Fanfics

SFV: Una sombra cae… el fanfic.

Capítulo 28: Paseo arruinado.

El grupo salió (una vez más) de la Catedral de Westminster. -¿Qué calle debo tomar para llegar a la Abadía de Westminster? -preguntó Juan Pablo.
-Agarras todo derecho esta calle y llegas luego luego -contestó Francisco.
-Está como a unos diez minutos de aquí, caminando -agregó José Luis.
-En ese caso, mejor me ahorro lo del taxi -declaró Juan Pablo. Se volteó al grupo. -Bien, fue un placer conocerlos. Cuídense, por favorcito… Et benedictio Dei omnipotentis, Patris (trazó una cruz con la mano derecha) et Filli (volvió a trazar una cruz) et Spiritus Sancti (trazó una cruz por última vez) descendat super vos et maneat semper.
-Amén -contestaron Ángel y los Castillo.

Juan Pablo se alejó del grupo caminando, con rumbo a la Abadía de Westminster; mientras el grupo tomaba dirección contraria -Nunca pensé encontrármelo aquí, en Londres -comentó Francisco.
Llegaron a donde José Luis dejó estacionada la SUV en la que venían. Estaban a punto de subirse, cuando…
-¡¡NASH!! -gritó una voz de mujer.
Nash volteó y reconoció a la mujer. Era una mujer de la misma altura de Cammy, también rubia, pero con el pelo suelto. Llevaba un abrigo militar terminado en mini falda con aplicaciones en piel; unas calcetas altas negras y unas botas de piel. En la cabeza llevaba un sombrero tipo ushanka de color café con una estrella de cuatro puntas plateada en la parte central inferior. -¿Helen…? -preguntó Nash-. ¿Qué haces aquí?
-¿Quién es ella? -preguntó Cammy.
-Es la persona que me cuidó mientras me recuperaba de mi atentado -contestó Nash.
-Vengo para advertirte -habló Helen-. Él viene tras de tí. Quiere que cumplas con lo acordado.
-No recuerdo haber hecho ningún trato con nadie -aseveró Nash-. No sé que quieras, así que lo mejor es que te vayas.
-¡NO! Él viene por tí, y quiere acabar contigo.
-¿Bison…? ¡Eso ya lo sé!
-No, Bison no… él.
Francisco empezó a perder la paciencia. -A ver a ver a ver… Disculpe, señorita, ¿Pero a quién demontres se está refiriendo con “él”?
-¡A MÍ! -exclamó una voz de hombre.

Nash volteó y encontró a un hombre de piel bronceada, ojos color azul claro, cabello plateado algo corto y con patillas como las de Blue Púnisher, y con la constitución física de un luchador griego. Vestía un traje gris oscuro con rayas delgadas blancas, una camisa de vestir morada y desabotonada del cuello, un cinturón de piel café con una hebilla dorada y zapatos de vestir negros. En la frente llevaba la misma gema azul turquesa que Nash. -Charlie Nash -habló el hombre-. He venido por tí…
-¡Amo Urien! -exclamó Helen-. ¡Por favor…! ¡No…!
-¡TU CÁLLATE, INÚTIL! -le gritó Urien-. ¡Dejaste que se escapara y lo habrás de pagar!
-¡No, amo…! ¡No…! -suplicó Helen.
-¡Déjate de tonterías! -intervino Nash-. Es a mí al que buscas, ¿cierto? ¡Aquí me tienes!

Urien soltó una risa malévola -¡JA! ¡No me tomará mucho tiempo acabar contigo!
-¡Primero tendrás que enfrentarnos a nosotros! -intervino Guile, mientras él y los demás se ponían en guardia.
-¡Ustedes no se metan, insectos! -exclamó Urien. Abrió los brazos -¡¡AEGIS REFLECTOR!! -gritó, mientras creaba una barrera de energía qi que hizo retroceder a Guile, Cammy, Ángel, Chun-Li y los Castillo hasta aprisionarlos contra una pared. -Eso los entretendrá un rato. ¡Helen! ¡Manten ese “Aegis Reflector” hasta que termine con este insecto!.
-Sí, amo Urien -contestó Helen. Extendió los brazos hacia la barrera -Perdónenme, en verdad, no quiero hacer esto… pero debo obedecer -pidió.

-Con esto no habrá intervenciones molestas -señaló Urien.
-Entonces esto será entre tú y yo -observó Nash. Se puso en guardia, lo mismo que Urien. -¡BASTA DE CHARLAS! ¡TERMINEMOS CON ESTO!
Y empezó la pelea. Nash y Urien intercambiaron infructuosamente golpes y patadas, hasta que se separaron -¡¡SONIC!!
El ataque de Nash se dirigió a Urien. -¡¡AEGIS REFLECTOR!!
Urien creó otra barrera, pero de menor tamaño, que reflejó el ataque de Nash y se lo regresó. Nash logró evitar el ataque saltando hacia Urien, quien lo recibió con un codazo. -¡UGH! -se quejó Nash.
Urien saltó hacia Nash y le conectó un cabezazo, seguido de un tacle que lo mandó a volar. -¡¡AGH…!! -gruñó Nash.
-¡Cuidado… Charlie…! -exclamó Cammy, aprisionada por la barrera.
-¡Vamos, compadre… tú puedes… ! ¡AAAAGH! -animó Francisco.
-Charlie… no te dejes vencer -pidió Guile.

-¿Te rindes? -preguntó Urien.
Nash se incorporó lentamente y se puso en guardia. -¡NUNCA! -sonrió-. ¡Apenas me estoy calentando!
Urien extendió el brazo derecho, cerró el puño y agarró su muñeca derecha con la mano izquierda. -¡¡METALLIC SPHERE!! -gritó.
Una esfera de energía metálica salió disparada del puño de Urien con dirección hacia Nash. -¡Eso no me hará nada! -exclamó, mientras se teletransportaba justo atrás de donde estaba Urien. -¡¡SONIC SCYTHE!!
La patada de Nash mandó a volar a Urien, y antes de que éste cayera, Nash se volvió a teletransportar y tomó a Urien por la cabeza. -¡¡TRAGEDY ASSAULT!!
Nash azotó contra el piso a Urien, le dió una descarga qi, y lo lanzó contra un coche. -¡¡BIEN!! -felicitaron José Luis y Ángel.

Urien se levantó lentamente y se limpió la sangre. -¡No creas que ya me ganaste con eso! -exclamó. Se le lanzó con todo a Nash y volvieron a intercambiar golpes, hasta que Urien conectó un rodillazo. Nash se arqueó, cosa que aprovechó Urien para aplicarle su “spartan bomb” (“sitout powerbomb” elevando al rival sobre un hombro). Nash dió un pequeño rebote, pero logró incorporarse, herido.
-Vamos a terminar con esto de una vez -declaró Urien. Alzó su puño derecho. -¡¡ATESTIGUEN TODOS…!! -exclamó, mientras empezaba a formar una esfera de energía qi metálica. -¡¡QUE LOS CIELOS Y LA TIERRA… TIEMBLEN!!
Cuando terminó de formar esa esfera, la impactó contra el piso, formando un pilar de energía qi metálica que golpeó a Nash y lo mandó a volar, noqueado. -¡¡NOOOO!! -gritó Chun-Li!

Urien se acercó a Nash. -Vaya… me costaste más trabajo de lo pensado, a pesar de que sólo eres un muñeco de barro.
Nash quiso levantarse, pero Urien le puso un pié en el pecho. -¿A qué… te refieres… conque soy… un muñeco… de barro? -preguntó Nash.
-¡Ah, mira! ¡Así que aún respiras! -exclamó Urien-, Pero no te preocupes… en poco tiempo, te volveré a matar.
-¡¿Qué…?!
-¿Acaso no lo sabes? ¡TÚ YA ESTÁS MUERTO! ¡TÚ EN VERDAD MORISTE ACRIBILLADO POR TUS “AMIGOS” Y DESPEÑADO POR TU ENEMIGO, BISON!
-¡¡NO LO ESCUCHES!! -gritó Guile.
-¡¡¡SILENCIO!!! -ordenó Urien, mientras extendía su brazo y aumentaba la presión a la barrera. -¡Tú eres un muerto! -continuó hablándole a Nash! ¡TÚ ESTÁS MUERTO! ¡YO TE REVIVÍ GRACIAS A MIS EXPERIMENTOS! ¡¡YO REINTRODUJE TU ALMA A UN MUÑECO DE BARRO!! ¡¡¡GRACIAS A MÍ, REGRESASTE A ESTE MUNDO!!! (sonrió como un maniático) ¡Pero resultaste ser una gran falla! Una falla… que ahora mismo voy a corregir -terminó, y empezó a patearlo sin misericordia, riendo maléficamente y como un loco.

-Tenemos… que hacer… algo… -pidió Guile.
-¿Pero qué? ¡No… podemos… hacer nada… con esta maldita barrera! -observó Cammy.
-Déjenmelo… a mí -pidió Ángel.
-¡Espera…! ¿Qué… vas… a hacer? -preguntó José Luis, pero no obtuvo respuesta. Gracias a su velocidad sobrehumana, Ángel logró salirse de la barrera, colocarse a un lado de Helen, tomarla y aplicarle su “Blue Monday Parade” (combinación del “Rock Bottom” con el codazo del pueblo).

Al momento, la barrera desapareció, liberando al grupo. -¡ESO ES TODO! -exclamó Francisco-. ¡Ahora sí, amigo…! (chocó su puño derecho contra su mano izquierda) ¡YA TE CARGÓ EL UNDERTAKER! -sentenció a Urien.
¡¿PERO QUÉ…?! -exclamó Urien.
-¡¡DEJA A MI AMIGO EN PAZ!! -gritó Guile-. ¡¡SONIC BOOM!!
-¡¡AEGIS REFLECTOR!!
Pero, mientras Urien estaba ocupado reflejando el ataque qi de Guile, no se dió cuenta del ataque aéreo de Cammy. -¡¡INICIO DE LA OPERACIÓN!! -gritó, mientras conectaba un “Cannon Strike” en Urien. Después lo atacó con un “Cannon Spike” que lo mandó al cielo. Una vez arriba, Cammy lo atacó con tres patadas voladoras, una de izquierda a derecha, otra de abajo hacia arriba y de izquierda a derecha, y otra también de abajo hacia arriba, pero de derecha a izquierda. -¡¡ACELERACIÓN!! -gritó, mientras conectaba un tremendo “Spiral Arrow” hasta hacerlo chocar contra una pared. -¡¡TERMINADO!! ¡No… te metas… con mi novio! -remató Cammy.

Urien se levantaba a duras penas, cuando Francisco se paró frente a él, y le aplicó su combinación de “powerbomb”, “martinete” y “Capital Punishment”. José Luis no se quiso quedar atrás y le aplicó el “Bass, Guitar and Drums”. -¡¡SONIIIIC… HÚRRICANE!! -gritó Guile, mientras castigaba aún más a Urien.
Ángel tomó su turno, y le aplicó su “Climax”: después de inclinarse hacia el frente y hacer una especie de “cuernitos” sobre su cabeza, saltó hacia Urien, le conectó una patada de hacha que lo tiró al piso, lo levantó, lo golpeó en el abdomen, seguido de una patada en la cabeza, un codazo en la espalda alta, otra patada… pero a la quijada, lo agarró y le restregó la cara en sus senos(sí… leyeron bien) y lo terminó con un “bulldog”. José Luis se le quedó viendo -¡POR FAVOR, CASTÍGAME ASÍIII…! ¡¡¡ALIVIÁNAME ÑOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOORRRR!!!-pensó.

-¡¡TERMINARÉ CON ESTO!! -gritó Chun-Li. Le aplicó a Urien su “Hyakuretsukyaku” con la pierna derecha. -¡¡ESTÁS ACABADO!! -gritó, mientras le aplicaba otro “Hyakuretsukyaku” con la pierna izquierda. -¡¡NO TIENES ESCAPATORIA…!! ¡¡HAM!! -gritó, mientras remataba a Urien con una patada que lo mandó a volar. Urien aterrizó sobre otro coche, que quedó hecho pedazos.

Se oyeron sirenas acercándose. -¡LA POLICÍA! -exclamó Helen-. ¡AMO URIEN! ¡¡VÁMONOS DE AQUÍ!!
Tomó a Urien y… desaparecieron. -¿A dónde putas se largaron? -preguntó José Luis.
-Eso no importa -recalcó Guile-. ¡Vamos por Charlie!
El grupo se acercó a donde estaba Nash, tirado y doliéndose. Cammy lo revisó. -¡Está muy mal!
-¡Hay que llevarlo a un hospital, rápido! -pidió Ángel.
-¿Sí? ¿Y con qué papeles, si no tiene? -contestó Francisco-. ¡Hay que llevarlo a la enfermería de Delta Red!
-¡Buena idea! ¡Ese es el lugar donde mejor lo conocen! -asintió Guile.
-¡Voy por la camioneta! -declaró José Luis.

Jose Luis acercó la SUV al grupo. Guile y Francisco cargaron a Nash y lo acomodaron lo mejor que pudieron dentro de la camioneta. Una vez hecho esto, los demás se subieron y, cuando estaban a punto de irse… la policía los detuvo. -¡POLICÍA! ¡ALTO AHÍ! ¡ENSÉÑENME SUS DOCUMENTOS AHORA! -gritó uno.
José Luis hizo un ademán de frustracion. -Bueno… ¿así serán de inoportunos en todos los países? -se preguntó. Sacó su placa de INTERPOL y se la enseño al policía -¿ESTA TE SIRVE? -le gritó-. ¿SÍ? ¡¡PUES ENTONCES QUÍTATE, QUE TENGO PRISA!! y arrancó la SUV a toda velocidad rumbo a Delta Red.

Cuartel General de Delta Red.
Vauxhall Cross
Londres, Inglaterra.

-¡VAMOS VAMOS VAMOS!

Entre Francisco, José Luis y el guardia, colocaron a Nash en una camilla y se lo llevaron directo a la enfermería. Llegó Wolfmann a escena. -¿Pero qué rayos pasó? -preguntó.
-Nos atacaron, Wolfman -contestó Guile.
-¿Shadaloo?
-No -contestó Francisco-. Fue otro pendejo el que nos atacó.
-Al parecer no tiene nada que ver con Shadaloo. Eso sí… es igual de hijo de la chingada que Bison -observó José Luis.

Salió el médico a platicar con ellos. -¿Cómo está? -preguntó Cammy.
-Pues… es un milagro que siga vivo -contestó el doctor-. Los golpes que recibió fueron muy severos, pero… por extraño que parezca, haciendo un primer examen no hay ni fracturas ni hemorragias internas.
-Definitivamente, el compadre nos salió resistente -comentó Francisco.
-De cualquier forma, quiero hacerle más estudios para descartar los daños antes mencionados -decidió el médico-. Será mejor que se quede, por lo menos veinticuatro horas en observación.
-¿Podemos pasar a verlo? -preguntó Guile.
-No, hasta que le haya practicado los estudios -contestó el galeno.

Un rato después, volvió a salir el médico. -He terminado con los estudios -anunció-, pero sólo dos personas pueden acompañarlo por el momento.
Guile y Cammy se pusieron de acuerdo con la mirada -Vamos nosotros -pidió Cammy.
-Somos su mejor amigo y… su pareja sentimental -aclaró Guile-. Somos a quienes Charlie más necesita en este momento.
-En tanto, nosotros averiguaremos quién rayos es ese tal Urien -declaró Chun-Li. Luego se dirigió a los Castillo. -Muchachos, hora de trabajar.
-Entendido -contestó Francisco.
-Hagámoslo en el cuarto de cómputo de aquí -sugirió José Luis-. Estoy seguro que aquí tienen más información sobre criminales que la que yo tengo en mis laptops.
-Buena idea -asintió Chun-Li-. ¡Vamos!
-Antes de que se me olvide… Ángel, ¿recuerdas si, entre los aliados de Shadaloo había un tal Urien?
-No había ningún Urien -contestó Ángel-. Es más, es la primera vez que oigo ese nombre en mi vida.

Anuncios

Un comentario sobre “SFV: Una sombra cae… el fanfic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s