Fanfics

SFV: Una sombra cae… el fanfic.

Capítulo 39: El primer ataque.

Mansión Masters.
Pacific Heights.
San Francisco, California.
Estados Unidos.

Al día siguiente, José Luis estaba tan de buenas (y es muy fácil imaginar el por qué) que preparó el almuerzo para todos. Y, a juicio de los demás, ese fue el mejor almuerzo que había hecho en todo ese tiempo. -¡Ahora sí, te luciste! -felicitó Francisco.
-Gracias, gracias -dijo José Luis, con la sonrisa más grande que le hayan visto en mucho tiempo. Y mientras comían, José Luis volvió a tomar la palabra. -¿Saben una cosa? Uno de mis sueños más grandes es abrir mi propio restaurante.
-¿En serio, Soldado? -preguntó Guile-. Pues cuando lo haga, invíteme a la inauguración.
-Te irá muy bien -pronosticó Ken-. Tienes todo el sazón de un buen chef.
-¿Y ya pensaste qué tipo de cocina vas a preparar? -preguntó Chun-Li.
-¡Pero si voy a poner un restaurante, no una tienda de cocinas! -contestó José Luis.
Francisco soltó una risotada. -¡NOOO, MI HERMANO! Lo qué Chun-Li pregunta, es comida de qué país vas a preparar.
-¡Ah, vaya! -exclamó José Luis-. Pues… mi idea es vender un poco de varios países.
-A ver, ¿cómo está eso?
-Verán… Como luchador, he estado en varios países, y cada uno de ellos tiene su propio toque en su comida, así que quiero abrir un restaurante donde se prepare tanto comida mexicana como china, inglesa, americana, italiana, japonesa… Quiero que sea lo más variado posible.
-Y… ¿funcionará? -preguntó Francisco, dubitativo.
-Bueno, sólo hay una forma de averiguarlo.

Ken, que se había levantado, regresó a la mesa con un par de botellas y un par de copas. -Oye, Ryu -le habló-. Te traje tu sake favorito.
-Gracias, Ken. Ya lo extrañaba -agradeció Ryu.
-¿Sake…? ¿Qué es eso? -preguntó José Luis.
-Sake es una bebida de Japón, hecha con arroz fermentado -contestó Ryu.
-De hecho, también se le llama “vino de arroz” -agregó Ken.
-Aunque, está mal que se le llame así -continuó Ryu-. En Japón se le llama “nihonshu”, y sólo se le dice “sake” en Occidente.
-¿Quieres? -le ofreció Ken a Francisco.
-Err… no, gracias -declinó Francisco la oferta-. No tomo.

Después se acercó a Nash. -Y para tí -le habló Ken-, te traje tu favorito: ¡Whisky escocés!
Nash alzó la vista. -Tenía mucho tiempo de no tomar una copa -admitió. Ken le sirvió una copa de “Scotch” a Nash, y cuando lo probó, de inmediato lo escupió. -¡¡BLEAGH…!! ¡¡COF-COF!! ¡¡¡GAAAAAAAACK!!! ¡¡ESO ME SUPO HORRIBLE!! -exclamó Nash.
-¿Y eso? -preguntó Guile-. El whisky escocés era tu bebida favorita.
-Tal vez me desacostumbré a tomarlo -planteó Nash. Después le habló a Ken. -Disculpa la grosería, Ken. No fue mi intención.
-No te preocupes, Nash -lo disculpó Ken. Luego le habló a Cammy -¿Quieres? -le ofreció.
-Gracias, pero prefiero no tomar ahora -declinó Cammy.
-¿Alguien quiere? -preguntó Ken a los demás.
Todos negaron con la cabeza.

Por cosas que así quiere el destino, Francisco buscó su teléfono… y no lo encontró. -¡ME LLEVA! ¡Dejé mi teléfono en la casa!
José Luis también se dió cuenta que le faltaba algo -¿Traes tus llaves? ¡Porque yo no!
-Afortunadamente, sí -informó. Después se dirigió a los demás -Bueno, permiso. Tenemos que regresar a casa por nuestras cosas. No nos tardamos
-Ángel -habló José Luis-, mejor quédate aquí con todos. Estarás más segura. Ya sabemos que NESTS le puso precio a tu cabeza y no quiero… ¡PERDÓN! No queremos que te pase nada.
-Está bien -acordó Ángel.

Casa de los Castillo.
Mission District
San Francisco, California.
Estados Unidos.

Veinte minutos después, Francisco y José Luis llegaron a su domicilio y tomaron, Francisco, su celular, y José Luis, sus llaves. En eso, notaron que la intensidad de la luz estaba descendiendo. -Oye, carnal -preguntó José Luis-, ¿a poco ya va a anochecer?
-¡IMPOSIBLE! -contestó Francisco, mientras miraba su reloj-. ¡Apenas son las dos de la tarde!
Los dos salieron de su casa y miraron al cielo. -No… no se está nublando -comentó Francisco.
-Está muy despejado -corroboró Francisco.
-Y como que está oscureciendo de una forma mucho más rápida que en otras ocasiones -observó José Luis.
-Entonces… eso significa que…

(Lean la siguiente parte escuchando “Sonne”, de Rammstein)

Los dos miraron al sol, y vieron con horror que una esfera negra cubría de forma acelerada el sol y hundía a la ciudad en la oscuridad. -Noooo maaaaaaaameeeeeeesss… -musitaron los dos.

Y todo quedó en tinieblas…

Francisco sacudió la cabeza y de inmediato reaccionó. -¡A las motos! -exclamó.
José Luis se subió a la moto verde, y Francisco a la moto roja. Los dos arrancaron y salieron a velocidad luz con rumbo a la mansión Masters. Antes de eso, Francisco había conectado su celular al auricular manos libres que traía su casco vía Bluetooth, y marcó el número de Guile.
-Guile -contestó.
-¡General! ¡Me imagino que ya habrán visto lo que ha pasado con el sol!
-Sí, Detective. El plan de Shadaloo ha dado inicio.
-¡Vamos con rumbo a la mansión Masters!
-¡No! -indicó Guile. -Den una vuelta alrededor de la ciudad y nos traen informa…
-¿Bueno…? ¡¡¡¿BUENOOOOO…?!!! -gritó Francisco, mientras apretaba con insistencia el botón de llamar de su casco-. ¡¡PUTA MADRE!! ¡¡¡SE CORTÓ LA LLAMADA!!!
-¿Qué te dijo el general? -preguntó José Luis.
-Tenemos la orden de dar una vuelta por la ciudad para ver qué pasa, y les llevemos esa información -informó Francisco.
-Entonces, eso haremos -afirmó José Luis. -¡Vamos!
Y los dos aceleraron.

Al mismo tiempo, la “luna negra” emitió una gran carga electromagnética que cortó la luz de la ciudad, tanto de las casas como de los establecimientos y el alumbrado público, incluídos los semáforos, cosa que casi causa que los Castillo choquen contra un coche. -¡Tenemos que extremar precauciones! -indicó Francisco-. ¡En estas circunstancias, es fácil causar un accidente vial!
-¡Ni que lo digas, carnal! -contestó José Luis.

Mientras tanto, en la Mansión Masters, también la luz se fue. En lo que entraba la planta auxiliar, Guile intentaba infructuosamente comunicarse de nuevo con Francisco -¡MALDICIÓN! -exclamó-. No hay servicio de telefonía móvil.
-Intenta por un teléfono fijo -sugirió Nash.
Guile tomó el auricular. -Está muerta la línea -informó.

Francisco y José Luis seguían recorriendo las calles, viendo todo lo que estaba pasando. La gente salía asustada afuera de sus casas, muchos de ellos corrían despavoridos, otros caían al piso, presas de un gran temor. De esa gente, salía despedida una especie de energía púrpura que iba con dirección a un punto desconocido. Era una escena dantesca, lo que estaban viendo. -¡¿QUÉ CHINGADOS ES ESTO?! -exclamó José Luis.
-Es tal y como nos lo dijo Ángel -dijo Francisco-. Esa energía que ves, son los miedos y emociones negativas de estas personas, la comida favorita del poder psíquico.
-Entonces, toda esa cosa que emana de ellos, va directo a…
-Exacto… va directo a Bison.

Y en la Mansión Masters, Ryu cayó de rodillas, llevándose las manos a la cabeza. -¡¡GAAAAAAH…!! ¡¡AAAAAAGGHH…!! ¡¡¡AAAAAAARRRRRRGGGH…!!!
-¡¡RYU!! -exclamó Chun-Li-, ¡¡¿QUÉ TIENES?!!
Ryu no pudo responder esa pregunta. -¡¡RYU…!! -exclamó Ken-. ¡Por favor…! ¡Intenta controlarte!
Ryu dejó de cubrirse la cabeza. Ahora, su piel se había oscurecido, y había un extraño brillo blanco y escarlata en sus ojos. -¡HOSHI! ¡Qué le pasa! -¿preguntó Guile?
-Satsui No Hado… -dijo Nash.
-¡¿QUÉ?!
-Satsui No Hado -repitió Nash.
-El Satsui no Hado es una forma de qì que tiene sus raíces en los aspectos más oscuros del instinto natural del ser humano (incluyendo el deseo de sobrevivir, pisotear, e imponerse hacia alguna oposición), y en un nivel metafísico, la presencia natural y la manifestación de la pérdida, deterioro y destrucción -informó Ken-. Para explotar el Satsui no Hado, una persona debe estar tan “consumida” por el deseo de ganar, o bien poseer una rabia tan intensa, que realmente ésta este dispuesta a matar. Como tal, sólo aquellos que se empujan a sí mismos para ser los mejores a toda costa puede sacar el máximo provecho de este.

En ese punto, Ryu se arrancó la camisa, y mostró en el pecho la marca de un golpe hecho con un objeto contundente. Miró a todos con rabia, y se puso en guardia en silencio. -¡¡Ryu!! ¡De verdad… no queremos lastimarte! -habló Ken, intentando razonar con Ryu.
Sin embargo, Ryu lo atacó, dando dos golpes, una patada y un “hadoken”, pero éste ya no era azul con blanco, sino violeta con blanco. Ken salió volando por toda la habitación. -¡¡NOOO!! -gritó Cammy-. ¡CHARLIE! ¡ABSORBE SU PODER, POR FAVOR!
-¡No puedo…! -contestó Nash.
-¡¿QUÉ…?!
-Yo sólo puedo absorber poder psíquico, pero el Satsui No Hado no es poder psíquico.

Ken se incorporó. -Yo no quería… ¡PERO TÚ ME OBLIGASTE! -exclamó, al tiempo que salían flamas de sus pies alternando izquierdo y derecho. Tanto Ryu como Ken se agarraron a golpes. -¡¡SHORYUREPPA!! -gritó Ken, y conectó tres “shoryuken” seguidos con el puño envuelto en flamas.
Ryu salió disparado, pero se recuperó en el aire, y aterrizó de pié. Corrió hacia Ken y lo golpeó con un “shoryuken”. Brincó hacia él, cuando estaba todavía en el aire y le dió una combinación de golpes y patadas, terminando con un “tatsumaki zankuu kyaku”, parecido al original, pero con el pié envuelto en flamas violáceas.

Cuando Ken caía como fardo en el piso, entraron Francisco y José Luis. -¡¡¿PERO QUÉ CARAJOS SIGNIFICA ESTO?!! -exclamó Francisco.
-¡Ryu se volvió loco! -explicó Cammy.
-¡¿CÓMO?!
-¡Debe ser por culpa de esa maldita luna negra! -sugirió José Luis.
-¡Ayudemos a Ken! -exclamó Francisco. Los Castillo se lanzaron con su ataque de lazo y “spear”, pero Ryu logró esquivarlos saltando. -¡OTRA VEZ NO! -suplicó Francisco. Los dos voltearon, justo para ver cómo Ryu les lanzaba una lluvia de “hadoken” que los dejó inhabilitados.

-¡¡FLASH KICK!!
-¡¡MOONSAULT SLASH!!
Las patadas de Guile y Nash no pudieron conectar a Ryu, quien se había teletransportado. -¡¡TATSUMAKI ZANKUU KYAKU!! -gritó, mientras atacaba a los dos y los mandaba a volar.

-¡¡SPIRAL ARROW!!
Cammy intentó atacar a Ryu, pero cuando iba a conectarlo… -¡¡SHORYUKEN!! -gritó Ryu y la derrotó.

-¡¡SHAKUNETSU!! -gritó Ken, mientras lanzaba un “hadoken” hecho por completo de fuego. Ryu lo esquivó y se movió con gran velocidad hacia Ken, tomándolo de la ropa. -Prepárate… -le dijo.
-¡¡¿Pero qué…?!!
-¡¡¡MUERE MIL MUERTES!!!
Un resplandor violeta con blanco rodeó la habitación y se oyeron mil golpes. El resplandor desapareció y Ken estaba en el piso, tirado, mientras Ryu estaba de pié, con un caracter “kanjii” rojo en la espalda que desapareció. Ryu sonrió malévolamente, mientras ponía su pié en el pecho de Ken. -¡Prepárate a morir…! -le dijo a Ken.

-¡¡¡NOOOOO!!! -gritó Chun-Li, quien corrió a abrazar llorando por detrás a Ryu.
-¡¡SUÉLTALO!! -exclamó Francisco, doliéndose-. ¡¿ESTÁS LOCA?! ¡¡TE VA A MATAR!!
Chun-Li no le hizo caso y siguió abrazando a Ryu. Por increíble que parezca, eso hizo que Ryu se fuera calmando. Sus ojos fueron regresando a la normalidad, así como su tono de piel y desapareció la marca del pecho. -Chun-Li… -musitó Ryu.

En eso, apareció Dhalsim, flotando en posición de “flor de loto”, justo en medio de los Castillo. -¡¡AAAAAY GÜEEEEEY!! -gritaron los dos.
-Dhalsim-sensei -dijo Ryu, quien se sostenía de Chun-Li.
Dhalsim se acarició su larga barba blanca. -Mmmmhhh… creo saber lo que pasó aquí -dijo-. Ryu, te dije que si seguías suprimiendo el Satsui No Hado, serías consumido por él.
-Pero… pero… eso no ocurrió -replicó Ryu.
-No en esta ocasión -contestó Dhalsim-, pero no sabemos en el futuro. Debes enfrentar ese Hado que escondes dentro de tí, ya lo sabes.
-No sé cómo hacerlo…
-Eso te corresponde a tí averiguarlo.

Francisco y José Luis se quedaron viendo a Dhalsim con los ojos abiertos como platos. -¿Ves lo que yo veo? -le preguntó José Luis a Francisco, susurrando señalando a Dhalsim.
-Sí… de una u otra forma… ¡está flotando!
-¡Vamos a averiguar cómo lo hace!

Los dos se acercaron a Dhalsim y pasaron sus manos por abajo de él. -No… no hay ningún truco -pensaron Francisco y José Luis al mismo tiempo.
-Efectivamente, no hay ningún truco -contestó Dhalsim-. Esto se logra a través del arte milenario del yoga.
Los Castillo se fueron de espaldas -¡¡UAAAAAAAAAAH…!!
-¡¡¿PERO CÓMO…?!! -preguntó José Luis.
-Tengo la habilidad de leer la mente -informó Dhalsim-. Y entre más débil es una mente, más fácil me es leerla.
-¿Qué nos habrá querido decir…? -preguntó Francisco, arqueando una ceja.

Poco a poco, la luz natural fue regresando, así como la luz eléctrica se fue reestableciendo y todos los servicios de telecomunicaciones. -Bien, ya hay línea -informó Guile, después de descolgar el teléfono y comprobarlo.
-Y regresó la señal de los celulares -declaró Francisco, señalando su teléfono.
-Quién sabe si ya haya señal de televisión -dijo José Luis.
-¡¿EH…?! ¡¿AHORITA QUIERES VER LA TELE?! -exclamó Francisco-. ¡¡ESTÁS VIENDO Y NO VES!!
-No es nada más por verla, sino quiero ver los noticieros -aclaró José Luis.
-¡Ah, vaya!

Un bastante recuperado Ken encendió la gran televisión que tenían en la sala. Estaba el presentador de noticias. -Todo el país fue afectado por un apagón que duró aproximádamente dos horas. Las autoridades no tienen idea de lo que pudo haberlo ocasionado… Esperen. Tenemos informes de que este apagón nó solo afectó a Estados Unidos, sino a todo el continente americano.
-Es peor de lo que imaginamos -comentó Ken.

Para este momento, la luz del sol ya había regresado por completo. El grupo había salido al jardín, para desestresarse, mientras Francisco y José Luis contaban lo que habían visto de camino a la mansión. -Era como si lo hubieran sacado de “La Divina Comedia” -comparó José Luis.
-Entiendo -dijo Guile-. Entonces todo es tal y como la señorita Torres nos lo dijo.
-Lo que no entiendo, es porqué no dejaron la luna oscureciendo a la tierra permanentemente -observó Cammy.
-Probablemente, porque apenas es una prueba -comentó Ángel-. Si todo esto hizo una simple luna negra, imaginen las siete.
-Carajo… -lamentó José Luis-. De haber podido descifrar la información de ese pinche disco duro…
-¿De qué disco duro están hablando? -preguntó Ken.
-De un disco duro que sacamos de una base oculta que tenía Shadaloo en Nueva York. Ese disco duro tiene la infor… -se detuvo en seco y puso una cara de lamentacion.
-¿Y ahora? -preguntó Francisco.
-¿Saben una cosa…? ¡¡¡SOY UN VERDADERO ANIMAL!!! -gritó José Luis.
-¿Y apenas te vas dando cuenta de eso? -hizo broma Francisco de eso.
-¡Estoy hablando en serio! -reclamó José Luis-. ¡¡Ese disco duro, contiene el programa para manejar las lunas negras desde la Tierra!! ¡¡Pero como lo conecté como si fuera una unidad externa, no me dí cuenta!! ¡¡¡LO QUE TENÍA QUE HABER HECHO, ERA QUITAR EL DISCO DURO DE ALGUNA DE MIS COMPUTADORAS Y COLOCAR ESE DISCO DURO EN SU LUGAR!!!
-Calma, Rócker -lo tranquilizó Nash-. Aún estamos a tiempo.
-¿Conservas ese disco duro? -preguntó Cammy
-Afortunadamente, sí -contestó José Luis-. Es cosa de regresar a casa y traerlo aquí.
-Tengo una computadora que ya no uso y está en buen estado -informó Ken-. Puedes utilizarla si gustas.
-Gracias, Ken -agradeció José Luis-. Con eso me evitas la lata de estar destripando una de mis laptops.

José Luis dió media vuelta para irse, y cuando estaba a punto de agarrar camino… un hombre se le apareció cayendo desde lo alto. Este era un hombre moreno, enorme, con mucho músculo, de piel oscura, ojos amarillentos, dientes como los de un lobo, marcas negras en la cara y el cabello negro con destellos en rojo, arreglado en una especie de rastas sujetadas con tres anillos dorados cada una. También tenía marcas de cicatrices cruzadas en el pecho, espalda brazos y piernas. Vestía una especie de pantalón corto de lona amarillenta y un taparrabos dorado con una serpiente escarlata. También traía unas botas cafés con aplicaciones en dorado, abiertas por los dedos.

José Luis dió un respingo y se hizo para atrás. -¡¡¿PERO QUÉ CARAMBAS ES ESTO?!! -exclamó.
El hombre misterioso, sólo se limitó a decir -De… vo… rar-ar-ar-ar-ar-ar…

Anuncios

Un comentario sobre “SFV: Una sombra cae… el fanfic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s