Sin categoría

SFV: Una sombra cae… el fanfic.

Capítulo 4: El Rockero y Blue Púnisher.

Y justo a las ocho de la noche, en el Titantrón se mostraba la entrada del programa RAW, y por las bocinas sonaba a todo volumen el tema de entrada de RAW.

Unos 20 segundo después, salieron fuegos artificiales del escenario que sirve de entrada al ring, y las cámaras hacían tomas hacia la multitud enloquecida. Cabe decir que, de los cuatro protagonistas, el más emocionado era Wolfmann. En el titantrón mostraban dos de las luchas que se presentarían: John Cena vs. Kevin Owens, por el Campeonato Intercontinental; y Roman Reigns vs Seth Rollins por el Campeonato Mundial de Peso Completo de la WWE. Vendría un “promo” sobre el ring y la primera lucha de la noche. -¿Es uno de los dos? -preguntó Guile.
-No -. negó Chun-Li.

Vendría otro promo, pero ahora en vestidores, seguido de otra lucha. Guile formuló la misma pregunta.
-No… además, ya te dije que era un encuentro de relevos, y hasta ahora hemos tenido solo duelos mano a mano -contestó Chun-Li, ya con un ademán de fastidio.

Vendría una entrevista. -Ahora sí -dijo Chun-Li-. Ya vienen los que nos interesan.

Sonó tres veces la campana para anunciar la siguiente lucha -Nuestra siguiente contienda, es una lucha de equipo de relevos, y está programada a una caída -anunció Lílian García. Las luces de la arena adquirieron un tono rojizo. En el titantrón aparecían elementos egipcios y sonaba el tema “Rebellion” Aparecieron estos luchadores, con sus característicos equipos en rojo y negro (copiados vilmente de “The Legion of Doom”). -De Cosmic Wasteland -anunció Lílian-, con un peso combinado de 482 libras (219 Kg.)… Konnor y Víctor… ¡THEEE ASCENSIOOOON!. Estos dos llegaron al ring increpando al público, quien no dudaba en abuchearlos y silbarlos.
-¿A poco son ellos? -preguntó Guile.
-Ellos no -contestó Chun-Li-. Sus contrincantes…

La iluminación volvió a la normalidad, y empezó a escucharse “Lagunas Metales”, de Molotov. En cuanto empezó la parte cantada, apareció en la entrada al ring un hombre alto, de tez clara, con cabello negro, lacio y que le llegaba hasta la espalda, con todos los brazos, piernas, pecho, abdomen y espalda cubiertos de tatuajes; y que se movía al ritmo de la canción. Llevaba puesto un chaleco de cuero negro, una trusa de color gris plata, con aplicaciones en negro, calcetas blancas con tres rayas rojas en la parte del resorte y unos tenis también blancos. En la cara llevaba un maquillaje muy parecido al de Gene Simmons, aunque solo era la pintura negra. Se detuvo frente a la rampa, alzó los dos brazos e hizo “la señal de los cuernitos”; mientras salían fuegos artificiales de los laterales del escenario.

-¡Un momento! -exclamó Guile-. ¡¿ESE PAYASO NOS VA A AYUDAR?!
-No juzgues a un libro por su cubierta -le dijo Chun-Li.
-De la Ciudad de México, México -anunció Lílian-, con seis piés, seis pulgadas de estatura (2.00 m) y 298 libras de peso (135 kg)… ¡¡¡EEEEEEEEEL ROCKEROOOOOOOO!!!

El Rockero llegó al ring, moviendo la cabeza y el tórax al ritmo de la música, acompañado de los gritos y aplausos del público; se subió de un brinco, se dirigió al centro y levantó el brazo derecho, señalando hacia arriba. Después de esto, se quitó el chaleco de cuero y se lo dió a uno de los asistentes de ring-side.

En ese momento, las luces tomaron un tono azul oscuro, y comenzó a sonar el cóver que hizo Molotov (sí… otra vez Molotov) a la canción “Ya te Velé“. Aproximádamente, a los veinticinco segundos de haber iniciado la canción, explotaron dos fuegos artificiales en la entrada, y apareció un hombre un poco más bajo que El Rockero, igual de tez clara, pero con el cabello muy corto, castaño y un par de patillas que le llegaban a la quijada. Usaba unos guantes para MMA de color negro, una enorme gabardina de piel, tambíen negra, y unas botas de luchador de color azul muy oscuro; así como unos lentes cuadrados oscuros. Se colocó frente a la rampa, con una expresión seria, casi de enojo, mientras unas luces blancas le iluminaban el rostro. Diecisiete segundos después, golpeó su palma izquierda con su puño derecho y bajó la rampa con dirección al ring. -Y su compañero -anunció Lílian-, de la Ciudad de México, México, con cinco piés diez pulgadas de estatura (1.80 m) y 264 libras de peso (120 kg)… ¡¡¡BLUE… PÚNISHEEEERRR!!!

Frente a la escalinata de metal que sirve para subir al ring, Blue Púnisher se quitó los lentes y se los guardó en una de las bolsas de su gabardina. Subió la escalinata y entró al ring. Una vez dentro del ring, se quitó la gabardina, enseñando una camisa pegada de manga larga de un color azul oscuro (aunque no tan oscuro como el de sus botas) con la calavera de The Púnisher en el pecho, unos pantalones de “cargo” del mismo color y un cinturón negro. Blue Púnisher entregó la gabardina a otro de los asistentes, y saludó al Rockero con un “brofist”.
-Creo que este se ve más serio -comentó Guile.
-No le veo que tenga de serio alguien que se roba un personaje de los cómics -intervino Cammy.
-¡No sabía que leías cómics! -exclamó Chun-Li.
-Ginzu me prestó algunos cuando estuve en el hospital -contestó.

¡DING!

Sonó la campana, indicando el inicio del combate. Blue Púnisher y Konnor iniciaron las acciones con una toma de réferi. Blue Púnisher tomó a Konnor con un candado al cuello, mismo que fue revertido con una presa de cintura. Blue Púnisher contraatacó con una “yegua voladora”. Konnor se puso de pié y golpeó a Blue Púnisher con un lazo al cuello. Blue Púnisher se levantó y esperó un nuevo ataque de Konnor, pero esta vez, esquivó exitosamente otro lazo al cuello y atacó con una patada a la cabeza que tiró a su rival a la lona. Blue Púnisher tomó a Konnor, lo lanzó hacia las cuerdas, y en el rebote, lo capturó y le aplicó una quebradora con rehilete que lo hizo retorcerse de dolor. Blue Púnisher tomó a Konnor y lo castigó con un azotón en la lona, para después aplicarle un “snap suplex”.

Konnor decidió que ya había tenido suficiente por el momento y le dió el relevo a Viktor. Blue Púnisher optó por ir a su esquina y darle el relevo al Rockero. Los dos retomaron las acciones. El Rockero corrió hacia Viktor y lo golpeó con un lazo al cuello. Lo levantó de la lona y le aplicó una barrida, haciéndolo caer de espaldas; para volverlo a levantar y repetirle la barrida, pero esta vez, haciéndolo caer de cara. De inmediato le puso las espaldas planas, pero el conteo del réferi solo llegó a dos palmadas, pues Viktor logró botarse del toque de espaldas a tiempo. El Rockero lo lanzó hacia las cuerdas, rebotó en las mismas corriendo en sentido contrario, y al regresar le dió a Viktor un lazo al cuello con salto. Viktor se incorporó, pero El Rockero lo tomó y le aplicó un scoop slam (o crotch, como erróneamente le dicen por estos lugares), tomó impulso con ayuda de las cuerdas y le cayó encima a Viktor con un doble pisotón (“lanza zacatecana” o “cangurito”). Volvió a ponerlo en toque de espaldas. -¡UNO…! ¡DOS…! -pero antes de que cayera la tercera, intervino Konnor y pateó al Rockero para romper el toque de espaldas.

Entre Konnor y Viktor se llevaron al Rockero a su esquina, donde le dieron de machetazos al pecho. Viktor le dió el relevo a Konnor, proyectó al Rockero hacia las cuerdas y lo recibieron con doble codazo. Konnor aprovechó para increpar al público, quien lo abucheó a placer. Konnor tomó por la cabeza al Rockero y lo quiso levantar, sin embargo, éste lo golpeó en el plexo solar, lo tomó por las sienes, literalmente “hizo headbanging” y le atizó un cabezazo a Konnor, quien cayó dolido. El Rockero lo tomó de la nuca y se lo llevó a su esquina. Le dió el relevo a Blue Púnisher. Éste último llevó a Konnor al centro del ring y le conectó un golpe de derecha, seguido con una izquierda, un “spinning backfist” con la derecha y lo remató con una patada alta a la cabeza. De inmediato se fue al juego de cuerdas y le cayó con guillotina. Se fue a su esquina y le dió el relevo al Rockero, quien se subió al esquinero y conectó un doble pisotón desde esa altura a Konnor. Levantó a Konnor, pero éste le bloqueó el ataque y contraatracó dándole de machetazos y patadas. Lanzó al Rockero contra las cuerdas y lo recibió con un rodillazo al abdomen.

Después le dió el relevo a Viktor, y tomó al Rockero con tirantes a los brazos encajándole la rodilla en la espalda, lo cual aprovechó Viktor para patearlo. -¡Un momento! -exclamó Cammy-, ¡ESO ES TRAMPA!
-De eso se trata, White -le dijo Wolfmann-. De todos los deportes de contacto, éste es el único en donde hay personajes buenos y malos.
-Por lo general -intervino Guile-, a los buenos se les conoce como “técnicos” (“babyfaces”, o símplemente “faces”, en Estados Unidos), y a los malos se les conoce como rudos (“heels”).
-¡Pero lo van a lastimar de gravedad! -exclamó Cammy, con preocupación.
-¡No te preocupes! -la tranquilizó Guile-. Lo que están haciendo es “vender el movimiento”.
-¿Vender.. el movimiento…?
-Así se le dice a la reacción que un luchador interpreta al recibir una técnica de su rival, es cualquier acto usado para convencer o asegurar a la audiencia de que se esta recibiendo un ataque muy potente o un gran daño cuando realmente puede que no sea tan fuerte. Así que, tranquila. Van a estar bien…
-Disculpe, general -intervino Wolfmann-, no sabía que supiera tanto sobre lucha libre.
-Un hermano mío es luchador profesional -contestó Guile-, y yo mismo entrené lucha libre por un tiempo, hasta que entré a la Fuerza Aérea.

Mientras hablaban, Konnor y Viktor seguían abusando del Rockero, hasta que Blue Púnisher se cansó e intervino para rescatar a su hermano. Los dos golpearon a sus rivales con los puños, los sacaron del ring y se proyectaron hacia afuera con unos topes suicidas. La gente gritó enloquecida. Blue Púnisher se recuperó más rápido, tomó a Víktor, lo regresó al ring y lo tomó con un candado frontal a la cabeza. Hizo como si viera un reloj de muñeca y gritó: -¡HORA DEL DDT!-. Se dejó caer de espalda, impactando la cabeza de Viktor contra la lona en el proceso. Terminado ese castigo, no soltó a su rival, se levantó y repitió la movida otras siete veces, dejando semi noqueado a Viktor. Blue Púnisher levantó a Konnor, le aplicó una silla eléctrica frontal (“Manhattan drop”), seguido de una silla eléctrica tradicional (“atomic drop”), lo tomó por la garganta con la mano derecha, le agarró las mallas con la izquierda, lo levantó y le aplicó su chokeslam “El largo brazo de la justicia”. Le puso toque de espaldas, pero Konnor intervino y rompió el toque. Volvieron a su técnica de golpes y patadas abusivas y decidieron que ya era suficiente. Cada uno se fue a una esquina opuesta, esperaron a que Blue Púnisher se levantara y le quisieron aplicar su movimiento final combinado “La Caída del Hombre” (“Fall of Man”), pero antes de que pudieran hacer algo, El Rockero impactó a Konnor con una tacleada frontal (“spear”) que lo dejó fuera de combate. Blue Púnisher aprovechó para tomar a Víktor, le metió la cabeza entre sus piernas, lo tomó por la cintura, lo levantó hasta hacer que se sentara en sus hombros y lo azotó la columna contra la lona (“powerbomb”). Lo volvió a agarrar, a meterle la cabeza entre las piernas, y a tomarlo por la cintura, pero en vez de sentarlo, lo levantó para que quedara cabeza abajo y piés arriba, y se dejó caer de sentón, impactándole la cabeza en la lona (“martinete” o “piledriver”). El Rockero le aplicó la misma combinación a Konnor, sólo que aplicó la variante “jacknife” del powerbomb (como el que aplicaba Kevin Nash) y, antes de impactar la cabeza de Konnor en la lona, dió un salto para agregar más potencia a la caída. Blue Púnisher procedió a terminar a Viktor con su movimiento “La Pena Capital”: Levantó a Víktor con un press militar y lo azotó contra la lona con una variante del “Michinoku driver”. El Rockero completó la faena al aplicarle sus “estacas rockeras” (La estaca india, pero renombrada así por El Rockero… por razones obvias) mientras Blue Púnisher evitaba que Konnor rescatara a su compañero. Viktor dió de palmadas contra la lona indicando que se rendía, dando por terminado el combate.

¡DING-DING-DING!

Sonó la campana a indicación del réferi, quien después le levantó las manos a Blue Púnisher y al Rockero, haciendo oficial su victoria. -Y los ganadores -anunció Lílian García-: ¡BLUE PÚNISHER Y EL ROCKERO!

El sonido ambiental volvió a reproducir “Lagunas Metales”, mientras Blue Púnisher y El Rockero regresaban a los vestidores, saludando a sus seguidores y celebrando su victoria. -¿Y bien…? dijo Chun-Li -, ¿qué te parece, Guile?
-Emmm, tienen buena coordinación y excelente técnica, aunque me quedó la sensación de que no rindieron el 100%
-Pues yo todavía tengo dudas -comentó Cammy-. Quisiera verlos ante los soldados de Shadaloo, a ver si pueden hacer gran cosa
-¿La palabra “Zangief” te dice algo? -preguntó Guile, con cierto sarcasmo.

Anuncios

Un comentario sobre “SFV: Una sombra cae… el fanfic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s