Fútbol

Sobre el fútbol mexicano…

¿A quién de aquí le gusta el fútbol? En lo personal, a mi me encanta. Es uno de mis deportes favoritos (y procuro no fanatizarme ni enloquecer por un partido…

Y más ahora que a México le ha ido más bien que mal en los torneos internacionales, sobre todo en los torneos juveniles: México vuelve a ganar una copa mundial en la categoría Sub-17, con otros chavos (como es lógico) y ahora, en casa, en el Estadio Azteca. También se logró un buen tercer lugar en el mundial categoría Sub-20, cuando pensábamos que esa selección no lograría mucho. La verdad, cuando ví que en fase de grupos les iba a tocar Argentina e Inglaterra, lo que pensé fue “¡YA NOS CARGÓ EL UNDERTAKER!” y para nada: tomando en cuenta las circunstancias en las que se armó este equipo (cambio de técnico a medio proceso, toma de jugadores para tapar ausencias en selección mayor), pues fue un resultado magnífico

Bueno, todo está muy bonito, pero… ¿y la selección mayor, apá? Pues esa dá una buena… y como 30 malas. Se logró la famosa “Copa Pirita” (porque de oro no tiene nada) pero a la par hubo (y todavía sigue) un escándalo por dopaje con clenbuterol. Y mientras la Sub-17 levantaba la copa, la Mayor (o mejor dicho, una Sub-22 reforzada) tiraba el prestigio en la Copa América Argentina 2011, pues los agarraron en la movida, metiendo a unas “damitas de compañía” a sus habitaciones (es que se sentían solitos los niños y le tienen miedo a la oscuridad las creaturas, y las invitaron a jugar matatena… ¡¡SÁQUESE QUÉ!!). Y los agarraron porque denunciaron el robo de sus pertenencias (laptops, reproductores de MP3 y demás juguetitos), muy probablemente, por estas señoritas. Por consecuencia los separaron de la selección, los mandaron pa’ su casa y llamaron a otros… a muy pocos días de iniciar la competencia. Por lo tanto, les fué de la cachetada, perdieron todos sus partidos y acabaron en último lugar; también en parte por el esquema ratonero y lechuguero de Luis Fernando Tena.

Y aquí parte la gran pregunta: ¿Por qué el fútbol mexicano no acaba de dar el estirón, si ya se ve que tiene bastante material con qué darlo? Hay varias respuestas para esa pregunta. Una de ellas es la educación que se le ha dado al mexicano desde la infancia y desde hace muchísimo tiempo. Se le enseña al mexicano a ser mediocre y a no buscar más allá, a no superarse; se le enseña a acomodarse en su “zona de confort” y negarse a salir de ahí. Un ejemplo lo tenemos con Carlos Vela, campeón Sub-17 en Perú 2005. Carlos, a la fecha, no ha logrado NADA importante, mas que andar de equipo en equipo en Europa (eso sí, todavía no regresa al pais) Y varias personas han señalado que se “atanchó” en los recuerdos del mundial que ganó su equipo hace seis años y que se la pasa viviendo del pasado, un pasado que ya pasó y que ahora hay que buscar el futuro. Otro caso es el de Giovanni Dos Santos, igual que su compañero, pero (para acabarla), le agregó alcohol a su situación: son varios los que lo han visto salir en estado inconveniente de los bares a altas horas de la madrugada. Es más, hasta uno de sus entrenadores, Harry Redknapp (me parece) le dijo que tenía un lugar en el equipo, nada más que dejara el chupe por la paz.

¿Y como cuántos casos parecidos habrá en el pais? Se me hace que bastantes, lamentablemente… y por culpa de una educación amañada y hecha para mal.

Otra razón es el uso que se le ha dado al fútbol a nivel social en este país: En la parte del mundo que me digan, el fútbol (y el deporte, en general) se usan como una vía de superación, tanto personal como económica y social: Muchos atletas han salido de la pobreza gracias a sus logros deportivos. En paises más desarrollados (como Estados Unidos), nada más ven a un buen prospecto en el deporte que quieran, y empiezan a apoyarlo: lo ayudan con becas para que pueda estudiar, le van checando su alimentación, practicamente, le pagan por entrenar. Eso sí, le exigen que no le baje ni a los estudios ni a los entrenamientos. Tengo entendido que en Estados Unidos, desde “high-school” (la preparatoria), me parece, a los estudiantes se les exige participar en los equipos deportivos de su escuela, en el deporte que prefieran. Y en el “college” (la universidad) se mantiene esa exigencia, y ya de ahí, si quieren seguir en el deporte a nivel profesional ya es su elección. Con esto estoy diciendo que el deporte es parte integral de la educación allá del otro lado (cosa que, por supuesto, no sucede aquí).

Lo anterior es, en cualquier parte del mundo, sobretodo en paises desarrollados… ¿Y que pasa en nuestro terruño? Que el fútbol (sobretodo el fútbol) no se usa como forma de superación, sino como forma de enajenación e idiotización; se usa para mantener al pueblo estupidizado y dormido, ya sea en los estadios o frente a la tele; se usa para tenernos fanatizados y enajenados, completamente inconscientes de los problemas que tiene el pais hellip; y si a la fórmula le agregamos bebidas alcohólicas, pues el resultado sale del demonio. Si Marx viviera, diría que “el fútbol es el opio del pueblo” y de esta forma lo han usado. Para ejemplo, una familia que fue a los mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010. Bueno, fueron al de Sudáfrica… ¡SIN HABER TERMINADO DE PAGAR EL VIAJE A ALEMANIA DE HACE CUATRO AÑOS! ¡¡¡ME LLEEEEEVA LA...!!! Eso sí: todos felices, pero bien endrogados. Y sólo menciono al fútbol, porque parece que los demás deportes no existen.

Una razón más: los propios clubes de fútbol, quienes se niegan sistemáticamente a darle chance a sus fuerzas básicas y prefieren contratar a extranjeros que, muchas veces, son un reverendo fraude. Claro, hay un par de excepciones: Pumas y Chivas, quienes sí han dado oportunidad a sus chavos y han obtenido buenos resultados: Pumas ha ido a cinco finales en los últimos 10 años y ha ganado cuatro de ellas; y es uno de los equipos más ganadores en los últimos tiempos. Y Chivas va para allá, nada más que se deshagan del “Güero” Real y que Jorgito Vergara le baje a sus ínfulas de redentor y ya está.

Irónicamente, ni Pumas, ni Chivas han ganado torneos de fuerzas básicas desde que se instituyeron hace unos tres años. Los equipos que han dominado de cabo a rabo estos torneos han sido América (campeón Sub-15 y bicampeón Sub-20) y Atlas (Tricampeón Sub-17 y finalista Sub-15 y Sub-20), teniendo estos dos varias cosas en común: la primera, que no les dan chance a sus canteranos y prefieren traer “cascajo” de Sudamérica, siendo que los chamacos se desviven por ganar cosas en sus torneos; y la segunda, que tal parece que tienen una competencia para ver qué directiva es la más inepta de las dos; y la tercera: parece que están viendo qué equipo enloda más su prestigio: El América, completamente enfermo de soberbia y autosuficiencia, atrapado en una crisis deportiva de AÑOS en donde parece que no quiere salir y que no le importa, y siendo dirigidos por un tipo que se la pasa viviendo de las glorias pasadas, cuando lo que cuenta es el presente; y que ha tenido ideas muy malas, como la de contar los cuatro campeonatos de la época amateur como si fueran profesionales. Tal vez valgan en la cuenta del equipo, pero no en la oficial: es como si yo pagara algo usando una moneda de 10 pesos de las que tenían a Miguel Hidalgo y tenían forma poligonal (y conste que soy americanista). Y el Atlas, teniendo la afición más fiel, que le ha aguantado más de medio siglo sin campeonato alguno, siendo apuñalada por la espalda una y otra y otra vez y que, pa’ colmo, no les pagan a los jugadores, según porque no hay dinero. A mi se me hace que se están haciendo “bovinos” con los pagos, y que hay unas uñas muuuuuuuuuuy largas por ahí… y por si fuera poco, no se sabe quién rayos es el dueño, ni pa’ ir a reclamarle…

Y siguiendo con los clubes, nos topamos con lo que parece ser un mal endémico del mexicano: la corrupción. Hace algún tiempo, habló al programa “Tribuna Interactiva” de Estadio W, un aficionado al Cruz Azul, para denunciar una trácala que le habían hecho a su hijo en las fuerzas básicas celestes: resulta que se presentó uno de los entrenadores y le dijo al señor que sí, que él se encargaba de debutar a su hijo en el equipo de primera división… nada más que le diera 25 mil pesos y ya (como quien dice: 25 milanesas ¡Y PAPAS!). Y así es en prácticamente todos los equipos: también contaron que llegaron visores del Club América a un lugar, y se pusieron a ver a todos los muchachos que había ahí. De veintitantos que se presentaron, sólo se llevaron a uno, curiosamente, el que menos aptitudes tenía para jugar. ¿Cómo le hizo para que se lo llevaran? Creo que la respuesta es fácil de adivinar… $$$$$$$$$$$$$.

Un motivo más: los dueños de los equipos (personas físicas o morales… es un decir) a quienes les importa un reverendo pepino partido a la mitad, en cuartos, en octavos y en dieciséis el buen desarrollo del fútbol. Lo único que les interesa, es ver cómo engordamos sus cuentas bancarias, pagando los boletos para ver un juego deleznable, pagando por sus productos “oficiales” que ahora incluyen hasta kits para fiestas infantiles, tragándonos la porquería de producto que ofrecen. Uno de los precursores de esto, fue Emilio Azcárraga Milmo. Azcárraga no fue un ser malvado, como muchos lo han descrito, pero sí fue una persona muy egoista, siempre busco beneficios nada más para él, y a los demás les aplicaba “la ley de Pilato” (se lavaba las manos). Recordemos que él fue quien compró al América, él fue quien mandó construir el Estadio Azteca, y él, Vía Televisa, organizó los mundiales de 1970 y 1986. Por lo tanto, las ganancias de esos mundiales fueron para él casi por completo; sobre todo en 1986, otro año en donde a nuestra economía se la volvió a cargar el Undertaker, pero Televisa, como si no hubiera crisis. (Nota aparte: si quieren saber más sobre este señor, consíganse el libro “El Tigre: Emilio Azcárraga y su imperio Televisa”, de Claudia Fernández y Andrew Páxman. Editorial Grijalvo. Tal vez sólo lo consigan en bibliotecas, pues salió a la venta hace once años).

Y bueno, con maestros como este, pues los alumnos salieron mejorados: Primero, Televisa, con América, San Luis y Necaxa; después TV Azteca, con Monarcas Morelia, Jaguares de Chiapas y el Mérida (y yo que pensaba que TV Azteca sería una buena competencia para Televisa, pero no: acabó volviéndose su alumno más avanzado) y le terminamos con Grupo Modelo; con Santos-Laguna, aunque estos sí le han prestado atención a la parte deportiva. Con esto vemos que hay dueños que sí les importa desarrollar el deporte, como Jesús Martínez, con el Pachuca… aunque ha dejado en “stand-by” al equipo, por enfocarse en el Salón de la Fama del fútbol, pero bueno, no dudamos que retome el buen nivel que ha tenido desde hace mucho el club tuzo.

Y ahora, regresamos al primer punto: la educación, pero ahora, nos enfocamos a la educación del aficionado: desgraciadamente, al mexicano se le ha enseñado a tragarse lo que le dan, sin protestar, ni reclamar. Se le ha enseñado a no exigir cosas mejores y a aguantarse con la basura que le dan. Como ejemplo voy a usar algo que bauticé como “la analogía de la taquería”. Llego a una taquería que está hasta las lámparas de lleno. “¡Vaya! debe estar muy sabroso aquí” pienso. Después de media hora de espera consigo lugar y pido un taco (¿qué otra cosa podría pedir? ¿una lasaña?). Me lo traen. Lo agarro (y hasta levanto el meñique como señal de “buena educación”… por no decir de “mamilez”) le doy una buena mordida y… lo que pensaba era un “bocado de cardenal”, acabó siendo una cochinada de aspirante a monaguillo: el sabor es asqueroso. Y, sin embargo, la taquería está llena

Y es lo que pasa: el nivel de juego está del asco, y sin embargo, los estadios se llenan, y las transmisiones de fútbol son las de mayor rating. Aunque en parte es por que no hay otra cosa que ver: si quieren ver fútbol de Europa o alguna otra liga mejor, pues se tienen que conseguir T. V. restringida (cable o satélite), cosa que es prácticamente imposible para los bolsillos de los mexicanos.

Y hasta aquí con el fútbol. ¿Qué pasa con otros deportes?

  • Béisbol: un buen nivel pero nadie lo pela si no es de la MLB
  • Básquetbol: en convalecencia de un tumor canceroso que se llamó Jorge Toussaint, quien abusó de lo lindo de este deporte mientras lo dirigió. Afortunadamente, ya lo extirparon.
  • Ténis: que descanse en paz. No se vé por donde, gracias a Jesús Torpete… ¡DIGO! Topete, quien hundió a este deporte por estúpido, dejando muy atrás las épocas de gloria de Leo Lavalle y del “Pelón” Osuna.
  • Fútbol Americano: Pues nada más a nivel estudiantil, y para colmo, desde hace cuatro años que la liga se dividió en: torneo para escuelas privadas (específicamente los campi del ITESM) y torneo para escuelas públicas (la UNAM, el IPN… y algunas privadas como la UVM, que no son tan hiperlactantes)
  • Natación: pues nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada y nada… y nada de nada.
  • Clavados: de lo mejorcito que tenemos. Aquí sí que no hay quejas
  • Tae-kwon-do: en una pequeña crisis, pero nada que no se pueda superar a base de patadas
  • Atletismo: Descanse en paz, sobre todo la caminata. Desde que “jubilaron” a Jerzy Hausleber se perdió el dominio que tenía México en esta disciplina. Aparte, no ha salido quién suceda a Ana Gabriela Guevara.
  • Esgrima: Denle click aquí.

Y así nos podríamos seguir días y días con las demás disciplinas, y mejor le paro, porque me voy a poner así:

Afortunadamente, ya vienen las nuevas generaciones: generaciones que ya traen otra mentalidad y otra forma de hacer las cosas. Generaciones que, como Julio Gómez, no se rinden ante nada y sacan el ¡¡¡FUAAA!!! antes de otra cosa

¡Vaya! Una columna larga. Pero bueno, ya me tocaba después de tres miserables años de estar atado de manos por culpa de una enfermedad. Es un pequeño lujo, pero creo que lo valgo… Denle click aquí.

Para más sobre mi, entra aRockeroweb.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s