Noticias y política

Sobre la inseguridad…

Y nuevamente, la víbora conocida como inseguridad asoma
su cabeza. Y nuevamente, la sociedad se ha unido exigiendo a las
autoridades que hagan algo para acabar con ella…

Como todos sabemos, el pasado sábado 30 de agosto, se efectuó la
tercer marcha en contra de la violencia y la inseguridad que azota al
país desde hace mucho. Mucha gente, entre sinceros y "acarreados" (por
que los hubo), caminó desde el ángel de la Independencia hasta el
Zócalo, con una vela en la mano y vestidos de blanco, pidiendo, rogando
que ya le paren los delincuentes, que dejen tranquilos a la ciudadanía…

Sin embargo, y sin querer voluntariamente (valga la redundancia) ser
pesimista, algo me dice que esta marcha, junto con las otras dos que
hubo en 1997 y en el 2004; no servirá de nada. Es muy seguro que la reacción de todas esas lacras fue esta: (Denle click aquí). Y para muestra, unos infelices secuestradores dieron muestra de hasta dónde llega su cinismo, al cobrar un rescate en plena marcha contra la inseguridad (la nota completa la encuentran aquí).

Dentro de la marcha, volvió a salir la consigna de "si no pueden,
renuncien". Pues algo me dice que varios funcionarios tendrán que ir
redactando su carta de renuncia, pues no van a poder. No tanto porque
no quieran, sino porque se dejó crecer el problema, cuando aún se podía
atajar (y eso fue hace años), y por supuesto que ahora ya está
prácticamente fuera de control.

Pero con todo y todo, las autoridades correspondientes tiene que
hacer algo para, por lo menos, disminuir los índices de delincuencia;
porque la población se va a hartar… si no es que ya se está hartando,
como demostró buena parte de los que asistieron a la marcha. Y aquí
deben preocuparse, porque cuando alguien está harto, es capáz
de hacer cosas que en "estado normal" quizás nunca haría, incluyendo
tonterías que de otra forma no haría. Es cuando ya uno dice: "¡Ya
estuvo suave! ¡Ahora me cobro a lo chino! ¡Y ahora lo hago por que lo
hago, caiga quien caiga, suceda lo que suceda, pase lo que pase y
muérase quien se muera! ¡Si me pegan, me vale! ¡Si me acusan, me vale! ¡Si acabo en el bote, me vale!, ¡Si esto, me vale!, ¡Si lo otro, me vale!"… y lo digo por experiencia.

Con todo lo anterior, y a pesar de que la Constitución, en su artículo 17, dice que "ninguna persona podrá hacerse justicia por sí misma, ni ejercer violencia para ejercer su derecho",
lo único que va a pasar, es que la gente ignore esta disposición (que
de por sí ya se ignora bastante a la Constitución) y comiencen a
ejercer justicia por su propia mano, mediante los linchamientos (cosa
que ya ha ocurrido en algunas poblaciones); o bien, que surja un
vengador anónimo: una especie de "The Púnisher" que se dedique a cazar criminales y a ajusticiarlos, ejerciendo su propia ley.

Pero hasta aquí con los inocentes. Ahora enfoquémonos con los
gandallitas. Aquí la pregunta que todo mundo se hace es: ¿Qué motiva a
un delincuente a comportarse así?. La misma pregunta se hizo John
Douglas, ex-agente del FBI y considerado el Padre de la criminología
moderna, en una experiencia que tuvo cuando apenas empezaba:

Resulta que Douglas participó en una redada contra corredores de
apuestas ilegales, efectuada en Detroit, el domingo cuando se jugaba el
Súper Tazón (pues era muy fácil conseguir "víctimas" en ese día, debido
al evento deportivo). A Douglas le tocó custodiar a un cuate corredor
de aspecto afable, en el asiento trasero de la patrulla. Como es de
imaginarse, la primera pregunta que le hizo Douglas fue: "¿Por qué te
dedicas a esto?". "Porque me gusta" fue la inesperada respuesta del
joven. Como era de esperarse, Douglas se quedó con el ojo cuadrado y
una cara de "what?" que no podía con ella. "Oiga, pero una persona
inteligente como usted podría dedicarse a cualquier otra actividad
legal" le dijo. El apostador sólo movió negativamente la cabeza y le
señaló con la mirada un par de gotas de agua que había en uno de los
parabrisas (para acabarla, estaba lloviendo)."¿Ve esas dos gotas?" le
dijo. "Le apuesto lo que quiera a que la gota de la izquierda llega
abajo antes que la de la derecha…: ¿Lo vé? Así somos y ya. Nunca podrá
detenernos." Si quieren saber más de este "brother", pueden checar esta página.

En lo particular, y como lo mencioné en la ocasión anterior, creo
que para que una persona se dedique a hacer el mal, y no sienta ningún
remordimiento por ello, se puede deber a una de dos razones:

  1. O que esta gente está verdaderamente mal de la cabeza, enferma mentalmente
  2. O que, de plano, estén bajo una posesión diabólica o que estén metidos en cuestiones satánicas.

Con respecto al segundo punto, no hace mucho se dió a conocer la
noticia de que encontraron doce decapitados en Yucatán. Tiempo despues
agarraron a unos cuates implicados en al menos uno de estos casos. Pues
estos "angelitos" confesaron que practicaban el satanismo y que
pertenecían al grupo de "Los Zetas", en pocas palabras, asesinos
profesionales hijos de su qué barbaridad…

Y como también mencionaba en la ocasión anterior, estoy en contra de
la pena de muerte; y sigo estándolo, y mis motivos ya los di…
PEEEEEEEEROOOOOO… también considero que debe aplicarse en la siguiente
circunstancia: Cuando el infeliz desgraciado ya es incorregible,
por más castigos que le impongan, terapias que le apliquen y rejas en
donde lo encierren; cuando no muestre ningún arrepentimiento por sus
crímenes, cuando demuestre un gusto por la maldad, que mate y robe por
malvado, no porque tenga hambre, cuando se sienta orgulloso por ser
maligno… en pocas palabras, cuando ya no tenga remedio y, ni modo,
acabe como los animales indomables, en las cámaras de ejecución de los
circos. Y ahí no habrá que culpar a nadie, mas que al propio criminal,
por no querer componerse…

Se dice que se van a revisar resultados en un plazo de 30 días,
¿pero qué resultados van a entregar? si las propias autoridades muchas
veces están coludidas con las bandas de criminales. ¿Se acuerdan del
General Jesús Gutiérrez Rebollo? Pues este maestro fue nombrado el "Zar
anti-drogas" durante el sexenio de Zedillo… ¡Y salió con la "puntada"
de que tenía nexos con el narcotráfico! ¡Resultó que el encargado de
combatir el narco, estaba ligado al mismo! ¡Sólo en México, señoras y
señores! ¡Sólo en México! Bien dicen que si Kafka hubiera vivido en
México, sería escritor costumbrista.

¿Ven el por qué de mi pesimismo involuntario acerca de los
resultados de la marcha? Les reconozco el esfuerzo que pusieron, tanto
los participantes como los organizadores. Les reconozco el esfuerzo que
ponen por intentar cambiar las cosas, pero también ¿cómo ayudar a un
país donde los heroes (policías, políticos, etc.) son gandallas, y los
villanos son el doble de gandallas?. Como muchos han dicho a las
autoridades, si quieren acabar con la delincuencia entonces:

  1. Eduquen a la gente. La educación es la base para formar personas
    honradas (sí, suena a que descubrí el hilo negro junto con el caldo de
    pollo, pero es la verdad). Hace poco la SEP anunció la reincorporación
    a los planes de estudio de secundaria, de las materias de ética y
    civismo… después de una ausencia de veinticinco años. Como quien dice,
    se tardaron un cuarto de siglo en darse cuenta de la estupidez que
    cometieron.

  2. Fomenten el deporte. La práctica del deporte constituye una
    auténtica válvula de escape a las emociones negativas (y sirve que
    México se lleva más de tres medallas en los Juegos Olímpicos).
    Inclusive, el deporte puede rehabilitar a un delincuente y volverlo
    útil a la sociedad. Para muestra: el luchador americano Booker Huffman,
    mejor conocido como Booker T. Antes de ser luchador, y siendo aún
    joven, se dedicaba a asaltar personas. De hecho estuvo diecinueve meses
    en el bote por asalto a mano armada a varios restaurantes. Sin embargo,
    su hermano lo sacó de esa vida sugiriéndole que se pusiera a entrenar
    lucha libre en una (entonces) nueva escuela creada por Ivan Putsky,
    elemento de la WWF. Y así lo hizo. Ahora el propio Booker tiene su
    escuela de lucha en Houston, así como su propia empresa: Pro Wrestling
    Alliance (PWA).

La rola del Rockero ha terminado. Ya pueden destaparse los oídos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s