Noticias y política

Grupos de Autodefensa: reflejo del hartazgo.

¡Vaya! Después de más de un año de no escribir, finalmente retomo la pluma… bueno, en este caso, la computadora y mi vieja página web. Tuve que ausentarme de esta, mi pasión, por cuestiones de salud. No están ustedes para saberlo, ni yo para contarlo, pero estuve a punto de morirme, por el mismo motivo por el cual me ausenté tres años, del 2008 al 2011. Pero en esta ocasión, estuvo más grave, pues estuve a punto de morirme. Sin embargo, aquí seguimos.

Muchas cosas han pasado en este lapso de tiempo, entre ellas:

  1. Las elecciónes, y el FRAUDE que llevó a la presidencia al “Pin – Pon”,
  2. La renuncia de Benedicto XVI al papado,
  3. La elección del cardenal argentino, Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, como sucesor de Benedicto XVI, con el nombre de Francisco (y, de paso, arruinarme sin querer el argumento de una novela que aun pensada… ni modo, tendré que modificar),
  4. Todas las “reformas” chafaldranas que nos han querido poner: educativa, financiera, fiscal, laboral, energética… de todas, no hacemos una;
  5. La escalada de violencia a nivel nacional, lo cual es el tema a tratar.

Desde la llamada “Guerra contra el crimen organizado”, iniciada y alentada por Felipe Calderón (una buena estrategia, pero mal aplicada); lo único que ha pasado, es el aumento de víctimas mortales. No nada más el Ejército, también la población civil ha tenido que pagar el pato por estos desatinos.

Sin embargo, para todo hay un punto culminante, un punto en donde se grita “¡YA BASTA!“; y ese punto, ya llegó. Cansados de la incompetencia (o complicidad) de las autoridades, varias personas de varios pueblos de Michoacán, decidieron tomar las armas y hacer justicia por su propia mano. Estos comandos se denominaron “grupos de autodefensa” y están haciendo todo lo que la policía y el Ejército no puede (o no quiere) hacer: agarrar a los delincuentes y criminales.

Sin embargo, en vez de recibir agradecimientos y felicitaciones por parte del Gobierno… estos grupos han sido condenados por el Ejército y el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong (¡MUAJÁ!); al grado de pedirles que entreguen las armas, escudándose en el artículo 27 constitucional:

Ninguna persona podrá hacerse justicia por sí misma, ni ejercer violencia para reclamar su derecho.

Bueno. Todo está muy bien, pero… ¿Cómo pedirle a la gente que no se haga justicia por su propia mano, cuando los encargados de impartir o de garantizar la impartición de justicia, son una bola de buenos para nada, o son un conjunto de méndigos corruptos miserables? Es más, hay informes de que el Ejército, en el proceso de “desarme”, llenó de plomo a los grupos de autodefensa, llevándose entre las patas a cuatro carnales, entre ellos, un niño. ¡Óigan! ¡Se supone que, a quienes tendrían que rafaguear, son a los delincuentes, no a gente inocente!

Y si a todo esto, le agregamos los “colgados” de los puentes (cortesía del narcotráfico), las protestas (con toda razón) contra la serie de “reformas” que nos quieren aplicar, la invasión de grupos anarquistas a dichas protestas, sin más intención que hacer despatarre; pues…

Pero bueno, “votaremos por el PRI”, dijeron… “Ya cambiaron”, dijeron… “aparte de que están sabrosos el chesco y la torta que nos dan en los mítines, volvieron a decir… “y además, su candidato está requeteguapo”, dijeron las damas (y uno que otro cuate que “tira para autogol”)…

Así que, ¿quién tiene buena parte de culpa? ¡Todos los que votaron por el PRI, a cambio de una torta, un refresco, una licuadora y/o quinientos pesos! Que en realidad no puedo asegurar que estaríamos mejor con otro candidato, pero dudo mucho que estemos peor que ahora si otro fuera el resultado… pero como el “hubiera” no existe, mas que como la conjugación del antepretérito compuesto subjuntivo de los verbos; pues ya nos fastidiamos.

A como está la cosa, no dudo, ni un segundo, que este país está en manos del Mal, en sus dos vertientes: una, el crimen organizado; y otra, la masonería, que regresó junto con el PRI, partido que ellos prácticamente fundaron. Aquí les va el chisme. Plutarco Elías Calles, fundador del Partido Nacional Revolucionario, (el actual PRI), era masón (también esto explica la persecución que emprendió contra la Iglesia Católica, que derivó en la Guerra Cristera); y es muy posible que haya metido a sus amigos masones en la fundación de este partido. Se dice que, hasta la llegada de Vicente Fox en el año 2000, para ser Presidente de la República, era requisito indispensable ser masón de grado 33: Gran Maestre, el grado máximo del llamado Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Pues, sólo nos queda rezar por el bienestar de nuestro país… y por que la raspada no sea tan profunda. En este punto, no dejo de gritar…

¡AH NO, BUENO…!
¿QUÉ LE ESTÁ PASANDO A MI PAÍS…?
¡¡EXPLÍQUEMELO, DOCTOR GARCÍA!!
¡¡¡POR EL AMOR DE DEUS!!!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s