Ética

Aborto: razones y su refutación.

Y al final, “ganó” la sensatez. La Suprema Corte desestimó la propuesta de declarar inconstitucionales las reformas que protegen a la vida desde la concepción en los estados de Baja California y San Luis Potosí. La cosa quedó con 7 votos a favor de la declaración y cuatro en contra. Si bien ganó a favor, se necesitaban 8 votos para la aprobación, y sólo se lograron siete…

Pero, después de todo este margallate, quedó una pregunta al aire: ¿Que es lo que hace que una mujer tome la decisión de abortar?. Un estudio realizado por el Centro de Ayuda para la Mujer (España), arrojó las siguientes razones:

  • Sociales (51.6%)
  • Económicas (22.8%)
  • Familiares (14.3%)
  • Salud o médicas (5.7%)
  • Personales (3.3%)
  • Violación (2.2%)

Dentro de las razones sociales encontramos el famoso “qué dirán” y que “un embarazo afecta el proyecto de vida de una mujer”. Bien. En realidad, no sólo un embarazo puede afectar proyectos de vida. También están los accidentes, el cambio de situación laboral, las enfermedades… infinidad de razones pueden alterar el proyecto de vida, no sólo de las mujeres; de cualquier persona. Y para muestra, lo que me pasó hace tres años: Resulta que caí víctima de un coágulo en la vena porta (la vena porta es la que une al intestino delgado con el hígado, y le lleva nutrientes para que los metabolize). Con este coágulo, la sangre, en vez de agarrar para el hígado, agarraba para el bazo, y del bazo, para el esófago. Por consecuencia se me hicieron várices esofágicas, algunas de las cuales se reventaron y originaron una hemorragia interna, lo que me llevó a una anemia que casi me mata, así como a retención de líquidos en brazos y piernas, sobretodo en las piernas. Este coágulo se me formó por deficiencia congénita de la proteína “C” de anticoagulación. Esta proteína funciona como un anticoagulante natural que produce nuestro higado. Y bueno, mi hígado sí la produce, pero no en la cantidad necesaria, y es por una razón congénita, es decir, de nacimiento (defecto de fábrica, pues) que se me manifestó hasta llegar a la edad adulta. Afortunadamente ya me recuperé del todo y estoy aquí dando lata como siempre, pero ¿en qué me afectó en mi proyecto de vida? En que ahora tengo que tomar anticoagulantes diario y para siempre, y que tengo que estar iendo cada dos meses a control de tiempos de coagulación. Claro, mi caso es una minucia comparado con otros más chonchos, como cáncer, sida, diabetes… pero sirve como un ejemplo de algo que alteró (en menor medida) un proyecto de vida.

¿Y por qué se insiste en el aborto como una solución? Pues por que se vé al bebé como un estorbo y como un obstáculo para el desarrollo personal. Y ocurre esto gracias a los niveles de egoismo que ha alcanzado esta sociedad: ahora priva la forma de pensar de “cumple tus objetivos sin que te importe lo que tengas que hacer para lograrlo. Si tienes que pasar por arriba de todos, ¡pues pasa!. Que no te importen los demás y que sufra el que tenga que sufrir”. Como decía la reina María Antonieta: “Estando bien yo, que se amuelen los demás”… Como mencioné antes, ahora parece que la bondad, la compasión, la comprensión y la misericordia son para los débiles y/o para los idiotas y que para triunfar hay que hacer el mal, desear el mal, ser malvado, cruel, despiadado… en una palabra, entregarse al mal. Y para muestra, cuando entró en vigor la ley que prohibe fumar en espacios cerrados, un amigo manifestó su inconformidad de tener que salirse de un concierto para echarse un cigarrito, y llegó a decir que “a él qué le importaba si molestaba a los demás su humo. Lo que él quería, era fumar”… sin comentarios

Bien, dejemos las razones sociales y pasemos a las económicas, o sea, las del billete: Y aquí encontramos un mal añejo de la humanidad: la pobreza. Como es de esperarse, la gente pobre no tiene suficientes recursos para alimentar a sus hijos, y a veces, la situación llega a tal punto que no tienen ni para ellos. Los partidarios del aborto dicen que “¿para qué traer a un bebé para que sufra? Mejor de una vez que lo aborten y así no sufre”… ¿y si mejor en vez de matar pobres, acabamos (o por lo menos intentamos mitigar) la pobreza? ¡Ah, claro! ¡Pero es que eso lleva tiempo! ¡No es una solución fácil ni rápida! (Hay veces en las que creo que vivo en “Ilusolandia”). Como no quieren desprenderse de algo para combatir la pobreza, o como no les importa… inclusive, en alguna ocasión leí que Dios quería que hubiera pobreza en el mundo, que estaba complacido con la existencia de este mal… y para justificarlo usaron este relato evangélico:

Resulta que Jesús entró a casa de alguien, y una mujer llevó un frasco de un perfume carísimo. Lo rompió, y con ese perfume empezó a enjugar los pies de Jesús. Al ver esto, Judas Iscariote se enojó y dijo que por qué no mejor vendía ese perfume y el dinero lo donaba a los pobres. San Juan hace la aclaración de que Judas Iscariote no dijo esto por buena gente sino por ratero. De hecho, Iscariote era el tesorero del grupo y hacía fraudes con lo que se depositaba en la caja común (dicho de otra forma, Judas Iscariote era al que mandaban por los refrescos, y se guardaba los cambios). A esto, Jesús le contestó que dejara en paz a la mujer, que hacía muy bien, pues estaba adelantando la preparación de su cuerpo para la sepultura… y aquí viene el argumento decisivo: “A los pobres, siempre los tendrán, pero a mi no siempre me tendrán”. Y de ahí se agarraron para decir que Dios quiere que haya pobreza… (denle click aquí). ¡Por favor! ¿Cómo se les ocurre que Dios se va a complacer en algo que sólo trae sufrimiento y desgracias? ¡Es como decir que a Dios le encanta el sufrimiento! Además, Jesús se referia con esto no a que la pobreza era de las complacencias de su padre, sino que tendremos siempre a los pobres, pero para ayudarlos a salir de la pobreza…

Y eso me lleva a recordar el fragmento de una película que se llama, en español, “La vida de Cristo”, con Jeremy Sisto en el papel principal. Vayamos a la escena de las tentaciones en el desierto. Satanás (vestido de forma impecable de traje y corbata gris con camisa roja) le dice a Jesús que si tiene hambre, que convierta las piedras en panes, a lo cual Jesús le contesta que “no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Ahora pasamos a la escena que les digo, la cual no aparece en ninguno de los evangelios, pero no por ello deja de tener bastante verdad: Satanás se lleva a Jesús a uno de tantos cinturones de miseria que hay, y le dice que convierta las piedras en panes, pero no para él, sino para los pobres; y que si no lo hace, será culpa de Dios la pobreza que tienen esas personas. Y Jesús le contesta “Esto no es culpa de Dios, sino de la dureza del corazón de los hombres” Y sí: La dureza de nuestros corazones ha llegado a extremos inusitados, al grado de robar, matar y hacer el mal con tal de lograr nuestros objetivos.

Y una más: casi siempre se le deja a la mamá toda la responsabilidad económica de criar al hijo, y del papá no se sabe nada. Claro, como no se le puede obligar a hacerse responsable…

Hasta aquí de las económicas. Siguiente punto: las razones familiares. Aquí podemos englobar las cuestiones de honor, o que el marido no quiere al hijo, o que los padres no quieren al nieto… en este punto no hay mucho que explicar, así que vámonos a las razones de salud.

En las razones de salud o médicas, encontramos los embarazos de alto riesgo y las enfermedades como el cáncer, cuyo tratamiento puede ser muy agresivo para el feto y se prefiere abortarlo. Por lo general, las madres que se ven en estos casos, deciden esperar a tener a su hijo y después se someten al tratamiento, aunque casi siempre ya es demasiado tarde para la mamá. Bien dicen que “no hay amor más grande que el que da su vida por la de los demás”, pero no se puede obligar a amar a nadie. En este punto, me gustaría que a las mujeres que deciden abortar por razones de salud, no se les considerara malas madres, sino que actuaron por ignorancia, porque no se les ofreció otra salida. Afortunadamente, la ciencia médica ha avanzado mucho, y no dudo que se encuentre una solución que salve a la mamá sin poner en riesgo a su producto.

También dentro de las razones médicas, se encuentra la de malformaciones en el feto: ¡O sea que, como no es perfecto, hay que eliminarlo! Tal parece que estamos en una época donde, en la antigua Grecia, se llevaba a los recien nacidos a un Consejo para que los revisaran. Si el bebé era perfecto (de acuerdo a sus cánones de perfección), pues se le dejaba vivir, pero sino, al despeñadero (¡qué bueno que no nací en esa época! De ser así no estaría escribiendo esto). Ahora resulta que sólo los bebés perfectos tienen derecho a vivir, y aquellos que traen algún defecto fuerte, pues que los maten antes de nacer y ser una carga para la sociedad. Regresamos al egoismo que impera en la sociedad a niveles inusitados… ¿Y no será que estos casos se dan para que aprendamos los valores de la compasión y de la misericordia? Es más, ahora que me acuerdo, han sido precísamente los discapacitados los que más gloria deportiva han traído al país: ahí tienen a Saúl Mendoza, Juan Ignacio Reyes y Doramitzi González… y si no me creen, esperénse a los próximos juegos Paralímpicos.

Ahora vienen, las razones personales, entre las cuales podemos colocar que un feto no es un ser humano, sino un conjunto de células, o que los fetos no sienten dolor. En esta última, con esta forma de pensar, estaríamos reduciendo al feto a la categoría de insecto, al cual podemos matar de un pisotón o un manotazo porque no le duele. Está comprobado que un feto sí siente dolor, pues se han hecho ultrasonidos a las madres durante el proceso de aborto, y lo demuestran con pelos y señales.

Y para terminar, el caso más delicado: violación. Muchas mujeres que quedan embarazadas como consecuencia de una violación, y que deciden abortar como consecuencia del trauma que les dejó este hecho, o porque creen que su hijo les va a recordar lo que les pasó. En estos casos, los hijos no tienen la culpa de las tonterías que hacen sus padres, por lo tanto, no tienen por qué pagar por ello. La mujer es víctima de violación y no de embarazo, hay que darle una terapia psicológica y tal vez física de violación pero no un aborto. Esto (el aborto) no va a quitarle ninguno de los dolores (físicos y psicológicos) producidos por la violación. Y en caso de que no pueda (o no quiera) cuidar al bebé, puede cederlo en adopción.

Pues estas són, grosso modo las razones por las que una mujer toma la decisión de abortar, y su respectiva refutación. Y falta una que entra en los seis grupos anteriores: por que no le ofrecen otra alternativa mas que abortar, como si fuera la solución universal al problema. ¿Y por qué no se promueve la cesión en adopción? ¡Porque no es negocio! Se dice que los Estados Unidos están dando subsidios bastante jugosos a las clínicas especializadas en abortos, para que haya más y más. Es por eso que los médicos que trabajan ahí, ganan un muy buen dinero (un excelente veneno para la ética, es la ambición). Lo que no entiendo es qué interés tiene Estados Unidos para estar promoviendo una cosa así. ¿Alguna cuestión de racismo? Si el presidente Obama es afroamericano… ¿Por que les trae ganancias? Podría ser, pero también ellos están poniendo de su bolsillo y bastante. Habría que ver un comparativo entre ingresos y egresos, por que de no ser así, francamente no entiendo por qué lo hacen

También buena parte de culpa la tenemos todos como sociedad, primero, por egoistas, después por perfeccionistas, y por último, por que tal parece que con sólo mencionar la palabra “Dios”, más de uno se retuerce como tlaconete al que le echaron sal&hellip: o tiemblan como la verruga cada que le mencionan cierto producto dermatológico. Con esto no estoy dando a entender que quiero obligar a todo mundo a ser creyente: no puedo pasar por alto la libertad de creer o no creer. Pero como dije antes, una persona atea o agnóstica tiene su código de ética al cual tendrá que responder por sus actos. Sin embargo, ya no estamos hablando de ateísmo (la negación de la existencia de Dios) sino de “teofobia” (odio irracional a Dios y lo que tenga que ver con lo religioso y hasta con lo espiritual), lo cual podría traer grandes consecuencias…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s