Sin categoría

Juegos Panamericanos (2da parte)

Y como golpe avisado anula culpa, aquí está, como les dije, la segunda parte del análisis de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011. En esta ocasión, estaremos revisando los triunfos inesperados: esos triunfos que se pensaba ni de broma llegarían… y llegaron.

Me gustaría iniciar el análisis con las medallas de plata que se ganaron en basquetbol, tanto varonil como femenil. Aquí muchos me dirán: “¿Cómo que triunfo, si se perdió una final?” Si, cierto. Pero hay que tomar en cuenta muchas cosas. Una de ellas que ya mero no va representativo nacional alguno a los Panamericanos… es más: ya mero ni hay prueba de basquetbol en estos juegos. Esto debido a la disputa que hay entre las dos federaciones de basquetbol que hay en el país: Una, la Federación Mexicana de Basquetbol (FMBB) dirigida por el “estimadísimo” Jorge Toussaint con el respaldo de la FIBA (Federación Internacional de Basquetbol); y la otra, la Asociación Deportiva Mexicana de Basquetbol (Ademeba) que respalda la Comisión Nacional del Deporte (Conade) y que se supone es la que cuenta con todos los avales habidos y por haber. Esta disputa consistió en qué organismo iba a registrar a la Selección Mexicana, Claro, que la que registrara a la Selección, pues es la que tenía validéz. Total que afortunadamente, la cosa no llegó a mayores y sí pudo haber un representativo nacional en Guadalajara… ¿pero entre tanto margallate, en qué condiciones llegaría?. No tuvieron muchos juegos de preparación y por lo mismo, no se veía como un contendiente fuerte. Y para rematarla, su figura, Eduardo Nájera se puso en plan digno y dijo que no jugaría para la Selección, porque no había firmado seguro alguno… Ni modo: se perdió la oportunidad de colgar una medalla panamericana en su vitrina; medalla que sabe más porque se superó todo lo anterior, y además, en semifinales, echaron fuera a los Estados Unidos (nomás).

Otro triunfo inesperado, las medallas que ganó la gimnasia artística, tanto varonil como femenil; destacando las dos de oro de Daniel Corral, la también dorada de Ana Lago y la medalla de bronce en All-Around por equipos. Esta medalla, ya se había ganado en Rio 2007, pero ¿qué creen?, las descalificaron debido a que un papanatas de nombre Alejandro Peniche, registró a una de las chicas como entrenadora, no como competidora y pues ni modo, a devolverla (dénle click aquí). A propósito, no vayan a hacerle ¡¡¡DUUUUHHHHH…!!! al Sr. Alejandro Peniche si lo llegan a ver. ¡Ah!, y sigue siendo sorpresivo por el nulo apoyo que ha recibido la gimnasia. Prueba de ello es la poca participación que ha tenido México en las últimas ediciones de Juegos Olímpicos.

Otro triunfo inesperado, el de Ana Paula de la Peña y Santiago González, que ganaron el torneo de dobles mixto de ténis. ¿Por qué triunfo inesperado? Porque, el ténis nacional está como un Rolls Royce: perféctamente acabado. De hecho, durante la última semana de competencias, también se jugó la serie Copa Davis entre México y Colombia, por la permanencia en el grupo 1 de la Zona Americana. Resultado: México perdió 5 juegos a cero; fueron barridos, trapeados, cepillados y hasta encerados por los colombianos, acentuando la crisis por la que atraviesa el ténis mexicano desde hace años. Uno de los culpables, un inidivio de nombre Jesús Torpete… ¡DIGO! Topete, que se la ha pasado regando el tepache a lo lindo. Hace años, había un torneo juvenil que le llamaron “el torneo de los pequeños maestros” con el fin de formar nuevos valores. Tuvo tan buen resultado que, en los ochenta, un torneo juvenil de Wímbledon fue disputado entre dos chavos mexicanos (uno de ellos, Leo Lavalle)… pues este señor lo quitó, con el cuento de que “no era su idea”; y decidió dedicar todo su esfuerzo, al Abierto Mexicano de Ténis; qué sólo ha servido como fuente de negocio, porque para el desarrollo del deporte… con decirles que han habido ediciones sin mexicanos. Es como no ser invitados a una fiesta que hacen en nuestra propia casa.

Otros triunfos inesperados, las medallas de oro obtenidas en atletismo obtenidas por Juan Luis Barrios (5000 mts),Marisol Romero (5000 y 10000 mts) y Horacio Nava (caminata 50 kms), acompañados por las medallas de plata de José Ojeda (caminata 50 kms), Juan Carlos Romero(10000 mts), Gabriela Medina (800 mts. planos ) y Madai Pérez (Maratón femenil); y la medalla de bronce de Romary Rifka (salto de altura). Desde Ana Gabriela Guevara, no se ha visto claro en atletismo, y se dejó morir la disciplina. En cuanto a caminata, en el pasado era casi seguro que México ganara una medalla (a menos que se metieran los jueces), pero desde que “renunciaron” a Jerzy Hausleber (le querían pagar menos), la caminata se fué a pique. De hecho, por ahí hubo un fracaso del cual hablaremos en su momento.

Otro triunfo inesperado: las medallas de oro de Everardo Cristóbal. ¿Por qué inesperadas? Porque este cuate ya estaba “muerto” para todos. Ustedes recordarán que saltó a la fama en el 2006, después de ganar el mundial de canotaje. Todo mundo pensó que podría hacer algo interesante para los Juegos Olímpicos de Beijing, pero la realidad fue que se regresó con el trasero pateado. Después de ese fracaso se “borró” del mapa y nadie supo nada de él, hasta los pasados Juegos Panamericanos, donde revivió el muerto.

Y bueno, creo que hasta aquí en cuanto a triunfos, tanto presupuestados como inesperados. Después de esto queda preguntarnos ¿Este es el verdadero nivel del deporte en México? Y creo que la respuesta es no. Ahora se contó con la ventaja de que los Juegos fueron en casa, pero… ¿se podrán repetir esas 42 medallas de oro en Toronto 2015 y las que le sigan? lo veo muy difícil.

Entonces ¿para qué sirvieron estos 42 oros? pueden servir para que de una buena vez, los de pantalón largo (entiéndase las diferentes federaciones, la Conade, la CODEME y el COM) se pongan a trabajar y saquen del hoyo al deporte nacional. Pueden servir para que todos los aficionados nos demos cuenta que hay más cosas además del fútbol y ampliar nuestro sentido del gusto; y los que estén más chavos, ¿por qué no? empezar a entrenar alguno de esos deportes y ¿por qué no también? soñar con subir al podio olímpico (digo, se vale soñar, ¿no?). Inclusive, podrían pasar más competencias de esos deportes en TV Abierta, pues en señal restringida sí hay bastante servicio. Por ejemplo: TDN transmite handball (la handball bundesliga de Alemania), la gira mundial del volibol del playa y acaban de agregar la liga francesa de rugby. TVC Deportes transmite natacion, clavados, waterpolo (les gusta mucho el agua&hellip lo siento, mal chiste) así como lucha libre profesional como para aventar pa’ rriba: Transmiten WWE RAW en vivo, las funciones de la Arena Naucalpan, de la Arena Puebla, la de los Perros del Mal, las de DTU, las de LEGEND… ¡PUF!. Lo malo es que son señales de TV restringida, y no llegan a todos los teleespectadores.

También nos podemos hacer esta pregunta: ¿Qué tan buen nivel tienen los Juegos Panamericanos? porque muchos, de entrada ya estaban demeritando los triunfos de México, diciendo que estaba muy fácil, que así quien nó, que a ver en los Olímpicos… y es cierto. Es cierto que el nivel de Juegos Panamericanos es inferior al de Juegos Olímpicos, eso se sabe … ¡pero tampoco está para llorar!. Los que sí están del cocol son los Juegos Centroamericanos y del Caribe, que son como la CONCACAF: un nivel deprimente, donde los únicos equipos que valen la pena son Cuba (de hecho es la potencia latinoamericana en Olímpicos), México, y los caribeños Colombia y Venezuela. De ahí los demás como que… pero ellos no tienen la culpa. No crecen no porque no quieran, sino porque ya no tienen para dónde crecer. Son paises limitados demográfica, geográfica y económicamente. Se puede decir que “quieren, pero no pueden”

Lo cierto es que, en Juegos Olímpicos, a Latinoamérica le ha ido horrible. Con excepción de Cuba (y a últimas ediciones, Brasil), a los países latinoamericanos les cuesta muchísimo trabajo ganar medallas olímpicas. Uruguay, por ejemplo, sólo ha ganado una medalla en los últimos tres Juegos Olímpicos. México ha ganado quince en los últimos cinco (Barcelona, Atlanta, Sydney, Atenas y Beijing), es decir, tres por edición en promedio. Es por eso que mucha gente opina que el deporte en Latinoamérica está del nabo.

Próxima entrega: la parte desagradable… los fracasos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s