Fanfics

SFV: Una sombra cae… el fanfic.

Capítulo 20: Cammy White.

Cammy y Nash se tumbaron en el pasto con la cara hacia arriba, exhaustos y respirando agitadamente.
-¡Ufff…! ¡Pufff…! ¡No puedo más…! -exclamó Nash-. ¡Estoy al borde de un infarto…! ¡Ufff…!
-¡Nnnghhh…! ¡Aaagh…! ¡WHOA…! -exclamó Cammy-. ¡Nunca… había entrenado… a este ritmo… en lo que llevo de vida…! ¡Nnnghhh…!
-¡Pufff…! ¡Nnnnghhh…! ¡Debo admitir… que sabes… sacarle… el máximo potencial… a tus rivales…! ¡Ufff…!
-¡Ufff…! ¡Aaaagh…! ¡Lo mismo… te digo… yo a tí…! ¡Puff…!
-¡AAAAARRRRGH! ¡Mi cuerpo me está matando…! (miró a Cammy de reojo). El resultado… de esta pelea… ¿lo dejamos en empate…? ¡Nnnnghhh…!
-¿Empate…? (Cammy miró de reojo a Nash). Créeme… ¡No me opondré…! ¡AAAAUUUCH!

Pasados unos minutos, tanto Cammy como Nash lograron relajarse y respirar normalmente. -Es un bonito día -señaló Cammy.
-Cierto -confirmó Nash.
-Hace mucho calor, ¿no crees? -preguntó Cammy
-Tiene que hacer calor. Estamos en el desierto -informó Nash-. ¡Ah…! Antes de que se me olvide, te felicito, Cammy. Has mejorado mucho desde la última vez que nos enfrentamos.
-Gracias, la verdad… (Cammy se incorporó como un resorte, quedando sentada en el piso y frunciendo el ceño). ¡Un momento…! ¡Ésta es la primera vez que nos enfrentamos!
-No -Nash se incorporó y se sentó también-. Tal vez ya no lo recuerdas, pero ya nos habíamos enfrentado antes, en la base de Shadaloo.
-Probablemente, tengas razon… ahora que empiezo a recordar… (se le iluminó el rostro) ¡Es cierto! ¡Esa vez me “ordenaron” detenerte!
-Y, por alguna razón, abandonaste esa batalla. Te fuiste gritando cosas que no entendí…
-Es verdad… ahí fue cuando empezaron a pasarse los efectos del lavado…
-Y recuerdo otra cosa: cuando te fuiste, me enojé mucho por lo que te habían hecho. “¿Cómo es posible?” me dije… “Es solo una niña… haré sufrir a Bison por esto”.
-Y después de eso fue cuando…
-Exáctamente.

Cammy tomó un dispensador de agua, vació un trago en su boca y se lo bebió. -¿Quieres? -le preguntó a Nash.
-Sí, por favor -contestó.
Cammy le lanzó el dispensador. Nash lo atrapó, vació otro trago y se lo bebió. -Ahora entiendo por qué me reconociste como agente de Shadaloo en la enfermería de Delta Red -reconoció Cammy-. Y aún tenías la idea de que seguía trabajando para ellos, ¿verdad?
-Así es -admitió Nash.
-¿Y… sigues pensando eso?
-La verdad… estoy muy confundido. Si en verdad aún fueras agente de Shadaloo, hubieras hecho lo imposible por sabotear esta misión… pero hasta el momento, no lo has hecho.
-Ni pienso hacerlo.
-Y de todos, eres quien mejor se ha portado conmigo, junto con los Hermanos Púnisher y Rócker (a pesar de la paliza que les dí en Nueva York). Me has tratado mejor inclusive que Guile y Chun-Li… ¡Hasta me abriste las puertas de tu casa!… con todo y que te quise golpear y lo mal que me porté contigo.
-Eso ya pasó… no te preocupes… Tal vez si te cuento lo que me pasó… puedas comprender mejor algunas cosas.
-Si no te molesta, adelante.

Y Cammy empezó su relato.

“Antes de enfrentarnos, en una misión en La India, conocí a un yogui… no recuerdo su nombre. Solo recuerdo que ese yogui logró entrar a mi mente y desactivo el mecanismo de control que ejercía Bison sobre mí… aunque el efecto no fue inmediato. Después, regresé a la base de Shadaloo y ahí fue cuando nos enfrentamos tú y yo. Abandoné esa pelea porque había algo que me decía que no estaba bien, y me alejé…

“Caminando sin sentido, llegué a donde Bison tenía su ‘Psycho Driver’… una máquina que le servía para aumentar sus poderes psíquicos. De una u otra forma, destruí esa máquina… vino una explosión y despues… nada. Desperté en un cuarto de la enfermería de Delta Red, en uno idéntico al que tú estuviste la primera vez. Cuando desperté, se acercó un hombre con una sonrisa y me asusté. -No te preocupes -me dijo ese hombre-, aquí estás a salvo y nadie te hará daño.
-¿Qui… quién es usted?
-Soy el coronel Keith Wolfmann, del Ejército Británico. Superior al mando de Delta Red. ¿Y cuál es tu nombre?
-Me llamo… no lo recuerdo.
-¿Cuántos años tienes?
-No lo recuerdo…
-¿De dónde eres, de dónde vienes?
-No lo recuerdo…

“Llegó el doctor para revisarme. Es mismo doctor que te evaluó a tí y me encontró en perfecto estado de salud… con excepción de la amnesia profunda que tenía. Como no tenía a dónde ir, aceptaron que me quedara en ese cuartel hasta que el MI5 decidiera qué hacer conmigo. Después de eso, me hicieron una serie de pruebas físicas, las mismas que te hicieron. Todas las superé de forma… sobresaliente. Era como si hubiera nacido con esas habilidades. Después, en un entrenamiento, me enfrenté a uno de los mejores hombres que tenía Delta Red, y le gané. -Muy buen trabajo, Cammy -me felicitó el coronel.
-Gracias… ¿cómo me llamó? -le pregunté, extrañada.
-Cammy. No lo recuerdas, pero tu nombre es Cammy… Cammy White.
-¿Cammy… White?
-Sí. Y naciste en Inglaterra: eres inglesa, como yo -me contestó.
Y, a partir de ese momento, ‘oficialmente’ me volví Cammy White.

“Pasó el tiempo, y el coronel Wolfmann empezó a asignarme misiones, cada vez con mayor grado de dificultad, y me asignó a mis compañeros: Lita, Matthew y Ginzu; quien hasta la fecha se han comportado como si fueran mis hermanos. De hecho, Lita siempre me vió como su hermana menor. Una vez que Wolfmann consideró que estaba lo suficientemente entrenada y acoplada con mis compañeros, nos asignó una misión muy especial: Ir a Tailanda a averiguar la desaparición de varios exponentes de artes marciales de todo el mundo”.

-Y ahí te volviste a encontrar a Bison, ¿no es así? -preguntó Nash.
-Efectívamente.

“Recuerdo que, cuando lo ví por ‘primera vez’, sentí una especie de conexión muy especial con él. Era como si (y después lo entendería) lo conociera de antes. También en esa operación conocí a Guile y a Chun-Li, con quienes hice una amistad increíble a partir de entonces…” de hecho, Guile me ha contado mucho sobre tí.
-¿Ah, sí?
-Sí. Por mucho tiempo no dejaba de hablar sobre tí. Y también me contó el motivo por el cual había ido a buscar a Bison esa vez: la de vengar tu muerte.
-Oh, cielos…
-Ahora, deja continuar mi relato, por favor.
-¡Pero si yo no te interrumpí!
-Como sea…

“Afortunadamente, logramos encontrar a los peleadores secuestrados y los liberamos. Y llegó el momento de enfrentarnos a Bison. Cuando lo tuve en frente, tuve el impulso de preguntarle una cosa:
-Bien, Bison… ¡Háblame sobre mi pasado!
-Primero… has crecido, Cammy… o debería decir… ‘Killer Bee’ -me dijo.
-¿Qué…? ¿Qué quisiste decir con eso de ‘Killer Bee’? -le pregunté-.
-¿Acaso perdiste la memoria por completo después de ese accidente? ¿De verdad has olvidado quién (y, sobretodo, QUÉ) eras antes de unirte a Delta Red? Mis científicos te crearon basándose en mi ADN para tu diseño genético. Fuiste mi agente de Shadaloo más leal y hasta asesinaste para mí en más de una ocasión.
-No… -le contesté-. Eso no puede ser… -y decidí dar por terminada la plática-. Ya terminé contigo, Bison. No quiero seguir escuchando tus mentiras.
-Cree lo que quieras -me contestó-. No puedes escapar de tu pasado, Killer Bee.

“Ya después que la misión terminó, se lo comenté al coronel Wolfmann. -Coronel -le dije-, entenderé si no me quiere más en Delta Red. Si tan solo una palabra de lo que Bison sugirió es verdad, no sé si pueda confiar en mí.
-Eso no tiene sentido -me contestó-. Y aún si es verdad, la persona que Bison conoció no es la persona que NOSOTROS conocemos. La Cammy que conocemos es parte de un equipo… y una familia.
-Coronel, tiene razón. No puedo permitir que los fantasmas de mi pasado determinen el rumbo de mi vida. Gracias a todos.”

-Aquí hay un punto que no entiendo -interrumpió Nash-. ¿Cómo estuvo eso de que te “crearon” en un laboratorio? ¿Es que eres a caso una especie de… “androide orgánico”?
-Eso es imposible -respondió Cammy-. Por mucho que haya avanzado la ciencia, no se ha encontrado la forma de crear una “matriz” artificial.
-Bueno… es que yo había oído sobre la fertilización in-vitro.
-Cierto, pero solo es la fertilización, para la gestación se implanta ese embrión en una matriz humana, donde sigue su proceso natural.
-Entonces… tu sí tienes o tuviste padres, ¿cierto?
-Como todos… pero eso lo sabrás a su tiempo. Déjame seguirte contando.

“Si bien me prometí que no permitiría que mi pasado arruinara mi vida, lo que me dijo Bison se hizo realidad. Al poco tiempo, empecé a tener una pesadilla recurrente: Soñé que había muchas personas muertas, y que alguien las mataba sin sentir remordimiento, ni dolor, ni alegría, como si fuera un autómata. Por más que las víctimas suplicaban por que no las matara, esta persona no hacía caso y terminaba con sus existencias de una forma efectiva. Un hombre oriental era el que más resistencia mostraba, pero al final era asesinado. Entonces, esa persona se miraba en un espejo… y esa persona era yo.

“Siempre despertaba llorando, y bañada en sudor frío. Le pregunté varias veces al coronel Wolfmann sobre esto, y siempre recibía la misma respuesta: ‘Olvida el pasado y vive el presente’… una respuesta que me hubiera alentado en alguna otra ocasión, pero esa vez resultaba fastidiosa. Acudí con el psicólogo (el mismo que te ha estado tratando), y no supo (o no quiso) responderme.

“Debido a eso, tomé la decisión de averiguar por mí misma qué había pasado. Me metí en los archivos de Delta Red, y busqué todo lo referente a mí. Cuando encontré la información, no podía creer lo que estaba viendo: Había una foto mía, teniendo una menor edad y vistiendo un uniforme azul claro con una corbata amarilla y unas botas cafés. En mi brazo derecho, tenía una banda negra… con el logo de Shadaloo… lo que me había dicho Bison… era verdad: Yo fui parte de Shadaloo.

“En cuanto supe esto, fui de inmediato con Wolfmann a reclamarle. -¡CORONEL! -¿CÓMO FUE POSIBLE QUE ME OCULTARAN ESTO?
-¿A qué te refieres, White? -me preguntó, sincéramente extrañado.
-¡A ÉSTO! -y le enseñé la foto.
-Vaya… de modo que ya lo sabes.
-Sí… ¡Ya lo sé! ¿Por qué no me lo dijeron…?
-Porque sabíamos que te pondrías mal cuando te enteraras. No queríamos incomodarte.
-¡¿PERO CÓMO?! ¡¡¿QUÉ DERECHO TENÍAN A ESCONDERME ESTO?!!
-No queríamos que sufrieras más de lo que has sufrido en tu vida… Espero algún día puedas perdonarnos…

“A raiz de eso, caí en una profunda depresión. No quería saber nada de Delta Red. Me sentía sucia, indigna… Me angustiaba el hecho de que alguien me reconociera como agente de Shadaloo y me reclamara, con toda razón, el daño que le hubiera hecho a esa persona, o a algún familiar o a alguien cercano”.

-¿Y… cómo lo superaste? -preguntó Nash.
-Matthew me ayudó -contestó Cammy-. En ese momento de crisis, fue el único que nunca me abandonó y que me brindó su apoyo siempre. Me trató como si fuera el hermano que nunca tuve. Para ese entonces, ya tenía los implantes robóticos que conoces, y estaba terminando de salir de su crisis. Así que ya sabía como aconsejarme… y me ayudó a perdonar al coronel Wolfmann… Al final de cuentas, si me mintió, lo hizo para protegerme.
-Ahora entiendo por qué le pediste que me ayudara… ¡Ya sabías que me iba a servir de mucho!
-Así es.
-Bueno, veo que los dos tenemos algo en común: hemos sufrido mucho por culpa de Bison -admitió Nash-. A los dos nos hizo la vida miserable: a tí te obligó a servirle, y a mí… me volvió un monstruo.
-No te preocupes por eso, lo estás superando bien.
-Gracias. Pero hay algo que necesito me expliques: Si no eres un “androide orgánico”, ¿cómo le hizo Bison para mezclar su ADN con el tuyo.
-Según lo que averigué después, hay algo que se llama “terapia genica”: consiste en la inserción de elementos funcionales ausentes en el ADN de un individuo… pero en mi caso, no fue para agregar, sino para sustituir elementos de mi ADN de nacimiento, con los del ADN de Bison…
-Entonces… ¿No fuiste el único caso?
-Lamentablemente no. Fui el prototipo para un proyecto llamado “The Dolls”
-¿”The Dolls”?

Anuncios

Un comentario sobre “SFV: Una sombra cae… el fanfic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s