Noticias y política

A 10 años del 11-S.

El pasado 11 de septiembre se cumplieron diez años de los ataques terroristas que desaparecieron a las Torres Gemelas y destruyeron parte del Pentágono. Estos ataques fueron planeados y ejecutados por la red terrorista islámica Al-Quaeda, dirigida por Osama Bin Laden. Ese día recordamos a mucha gente que, de no ser por esos ataques, muy probablemente seguiría con nosotros. Es cierto que muchos perdieron seres queridos esa vez… pero otros tantos perdieron seres queridos en los diez años siguientes.

A raiz de esos ataques, el entonces presidente de Estados Unidos, una simpática creaturita de nombre George W. Bush, decidió iniciar un par de guerras en Medio Oriente, englobándoas en un concepto conocido como “guerra contra el terrorismo”, y que… a propósito… ¿es idea mía, o los conceptos de “guerra contra el terrorismo” y “guerra contra el narcotráfico” suenan muy parecido?

Retomando el tema: La primera de ellas, en Afganistán; teniendo como pretexto que el régimen talibán (que por aquellos días mangoneaba a los afganos) había apoyado a Bin Laden y sus matalotes… y que les caen los gringos con sus tanques y armas de grueso poder. Nunca se supo el verdadero motivo de esa guerra, pero lo cierto es que, esa vez, hicieron un gran favor a los afganos al quitarles el yugo talibán. Haciendo un poco de historia, los talibanes eran un movimiento rebelde que expulsó a los sovieticos de Afganistán (apoyados por… ejem… Estados Unidos… y no crean que fue porque son almas caritativas, sino por darle en la cabeza a los rusos). En 1996, los talibanes lograron hacerse del poder en Afganistán e impusieron un régimen islámico exageradamente estricto: prácticamente, por cualquier ofensa al Islám, la más mínima, era castigada brutalmente; prohibieron los deportes, los cines, toda expresión occidental (para los musulmanes, el “gran Satán” viene de occidente); a las mujeres las obligaron a taparse de pies a cabeza con las burkas y a los hombres les prohibieron afeitarse… mucha gente fue ejecutada por el fanatismo religioso de estos talibanes.

Y como los talibanes ya se estaban pasando de la raya, pues se armó un grupo rebelde que buscaba quitarlos del poder, cosa que lograron con la “ayuda” de los gringos… pero hay un pequeño detalle: los rebeldes afganos nunca pidieron apoyo a los gringos: estos llegaron y se metieron en donde no los llamaron, como siempre lo hacen (y luego se quejan de los ilegales que se brincan su frontera para buscar mejores condiciones de vida… les gusta hacerla, pero no que se las hagan).

Pero bueno, les dieron su patada a los talibanes y hasta ahí. Pero Bush, no contento, decidió emprender otra acción armada, ahora en Irak, donde hacía y deshacía Saddam Hussein (otra creaturita del Señor). El motivo: que Saddam Hussein era una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos, desestabilizaba Oriente próximo, incendiaba el conflicto árabe-israelí, financiaba terroristas y, sobre todo, que Irak estaba acumulando armas de destrucción masiva, armas químicas, en específico, que buscaban destruir Norteamérica. La ONU tomó cartas en el asunto y envió a sus investigadores. Resultado: no encontraron ni siquiera un juego de química “Mi Alegría”; por lo que recomendó a la administración de Bush no iniciar acción armada alguna contra Irak. Varios países apoyaron a la ONU y le dijeron a los americanos que no iniciara la guerra. Pues Bush “se pasó por el arco del triunfo” esas recomendaciones y empezaron los plomazos… apoyados por los ingleses, los únicos que les hicieron segunda.

Lo de las armas químicas ya se ve que fue nada más una cortina de humo para tapar las verdaderas intenciones de Bush. Sí saben que hay en Irak: iraquíes, un desierto y petróleo… mucho petróleo. Eso era lo que le interesaba a Bush, el petróleo, que ya procesado y refinado (o hasta crudo), se traducía en bastante, pero bastante billete. Antes de ser presidente, Bush fue un empresario petrolero de mediano éxito, por lo que conoce el ambiente y quién no quería hincarle el diente a semejante botín. Y para muestra: durante la guerra en Irak, hicieron pomada un museo, que contenía varias piezas de incalculable valor pertenecientes a la cultura persa, mientras que al edificio que servía de residencia a la administradora del petróleo, ni lo tocaron.

Y fue durante esta guerra, cuando se dió muestra de lo peor, de lo más bajo que puede caer un ser humano: los prisioneros de guerra eran enviados a la prisión militar de Guantánamo, donde se cometió toda clase de abusos, vejaciones, humillaciones y atentados contra los derechos humanos por parte de los militares. Por supuesto que a los que obedecían órdenes, los cesaron… pero a quienes dictaron esas órdenes, no les pasó nada. Es más, todos ellos, incluyendo a Bush, deberían de estar respondiendo ante un juez del Tribunal Internacional de La Haya, por delitos de lesa humanidad…

A consecuencia de estas guerras, todo el afecto que había tenido Estados Unidos a raiz de los atentados, se volvió rechazo y desprecio. Inclusive, varios ciudadanos americanos nunca estuvieron de acuerdo con estas guerras, pero fueron la minoría relativa, por lo que fueron tratados de traidores. Una muestra la dió el cineasta Michael Moore, quien durante la entrega de los Óscares del 2003 le dió con todo a Bush y a su administración:

Guau. En nombre de nuestros productores Kathleen Glynn y Michael Donovan de Canadá, me gustaría agradecer a la Academia para esto. He invitado a mis compañeros nominados del documental al escenario con nosotros y nos gustaría – están aquí en solidaridad conmigo porque nos gusta la no ficción. Nos gusta la no ficción en que vivimos tiempos ficticios. Vivimos en el momento en que tenemos resultados ficticios electorales que eligen a un presidente ficticio. Vivimos en una época donde tenemos a un hombre enviándonos a la guerra por motivos ficticios. Ya sea la ficción de cinta adhesiva o ficción de alertas naranjas que nosotros estamos en contra de esta guerra, señor Bush. ¡Qué vergüenza, señor Bush, qué vergüenza! Y cada vez que usted tiene al Papa y a las Dixie Chicks en su contra, su tiempo se ha terminado. Muchas gracias.

Y no conforme, le escribió una carta a Bush, cuyo contenido pueden leer aquí. No sólo Moore le pegó a Bush. Tambien varias bandas expresaron su inconformidad a través de su música, como los armenio-americanos de System of a Down y los alemanes de Rammstein:

Como era de esperarse, estas guerras tuvieron costos, tanto económicos, como de vidas inocentes. Aquí les van unos numeritos de lo que ha costado este chistecito. Advertencia: tengan a la mano Dalay, Prózac, árnica (para el ranazo) y un desfibrilador… o si sufren del corazón, mejor sáltense esta parte:

  • Costo de los ataques para los terroristas: entre 400,000 y 500,000 dólares (todos los costos están expresados en dólares americanos).
  • Pérdidas económicas: cien mil millones.
  • Limpieza de escombros: 1,300 millones.
  • Costo para la ciudad de Nueva York: 95 mil millones.
  • Costo por la pérdida de los cuatro aviones civiles: 385 millones.
  • Daños a la propiedad: de diez a trece mil millones.
  • Ochenta y tres mil empleos perdidos.
  • Costos por daños irrecuperables: alcanzan los 21 mil 800 millones.
  • Pérdidas para las aseguradoras: 40 mil millones.
  • Pérdidas en ingresos de tráfico aereo: diez mil millones.
  • Caída de los mercados globales: incalculable
  • Costo final del chistecito de la guerra: 3.7 billones, que podría subir a 4.4 billones, según el Instituto Watson… billete que podría ocuparse mejor ya no digamos para acabar con el hambre y la pobreza, o para financiar la búsqueda de curas a enfermedades como el SIDA, sino para sanear la traqueteada economía estadounidense, que va otra vez a una recesión (denle gracias a los griegos).
  • 225 mil personas, entre civiles y militares, han muerto desde el inicio de “la guerra contra el terror”
  • 365 mil heridos.
  • 125 mil civiles iraquies muertos.
  • 7.8 millones de personas desplazadas de sus hogares
  • Actualmente, alrededor de 46 mil militares estadounidenses permanecen en Irak, y que deben retirarse en otoño… o sea, ya lléguenle ¿no?
  • Se estima que en Irak permanecen alrededor de mil efectivos de Al-Quaeda.

Y si creen que todos estos rollos que les estoy tirando no son netos, les digo que los saqué de la revista “Muy Interesante”, en su edición de septiembre de este año, quienes los sacaron, a su vez, de la página “The cost of September 11

Pues con todo y eso, Bush fue reelecto presidente, pues puso al “jefazo” como su aliado, al mencionarlo en varios de sus discursos, demostrando de paso, su mentalidad ultraconservadora. Inclusive, llegó a mencionar que “eran el pueblo elegido por Dios para llevar la democracia y la libertad” (denle click aquí). Eso le endulzó el oído a los gringos y lo reeligieron. Recuerdo que pensé que, o hubo mano negra, o los americanos son lo suficientemente idiotas como para reelegir a un tipo como Bush, pero bueno, como el propio Bush dijo: “¿A quién le importa si los americanos somos idiotas o no?” (¡PUES AL RESTO DEL MUNDO, SEÑOR!)

Y bueno, así pasaron estos diez años, donde también hubo ataques en España e Inglaterra, con su cantidad de muertos. Todos guiados por la mentalidad fanática e intolerante de dos tipos, uno musulmán y otro cristiano.

De los que cayeron en las Torres Gemelas, todos se acordaron, e incluso se les hizo un bonito monumento en donde alguna vez estuvo el WTC… pero nadie se acordó de los inocentes que cayeron en esas guerras inútiles, y nadie se acordó de que ese día también fue un aniversario más de cuando Pinochet le aplicó la de “¡quítate quítate que ái te voy!” a Salvador Allende

Termino la columna elevando mis sinceras oraciones por todos los que murieron de forma trágica, tanto el 11 de septiembre del 2001 como los que murieron en Atocha y Londres, y los que murieron en esas guerras, sin deberla, ni tenerla… y tambien rezo para que se acaben los miserables ambiciosos, o por lo menos para que se arrepientan y dejen de hacer daño al mundo. Aún están a tiempo para cambiar.

La rola del Rockero ha terminado. Ya pueden destaparse los oídos

Para más información, visita Rockeroweb.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s