerto al ofensor. Obviamente estos musulmanes son los fundamentalistas y terroristas.

(Antes de seguir y como una aclaración importante para evitar que me linchen, si hablo de "errores papales" no es con intención de ofender al Papa. Es nada más para recordar que también es humano, como todos nosotros. Hecha la aclaración, le sigo).

Otro factor posible en este "error" fue su falta de experiencia como obispo. Es cierto que fue Arzobispo de Múnich y Freizig, pero fue de 1978 a 1981 (tres años); en el cual Juan Pablo II lo llamó para que ocupara la Prefectura de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cargo que ocupó por más de veinte años, hasta el año pasado cuando fue nombrado sucesor de Juan Pablo II. Durante estos más de veinte años, casi no tuvo contacto con la gente común, salvo cuando daba misa en su "parroquia" en Italia (a cada cardenal se le asigna una parroquia italiana cuando reciben este nombramiento) o cuando tenía que viajar por encargo del papa.

Posíblemente, otra razón por la cual el Papa "se equivocó", fue la visión que se tiene en occidente de los musulmanes, de que todos (y cuando digo "todos" son TODOS) son terroristas y gandallas, cuando en realidad sólo es una parte. También hay musulmanes que se dedican a practicar su religión sin andar fastidiando a nadie. Si se tiene esta idea de que todos los musulmanes son terroristas y violentos, es porque son estos musulmanes los que salen en la tele y en los periódicos, lo cual nos lleva a una absurda generalización.

Con todo este relajo surgen dos preguntas. La primera de ellas sería ¿A qué se debe que algunas personas utilicen su religión como arma? Bueno, la respuesta se da con los siguentes puntos:

  1. Es gente que está perfectamente mal de la cabeza,
  2. Tienen como base el dogmatismo, que consiste en creer a ciegas y aplicar a rajatabla los preceptos que tiene su sistema de creencias, descalificando lo bueno que pudieran tener otros sistemas. El dogmatismo se presenta tanto en religión (musulmanes, judíos, católicos), como en la organización político – social – económica (capitalismo, comunismo, anarquismo, socialismo… izquierda y derecha, pues), y también a los dogmáticos se les puede conocer como radicales. Para ellos no hay medias tintas, son gente "binaria": o es uno, o es cero; o es todo, o es nada; o es el 100%, o es el 0%; o es bueno, o es malo; o es blanco, o es negro (nada de grises).
  3. Se sienten iluminados: En el caso específico de los terroristas islámicos, creen que Alá sólo quiere a los musulmanes y odia a los que no lo son, al grado de querer su extinción de la faz de la Tierra, para que esta sea habitada única y exclusivamente por musulmanes, y que a ellos les ha encomendado la "santa misión" de destruir, matar, aniquilar, exterminar a los no musulmanes, pues no merecen ni siquiera el derecho de vivir.

Ya con la esperanza de haber respondido por lo menos satisfactoriamente a esta primera pregunta, vámonos con la segunda: ¿Realmente el Islam predica la Guerra Santa, es decir, es parte de sus preceptos religiosos, que fue lo que quiso dar a entender Benedicto XVI en su discurso? Respuesta: pues todo parece indicar que sí lo hace. Los datos que a continuación transcribo están tomados del libro "Enigmas históricos al descubierto", escrito por César Vidal, y que pertenence a la "Biblioteca Muy Interesante". Bien. El punto de partida es el libro sagrado del Islám, es decir, el Corán (o Qur-am, como también le llaman). Los primeros textos del Corán contienen una referencia muy sencillaa a una fe monoteísta estricta que no se conecta con otras como el judaísmo y el cristianismo, que ya existían en la Arabia del inicio de la predicación de Mahoma, pero que guarda cierto paralelismo con ellas.

Sólo a partir de la sura 97 se nos indica que los anuncios de Mahoma (o Muhammed, que según los musulmanes es el nombre correcto) pretenden ser confirmación de lo que otros profetas monoteístas anunciaron con anterioridad mencionando parcamente a Abrahám y a Moisés. Durante el segundo y el tercer periodo mecano, este sencillo contenido inicial experimentó una evolución de enorme trascendencia haciéndose hincapié en el hecho de que el mensaje islámico había sido precedido por los del judaísmo y el cristianismo. Es de suponer que Mahoma tuviera la esperanza de que los fieles de estas religiones se convirtieran a su predicación y, de hecho, a estas épocas pertenecen los textos del Corán más conciliatorios dirigidos hacia ambos.

Sin embargo, el éxito de esta táctica fue casi nulo, ya que tanto judíos como cristianos objetaban que, en realidad, el profeta del islam era un ignorante que no conocía mínimamente ni el judaísmo ni el cristianismo ni los libros sagrados de ambos y que, por tanto, difícilmente podría significar su consumación. Por aquellas épocas, Mahoma aceptaba a Jesús como Mesías, nacido de una virgen y hacedor de milagros tal y como predicaban los cristianos (Dato pa’ la trivia # 1: en la actualidad, los musulmanes sí contemplan la figura de Jesucristo, a quien llaman "El Santo Issa", con la diferencia de que no creen que haya muerto crucificado, sino que fue a Judas Iscariote quien le tocó la tortura, y actualmente no lo ven como mesías, sino como un profeta que vino a prepararle el camino a Mahoma. Seguimos con el relato). No tardaron mucho en aparecer las primeras broncas: los judíos no podían aceptar una fe que pasaba por alto los relatos del Antiguo Testamento, que obviaba las regulaciones del Talmud y que además pretendía que tanto Jesús como Mahoma eran profetas superiores a Moisés. Por su parte, los cristianos encontraban inaceptables las discrepancias entre el relato bíblico y el coránico, pero, a la vez, consideraban muy dudosa la cristología de Mahoma y, desde luego, no podían aceptar que Jesús, el Hijo de Dios, fuera inferior a él (Checar el dato pa’ la trivia # 1).

La situación llegó a un punto especialmente tenso cuando en el año del 622 huyó a Medina. Este episodio iba a convertir este año concreto en la fecha a partir de la cual se contaría el calendario islámico (dato pa’ la trivia # 2). Tras su establecimiento en Medina, Mahoma dejó de ser el profeta no violento de años anteriores y se convirtió en un hombre de Estado, decidido a fraguar un nuevo orden espiritual que, a la vez, fuera social y político. No deja de ser significativo qeu aunque las suras medinesas del Corán son numéricamente muy escasas, sin embargo, cuentan con un extención comparativamente muy considerable y contienen cambios significativos en relación a las predicaciónes iniciales: debía qeudar bien establecido que tanto judíos como cristianos no eran mirados ya con buenos ojos precísamente por su resistencia a la conversión.

Por si fuera poco este distanciamiento, la nueva fe dejó claramente de manifiesto que recurriría a la guerra no sólo para asegurar su supervivencia, sino también para su ulterior expansión. Los tiempos del pacifismo habían pasado definitivamente y ya nunca más regresarían. El mandato de 2, 186-189 ordenaba, por ejemplo:

Combatan en el camino de Dios a los que combaten contra ustedes… Mátenlos donde los encuentren, arrójenlos de donde los arrojaron… Si les combaten, mátenlos: esa es la recompensa de los que no creen… Mátenlos hasta que no haya persecución y en su lugar se levante la religión de Dios.

En la sura 9, 29 se establecía además taxativamente la actitud hacia judíos y cristianos:

Maten a los que no creen en Allah ni en el Día último y no se vedan lo que vedó Allah y Su enviado y no cumplen la ley de la verdad, a aquellos que recibieron el Libro hasta qeu no paguen el tributo y se sometan en todo.

Con el fín de hacer más entendible todo el "chorizo" que acabo de transcribir, voy a usar un "sketch" cómico que ví hace años: Resulta que se sube a un microbús un vendedor de varitas de incienso, de esas que les prenden y empiezan a aromatizar el ambiente. Le ofrece una a un pasajero y se la rechaza, se la ofrece a otra y también se la rechaza. El vendedor siempre contesta: "Está bien, no hay fijón, no hay problema" cada que le regresaban la varita. Total, ningún pasajero le compró una simple varita. Entonces, el vendedor hace como que se va, y cuando está a punto de bajarse… ¡que se da la media vuelta y que saca la matonzota! "¡ORA SÍ, HIJOS DE SU QUÉ BARBARIDAD!" gritó el vendedor, ahora transformado en asaltante. "¿No quisieron por la buena? ¡PUES AHORA VA POR LA MALA! ¡ORALE! ¡CÁIGANLE!" y que les baja a los pasajeros hasta el perico… pues algo parecido pasó con Mahoma. No quisieron aceptar su predicación por la vía pacífica, pues ahora, o la aceptas, o te damos "matarile". Claro, primero habría que verificar la veracidad histórica de esta situación. También pudo darse el caso de que esas "suras" hayan sido agregadas al Corán bastante tiempo después de la muerte de Mahoma, por algún fundamentalista loco que quiso usar sus textos sagrados para justificar las jaladotas que hacen.

Regresando al punto "papal", no es la primera vez que un pontífice lanza "ataques" contra otra religión. Existe un antescedente con Juan Pablo II. En su libro "Cruzando el umbral de la Esperanza", que en realidad es una entrevista que le hace el periodista Vittorio Messori al Papa Juan Pablo II, este pontífice hace la siguiente declaración con respecto al budismo:

La soterología* del budismo constituye el punto central, más aún, el único de este sistema. Sin embargo, tanto la tradición budista como los métodos que se derivan de ella conocen casi esclusivamente una soterología negativa.

La "iluminación" experimentada por Buda se reduce a la convicción de que el mundo es malo, de que es fuente de mal y de sufrimiento para el hombre. Para liberarse de este mal hay que liberarse del mundo; hay que romper los lazos que nos unen con la realidad externa, por lo tanto, los lazos existentes en nuestra misma constitución humana, en nuestra psique y en nuestro cuerpo. Cuanto más nos liberamos de tales ligamentos, más indiferentes nos hacemos a cuanto es el mundo, y más nos liberamos del sufrimiento, es decir, del mal que proviene del mundo.

¿Nos acercamos a Dios de este modo? En la "iluminación transmitida por Buda no se habla de eso. El budismo es en gran medida un sistema "ateo". No nos liberamos del mal a través del bien, que proviene de Dios; nos liberamos sólamente mediante el desapego del mundo, que es malo (…) Salvarse quiere decir, antes que nada, liberarse del mal haciéndose indiferente al mundo, que es fuente del mal. En eso culmina el proceso espiritual…

Por esta declaración se sucitaron varias protestas en países budistas. Sin embargo, estas protestas no tomaron el nivel violento que han tenido las protestas de los musulmanes contra Benedicto XVI. Esto debido a que la gran mayoría de los budistas son pacifistas. Ejemplo: Mahatma Ghandi, quien logró la independencia de La India sin disparar una sola bala, nada más tiró de a locos a los ingleses y se acabó.

En este libro, Juan Pablo II también le mete un "rasponcito" a la religión musulmana con estas palabras:

Al Dios del Corán se le dan unos nombres que están entre los más bellos que conoce el lenguaje humano, pero en definitiva es un Dios que está fuera del mundo, un Dios que es sólo Majestad, nunca el Emmanuel, Dios-con-nosotros. El islamismo no es una religión de redención. No hay sitio en él para la Cruz y la Resurrección. Jesús es mencionado, pero sólo como profeta preparador del último profeta, Mahoma. También María es recordada, Su Madre virginal, pero está completamente ausente del drama de la Redención. Por eso, no sólamente la teología, sino también la antropología del Islam, están muy lejos de la (antropología) cristiana.

Sin embargo, por estas declaraciones no hubo protestas (o por lo menos yo no me enteré) por parte de los musulmanes. Esta ausencia de broncas pudo haberse debido a que, en ese mismo texto, Juan Pablo II, junto con la gota de limón que le echó a la herida, también le puso el vendolete:

Sin embargo, la religiosidad de los musulmanes merece respeto. No se puede dejar de admirar, por ejemplo, su fidelidad a la oración. La imagen del creyente en Alá que, sin preocuparse ni del tiempo ni del sitio, se postra de rodillas y se sume en la oración, es un modelo para los confesores del verdadero Dios, en particular para aquellos cristianos que, desertando de sus maravillosas catedrales, rezan poco o no rezan en absoluto.

Con esta declaración, Juan Pablo II automáticamente apagó el incendio aún antes de que se hubiera iniciado con la declaración primera. Quizás esto fue lo que le faltó a Benedicto XVI: En su discurso le dió una "cachetada" al Islam, pero no una palmadita en la espalda en señal de respeto, con lo cual apaciguaría los ánimos de los musulmanes, mucho antes de que se calentaran.

Ahora, en un intento por apaciguar las cosas, Benedicto XVI se reunió, en su residencia vacacional de Castelgandolfo, con los embajadores de los países musulmanes con los que El Vaticano tiene relaciones diplomáticas, para aclarar las cosas. Insisto, no creo que el Papa haya criticado con mala intención el Islam. Simple y sencillamente, fue un "lapsus" y hasta ahí. Tan así que en esta reunión, el propio Papa Benedicto XVI refrendó su respeto a la religión musulmana.

No puedo terminar este escrito sin expresar un punto de vista personal: Ninguna religión tiene derecho a usar la violencia como medio de expansión. Ninguna religión puede obligar a un individuo a creer en sus preceptos usando la fuerza. Todas las religiones, todas, cristianas, musulmanas, budistas, deben buscar la paz, y no la guerra. El error de usar la violencia y el terror como método de propagación ya ha sido usado por el cristianismo, específicamente por la Iglesia Católica medieval, usando métodos como las "cruzadas" y el tribunal de la Inquisición. Es por todos conocido las consecuencias nefastas que tuvieron estas acciones. Esperemos que todo se resuelva por la vía del diálogo y de la razón, no por el de las patadas y los golpes y las cachetadas, que no es así como se resuelven los problemas

(Primera vez en mucho tiempo que no escribo sobre las elecciones presidenciales. Ya llevaba una rachita de cuatro editoriales seguiditos dedicados al tema. Ya me urgía un cambio, ¿no creen? )

*Soteriología:
Parte de la Teología que estudia la doctrina de la salvación por Jesucristo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s