Sin categoría

El Buen Fin… ¡PERO DE NUESTROS AHORROS!

¿Y qué tal estuvo su puente revolucionario? Me imagino que bien, y más ahora que pusieron eso de “El Buen Fin” con unas ofertas increíbles y unas facilidades de pago bárbaras… es sarcasmo.

Como todos ya sabemos, y supuestamente por iniciativa del Gobierno Federal, se decidió implementar el programa “El Buen Fin”, el cual será anual (y que al parecer, lo harán alrededor del puente del 20 de noviembre) en donde todas las tiendas (o casi todas) y demás empresas que ofrecen algún producto o algún servicio “se pondrían guapas” y darían descuentos de hasta 70% (lo que no quiere decir que hayan llegado a ese número) y quién sabe cuántas mensualidades al azotar con la tarjeta.

Esta idea de “El Buen Fin”, es un vil fusil del “Black Friday” o “Viernes Negro” de Gringolandia. El “Viernes Negro” ocurre un día después del jueves de Acción de Gracias y es cuando las tiendas ponen todo con mucho muy buenas ofertas… tan así que los gringos, ya bien cenaditos con su pavo y su salsa de ciruelas ahí; se quedan a dormir afuera de las tiendas para entrar primero y agarrar buen hueso.

Muchos me dirán “Pues eso no tiene nada de negro, al contrario”. Bueno, es que en esta ocasion, lo de negro no tiene connotación negativa. Lo que pasa es que, si una tienda estuvo operando todo el año con números rojos (es decir, al borde de la quiebra), con las ventas de ese día se recuperan por completo y la libran, es decir, pasan de números rojos, a números negros (de ahí lo de Viernes Negro).

Y, por lo pronto, aquí ya tenemos nuestro “Viernes Negro” de petate, pero dudo mucho que alguna tienda que operó en números rojos todo el año, pase a números negros así como así. Esto debido a que la mayoría de las compras (el 70%) se hicieron con tarjeta de crédito y a mensualidades, así que conforme se vayan pagando esas mensualidades, me imagino, les irán pasando su billetito.

Pero con esto de las tarjetas, los grandes ganones fueron los bancos y demás instituciones de crédito, pues quien pague a mensualidades, queda obligado con el banco a ir pagando mes con mes. Claro que puede pasar que no se pague una mensualidad, pero la cobran con intereses. Si ustedes ven “a tantos meses sin intereses”, es verdad, siempre y cuando paguen mes con mes… ¿y qué creen? aquí nos topamos con uno de los malos hábitos de los compradores: No saber planear sus compras y dejar algo para las emergencias.

Mucha gente va y compra a meses no una cosa, sino varias a la vez, con el cuento de que van pagando de a poquito y les alcanza. Sí, pero eso es verdad sólo para los primeros meses, después ya no van pudiendo pagar una que otra mensualidad y viene el cobro con intereses y “el ensarte” de los bancos. Además, recuerden que las tasas de interes no son fijas, sino que pueden aumentar (y casi siempre las aumentan) ¿Y por qué se van retrasando? Porque tambien hay pagos mensuales o bimestrales aparte de las compras; como por ejemplo: el teléfono, el Internet, la TV restringida (si tienen), la renta (o el predial si se es dueño del terreno), la luz (bimestral), el agua (bimestral)… y a eso agréguenle los frijoles, la gasolina, el gas…

Tambien vamos a tomar este ejemplo: Supongamos que compramos, no sé, una pantallota de 52 pulgadas a 48 meses sin intereses. Dividamos 48 entre los doce meses que dura un año. 48 ÷ 12 = ¡4 años!. Vamos a pasar 4 años de nuestra existencia pagando la pantalla. Pero eso no es lo peor: en cuatro años puede pasar cualquier cosa. Puede pasar (y que la boca se me haga chicharrón) que algun familiar o ustedes mismos tengan que ir al hospital… y que resulte ser el Hospital Ángeles (lo pongo no porque vaya ahí, sino por que se pasan de la raya con sus precios); y a gastar primero, en la hospitalización, después en la operación (si se requiere) y le seguimos con las medicinas y le terminamos con las consultas subsecuentes. En todo esto, ya se fue bastante dinero. ¿Y la tarjeta? pues toda gastada… ¿Y las mensualidades? Pues para mejor ocasión… y ni crean que el banco va a mostrar algo de compasión por lo que haya pasado: “ES que tuve que hospitalizar a mi pariente” “¡NO ME IMPORTA! ¡ME VALE! ¡NOBODY CARES ABOUT THAT! ¡A MI ME PAGAS PORQUE ME PAGAS!” Digo, los banqueros no se hicieron ricos haciendo obras de caridad…

Pongamos otro ejemplo: Supongamos que tienen un empleo estable y con una muy buena paga. Pero un buen día… ¡RÁJALES! viene el anunciote de que hay problemas financieros y que van a recortar personal… ¡Y QUE ME LOS CEPILLAN, MANO! Ahorita, conseguir empleo está pero canijo (¿Pues no que sería “el Presidente del empleo”? Dime que prometes, y te diré qué no me vas a dar) y los bancos no se van a esperar a que consigan chamba… “Time is money”, pero como dice mi mamá: “Se van a condenar”.

Así que, después de todo estos ejemplos, no dudo ni tantito que los de la brillante idea hayan sido los bancos, sabiendo de antemano que la gran mayoría de las compras son con tarjeta de crédito, no con tarjeta de débito o con efectivo. Tambien pudo haber complicidad de los grandes almacenes, como Liverpool o el Palacio (por poner nombres), dejando fuera a las pequeñas tiendas. El lunes de esta semana, anduve por el Centro; y entré a una tienda. Suena el teléfono y contesta creo que era el dueño: “¿Bueno? No, aquí no entramos a lo de el Buen Fin. Eso es para los grandes corporativos que tienen comprado a México…”

Y los bancos y los grandes corporativos aprovecharon otra cosa para hacer su negociote: el consumismo que impera en el país, y que nos hicieron el favor los gabachos de traerlo. El consumismo puede referirse tanto a la acumulación, compra o consumo de bienes y servicios considerados no esenciales, como al sistema político y económico que promueve la adquisición competitiva de riqueza como signo de status y prestigio dentro de un grupo social. En pocas palabras, es estar comprando cosas con tal de darselas de importante. Y para eso, tienen que ser de último modelo: el coche último modelo, el reproductor de MP3 último modelo, el minicomponente último modelo, el reloj último modelo, el bote de basura último modelo… y espérense: si el vecino se consigue algo más reciente que lo que tenemos, pues ahí viene la “ego-reductora” y las envidias no justificadas. Y como es de esperarse, todo esto va a pegarle directito al autoestima.

En ocasiones, son las mismas empresas las que de una u otra manera, favorecen este consumismo. En el caso de electrónica (computadoras, celulares, etc); las compañias fabricantes dan soporte en línea sólo por tres años, contados a partir de cuando salió el producto al mercado. Esto es, si un producto salió en el 2004, sólo se le dió soporte hasta el 2007. Una vez llegada esa fecha, mandan toda la información de ayuda a una “zona común para productos descontinuados” y si quieren ayuda, pues tendrán que “bucear” en esa zona.

Retomando el punto del consumismo, prácticamente todas las ofertas de El Buen Fin, fue sobre bienes no escenciales: yo no ví que entraran ni alimentos, ni medicinas, ni libros… ¡AH, DEVERAS! Que según ya prohibieron las ofertas para los libros… y avanza la ignorancia, y sigamos teniendo al pueblo estupidizado…

Para que vean cómo estuvo la cosa:

Y este cartel tiene bastante razón, aunque eso de echarle la culpa a Slim como que… digo, pudo tener algo que ver, cierto, pero también hay un ánimo ahí de “péguenle al negro” y de que ya lo agarraron de su puerquito.

Y así estuvo esta primera edición de “El Buen Fin”… ¡pero de nuestros ahorros!. Para la próxima ya va a estar mejor pensado (eso espero) y por favor, tómenlo como consejo: si quieren darse sus gustitos, dénselos, pero tengan su guardadito reservado tanto para los gastos mensuales (renta, gas) como para las emergencias. No vaya a ser que se queden como gallo pelón…

La rola del Rockero ha terminado. Ya pueden destaparse los oídos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s