Fanfics

Una sombra cae… el fanfic.

Capítulo 60: Unos intrusos muy particulares.

Narumi y Francisco llegaron a la puerta, donde ya estaban reunidos todos los demás. -¿Qué pasó? -preguntó Narumi.
-¿A quién agarraron? -preguntó Francisco.
-¡¡JAAAA JA JA JA JA JAAA…!! -reía Birdie con satisfacción-. Agarré a un par de pelafustanes que se querían meter a la casa -informó-. Ahora sí me gané una buena dotación de pastel de carne y donas por dos años -pensó, mientras se relamía los bigotes.
-¿En dónde los tienes? -preguntó Karin-. Espero que no les hayas hecho mucho daño.
-No los lastimé… demasiado, señorita Kanzuki -informó Birdie-. Los tengo en la casa donde guardan esas armaduras de samurai.
-¡Vamos!

Todos se dirigieron a la casa de las armaduras que mencionó Birdie. Efectivamente, era una pequeña casa de unos cinco metros por lado, construída al estilo japonés antiguo, donde guardaban varias armaduras de samurai, así como cascos y katanas. En ese lugar, estaban Rashid y Azam amarrados con las cadenas de Birdie. -¡Suéltennos! -exigió Rashid-. ¡No venimos a hacerles daño!
-Amo, le dije que era una mala idea entrar saltando la barda -reconvino Azam.
-Sí, sí… ya cállate -contestó Rashid.
-¿A-Azam…? ¿Eres tú, viejo tovarishch? -reconoció Zangief a Azam
-¿Zangief…?
-¿Lo conoces…? -preguntó Karin.
-Da -afirmó Zangief-. Es también asesor del “Club de Peleadores del Alma del Músculo”.
-¿Club de Peleadores del Alma del Músculo? ¡Esto ya fue demasiado lejos! -pensó Francisco.
-Birdie, suéltalos -ordenó Karin-.
-Pero… pero…
-Obedece.
-Está bién -refunfuño Birdie y le quitó las cadenas a Rashid y a Azam.

Una vez que estaban desamarrados, Rashid y Azam se pusieron de pié. José Luis los contempló, asombrado -¿Ya viste, pareja? -le preguntó a Francisco, susurrando.
-Afirmativo, pareja… ¡Aquí tenemos a Aladino y al Genio de la Lámpara Maravillosa! -contestó Francisco, igual susurrando.
-Ahora, quiero saber quién eres tú -le preguntó Karin a Rashid.
Éste adoptó “pose de super héroe” -¡SOY RASHID, EL DE LOS VIENTOS TURBULENTOS! -se presentó-. ¡RECUERDEN BIEN EL NOMBRE! -terminó con una sonrisa con brillo de colmillo incluído.
-No… pues sí -pensó José Luis-. Definitivamente, no nos vamos a olvidar de ese nombre.
-Y, como ya saben, éste es mi ayudante, Azam -presentó Rashid a Azam.
-Amo… -quiso replicar Azam.

En eso, Rashid fue moviéndose y parándose en frente de cada uno, y lo fue identificando. -¡No me digan! ¡No me digan! ¡Aquí tenemos a Ryu Hoshi! ¡Máximo exponente de las artes marciales! (se le iluminó el semblante) ¡Aaaaaahhhh… CLAAAAROOOO! ¡TÚ Y YO YA NOS HABÍAMOS ENFRENTADO EN LAS MONTAÑAS DE TOKIO!
-Errr… Sí, así es -confirmó Rashid.
-De una vez te lo digo… ¡Quiero la revancha!
-Cuando digas…

Rashid siguió moviéndose. -Y éste es Ken Másters. Dos veces campeón de Estados Unidos de Artes Marciales. Actual cabeza del complejo hotelero “Másterson”. Especializado en Karate. Casado y con un hijo-. informó-. Y éste es William F. Guile. Actual general de la Fuerza Aérea Americana, especialista en combate cuerpo a cuerpo. Casado y con una hija. Y aquí tenemos a Chun-Li Xiang. Detective de INTERPOL, especializada en Kung-Fu, Wu-Shu y Wing-Chun… Además de que es bastante… sugerente…
Chun-Li se sonrojó con ese comentario -Creo que estás hablando de más -le dijo Ryu.
Rashid se conturbó -Errr… sí, creo que sí…

Rashid siguió analizando gente. -Tú debes ser Cammy White, ex-agente de Shadaloo y actual mayor de Delta Red; especializada en combate militar, con gran habilidad para lanzar cuchillos y… también formaría parte de mi… harem… -terminó, mientras sonreía de forma descarada.
Cammy abrió los ojos con ese comentario. -EH EH EH EJEM EJEM EJEM… -carraspeó Nash.
-¡Rayos, otra que ya está “apartada”! -se lamentó Rashid. De inmediato reconoció a Nash-. ¡HEY! ¡Tú eres el teniente Charlie Nash, de la Fuerza Aérea Americana también! También especializado en combate cuerpo a cuerpo, maestro de William F. Guile, y (se creía) desaparecido en acción!

Rashid siguió con su labor. -¡Aaaahhh…! ¡Rainbow Mika! Luchadora profesional ganadora del premio a la “novata del año” y del premio a la “gran revelación” (Aquí ya mejor evitó hacer más comentarios). ¡OYE! ¡Tú también estabas con Ryu Hoshi! ¡Jin Kazama! ¡Actual presidente de la Mishima Zaibatsu! Hijo de Kasuya Mishma, nieto de Heihachi Mishima y bisnieto de Jinpachi Mishima. Maneja el estilo Mishima de karate. Mucho gusto -le extendió una mano a Jin.
-Gracias pero… ya nos conocíamos -recalcó Jin.
-Sí, pero no cumplimos con ninguna formalidad.

Y siguió el “rito” -Ángel Torres. Ex-agente de NESTS hasta que los abandonó. Estilo de pelea: el “Perfunctory”… y es bastante guapa…
-Lo siento, pero ya está apartada. -se interpuso José Luis entre Ángel y Rashid
-¡Ah! ¡Tú eres su pareja..! ¡Rayos…! ¡A tí también te conozco! Ingeniero José Luis Castillo, también conocido como “El Rockero”. Agente de INTERPOL y luchador profesional. Actualmente trabaja en WWE, donde ya ha sido campeón Intercontinental dos veces. José Luis frunció el ceño. Rashid lo ignoró. -General Heidern, Ralf Jones, Clark Still, Seirah “Whip” Muchiko y Leona Heidern, el mismísmo “Escuadrón Ikari: Cuando las cosas se ponen difíciles, ustedes se encargan… Narumi “Hyacint” Alexeïeva. También agente de INTERPOL, luchadora profesional, y peleadora de MMA. Domina el Jiujitsu Matsuda y el Muay Thai. Nacida en Francia, pero de padre ruso… A ella sí me la quedo.
-¡NO! -se interpuso Francisco.
-Caray… ¡Ah, claro! Francisco Castillo, alias “Blue Púnisher”. Agente de INTERPOL, hermano mayor de José Luis y también Luchador Profesional. También trabaja en WWE, siendo una vez Campeón Intercontinental y otra vez Campeón de Estados Unidos.
-Sí, sí, sí… ¿Y se puede saber de dónde sacaste toda esa información? -inquirió Francisco.
-Lo encontré en Internet -indicó Rashid.
Francisco suspiró. -Lo que nos faltaba… Aladino tiene adicción al Internet -pensó.

-Bueno, ya nos presentamos y ya nos conoces -dijo José Luis-. Así que, si ya no tienes nada más de utilidad que hacer aquí, ya te puedes ir a chingar a tu madre. ¡ÓRALE!
-¡Espera espera espera…! -exclamó Rashid-. ¿Cuál es la prisa? ¡Tengo algo importante que darles!
-Lo siento, pero aquí no compramos nada en abonos, así qué… ¡al carajo!
-¡No estoy vendiendo nada! ¡Es información sobre Shadaloo!
Todos se sorprendieron con esa declaración. -¿Información… sobre… Shadaloo? -preguntó Guile.
-¿Tiene que ver… con las lunas negras? -preguntó Nash también.
-Exáctamente… pero todo tiene un precio… ya saben…
-¡Ya te dije que aquí no compramos nada…! ¡¡¡ABONERO!!! -le gritó José Luis.
-¿A quién le dijiste abonero, mechudo con patas? -reviró Rashid.
-¿Y tú, a quién crees? ¿No te lavaste las orejotas… abonero?
-¡¡MECHUDO CON PATAS!!
-¡¡¡ABONERO!!!
-¡¡¡MECHUDO CON PATAS!!!
-¡¡¡ABONERO!!!
-¡Ya basta ustedes dos! -los calmó Guile-. Y tú, Rashid, ven con nosotros. Necesitamos que nos des esa información… gratis.
-Está bien… de cualquier forma era broma lo que dije sobre el precio -admitió Rashid.

¡BONG!

José Luis le acomodó tremendo coscorrón a Rashid, quien se agachó, doliéndose -¡NO ME GUSTAN ESAS BROMITAS! -le gritó. Todos se le quedaron viendo. -¿Qué…? ¡Ya me tocaba! ¿no?.

Fueron directo al salón donde estaban trabajando. Rashid sacó su táblet y la conectó a un monitor. -Bien -empezó a hablar-. Shadaloo ha desarrollado un proyecto llamado “Las lunas negras”. Esas lunas…
-Eso ya lo sabemos, gracias -interrumpió Cammy.
-Eeeerrr… ¿en serio?
-Sí, ya lo sabemos -confirmó Nash.
-Lo que vienes a decirnos, ya es irrelevante -agregó Guile.
-Así que, agarra tus cosas y llégale -declaró Francisco.
-Esperen -intervino José Luis-. Aún hay algo que no sabemos.
-¿Y de qué se trata? -preguntó Rashid.
-Verás. Tengo una “copia” del sistema operativo de Shadaloo, así como del programa que controla a esas lunas negras. Pero me pide un dispositivo periférico USB y una llave. ¿Sabes de qué se trata eso?
Rashid se rascó la perilla. -Creo que sí… Déjenme ver (buscó información en su táblet) ¡Bingo! ¡Aquí está!.
-Entonces, habla que te escuchamos -pidió Guile.
-El dispositivo USB del que habla su compañero, es el tablero controlador de cada satélite. Sin ese tablero controlador, no será posible controlar ese satélite en específico. Hay siete tableros esparcidos en todo el mundo -informó Rashid. Mostró la imagen de un tablero hexagonal negro y púrpura, conectado a una computadora de escritorio. También mostró las imágenes de siete figuritas en la pantalla. -Éstas son las llaves que controlan dichos tableros.

En la pantalla, había siete figuritas con una forma diferente: la primera tenía forma de una estrella de ocho puntas. La segunda, forma de media luna. La tercera, forma de un sol, y se distinguía de la estrella porque cuatro puntas tenían formas curvas. La cuarta tenía forma de corona, la quinta tenía forma de espada… de cimitarra, para ser exactos. La sexta tenía forma de cabeza de caballo y la última, forma de jarra. -Parecen… piezas de ajedréz -comentó Francisco.
-Son piezas para un juego muy antiguo originario de Arabia -informó Rashid-. Como decía: estas piezas se usan para activar un tablero de control y cada satélite tiene su propio tablero.
-Y… donde están los tableros… ¡TAMBIÉN ESTÁN LOS HÁCKERS! -dedujo Chun-Li.
-Exáctamente -confirmó Rashid.
-¿Y dónde están esos tableros? -preguntó Cammy-, ¿en la base de Shadaloo?
-No. Están ubicados en siete países diferentes -contestó Rashid-: Estados Unidos, Brasil, Japón, La India, China, Rusia y la Gran Bretaña.
-¡DEMONTRES! -exclamó Francisco, frustrado-. Ya estuvimos en Estados Unidos y en Inglaterra… ¡Y no nos dimos cuenta!
-No se altere, Detective -lo calmó Guile-. Por esas fechas, no sabíamos nada de esas piezas.
-Tiene razón, general.

-¿Sabe usted quién diseño esta idea tan maquiavélica? -preguntó Heidern.
-Sí, general -contestó Rashid, al tiempo que buscaba otra foto en su tablet-. Aquí está: FANG.
-Así que ese es FANG -opinó Francisco-. Está más feo que su puta madre… y parece que “tira para autogol”…
-Y quedamos que lo íbamos a investigar -recordó José Luis.
-Pero entre tantas cosas, se nos olvidó -admitió Chun-Li.
-Tranquilos todos… yo tengo la información que necesitan -los calmó Rashid, y procedió a dar su informe.

-Bien, FANG era miembro y líder de un grupo delictivo conocido como “Nguuhao”, o “Cobra” en tailandés. Éste era el grupo más grande de toda Asia. Y eran conocidos por cometer la infamia de secuestrar niños para entrenarlos y usarlos como armas envenenadoras.
-¿Armas… envenenadoras? -preguntó Cammy, con un hilo de voz.
-Sí. Usan una técnica conocida como “El Veneno de la Mano”: una técnica que mata usando el veneno producido en el cuerpo de la persona que desarrolla esta técnica.
-¡Un momento! -interrumpió Ralf-. ¿Estás diciendo que el cuerpo humano es capáz de generar veneno naturalmente?
-El cuerpo humano es capaz de hacer cualquier cosa, hasta lo más inimaginable -dijo un recién aparecido Dhálsim.
-¡¡¡AAAAAAAAAAAAARRRRRRGGGGHHH!!! -gritó Francisco, espantado (Dhálsim se le apareció por la espalda). -Nnngggh… Dígame… ufff… dígame… ¿cuánto le pagan por espantarme, para que yo le pague el doble?
-¿A qué vino, Dhálsim-sensei? -preguntó Ryu.
-Vine a ver cómo seguías tú y tus amigos -contestó Dhálsim.
-Tanto Jin como yo, estamos bien. Kyo está en la enfermería de este lugar, terminando de recuperarse.
-Bien, iré a verlo -dijo, mientras se teletransportaba al lugar.

-Espero que ya no nos interrumpan más -suspiró Rashid, y continuó su explicación-. Como decía, quienes practican la técnica del “veneno de la mano” usan el veneno producido en el interior del cuerpo humano. Como son niños, pueden desarrollar inmunidad a través de la exposición controlada. Quienes no pueden resistir, mueren. Y sólo los que sobreviven, se vuelven los asesinos elegidos… y FANG es el máximo exponente de esa técnica.
-Ahora entiendo por qué esa fascinación con los venenos -recordó José Luis-. ¿Se acuerdan de esa carpeta llamada “venenos”?
-No sólo es eso -continuó Rashid-. Es el “cerebro maestro” detrás de la “Operación C. H. A. I. N. S.”…
-O sea, que fue el de la “brillante idea” ¿cierto?
-Cierto.
-Creo que habrá que anotar a “Nguuhao” como organización que colabora con Shadaloo -opinó Clark.
-Olviden eso -dijo Rashid-. Nguuhao ya no existe.
-¿Cómo…? -preguntaron todos.
Rashid mostró otras fotografías. -Es verdad que Nguuhao le fue leal a Shadaloo un tiempo, pero un día… fueron al Cuartel General de Shadaloo a mostrar su… “vasallaje”…

-Gran Lord Bison -dijo uno de los tenientes-, magnánimamente ha permitido que Nguuhao se volviera parte de Shadaloo. Estamos muy agradecidos por su generosidad. Como prueba de nuestra lealtad, venimos a darle algo de entretenimiento.
En ese momento, todos los miembros de Nguuhao se lanzaron al ataque, decididos a matar a Bison. -¡IDIOTAS! -gritó Bison. De un solo golpe, mató a todos los miembros de Nguuhao… menos a FANG.
-Hehugh… hehugh… hehugh… -jadeaba FANG-. ¡PAGARÁS POR LO QUE HICISTE! -gritó y se lanzó al ataque.
Sin embargo, el veneno de FANG no le hizo ni cosquillas a Bison. -¿Eso es lo mejor que tienes? -se burló Bison.
-¿Qué…? ¡NO ES POSIBLE! -gritó FANG, y volvió a atacar a Bison… con el mismo resultado. -¿Qué poder puede resistirse a mi veneno? -pensó-. Estoy seguro de que le clavé mis uñas el tiempo suficiente como para hacer caer a cualquier otra persona… pero no pasará mucho tiempo para que el veneno surta efecto. Solo necesito sobrevivir el tiempo suficiente para que eso pase.
-¡Únete a tus amigos traidores en la muerte! -lo amenazó Bison.
-¡NO ME INCLINARÉ ANTE TÍ! -le gritó FANG-. Sobreviviré… me quedaré en el lado de quien mata, no en el de quien es matado…

FANG volvió a atacar a Bison… pero todo siguió igual. -Pero… ¿por qué…? -preguntó FANG.
-¡ESTÚPIDO IMBÉCIL! -le espetó Bison-. Tu veneno no funciona en mí.
-No puede ser… -pensó FANG-. Le acabo de dar varios rasguños muy profundos. Y ya ha pasado suficiente tiempo. ¡Mi veneno no tiene par a la hora de matar a cualquier creatura viviente…! No… eso no importa… ¡No me matarán aquí…! ¡Sobreviviré sea como sea!

FANG se arrodilló ante Bison. -Por favor… perdóneme -suplicó-. ¡A partir de ahora, estoy eternamente a sus órdenes, Lord Bison!
-No necesito de lealtad -aseguró Bison.
-¿Qué?
-En Shadaloo, solo sobreviven aquellos que esgriman fuerza verdadera. Te enfrentaste a mi poder, pero tu fuerza es la causa por la que aún estás vivo. Si pierdes esa fuerza, tu muerte será segura. Así de simple es la supervivencia.
-Este hombre es… su poder es… -pensó FANG.
-Si quieres vivir para Shadaloo… muéstrame que puedes ser útil -ordenó Bison.

-Y de ser su oponente, se volvió su lacayo personal -observó Francisco.
-Algo por el estilo -confirmó Rashid.
Narumi se puso seria… -Nguuhau… FANG -susurró.
Francisco se dió cuenta. -Errr… ¿pasa algo? -le preguntó.
Narumi asintió con la cabeza. -Mi hermano fue a investigar esa organización criminal… y fue asesinado por ellos -explicó. Una lágrima corrió de sus mejillas.
-¡Rayos…! De verdad… lo siento -la consoló Francisco, mientras la abrazaba. -Créeme que te entiendo-. Sé lo que es perder a un familiar.
-Hablas de tu esposa, ¿verdad?
-No sólo de mi esposa. También perdí a mi padre… Bison lo mandó matar… y mi madre… murió a consecuencia de la tristeza -explicó.

Un rato después, Francisco soltó a Narumi. -Entonces FANG es el autor intelectual del secuestro de los háckers, ¿no es así? -interrogó Whip.
-Sí -contestó Rashid-. A cada hácker lo tienen encerrado en cada uno de los sub-cuarteles que tiene Shadaloo en los países antes mencionados. Se encargan de manejar y darle mantenimiento al sistema.
-¿Y cómo fue sacaste toda esa información, si no es mucha molestia? -preguntó Leona.
-Esta información me la dió una amiga… esa amiga es una de los háckers secuestrados por Shadaloo.
-¡Por Dios! -exclamó Cammy.
-No se preocupen… está bien. Ha estado comunicándose conmigo de forma frecuente.
-Vaya… por lo menos algo está saliendo bien -suspiró Guile.
-Bueno -habló José Luis-, pues vayamos por esos siete háckers…
-Momento. No son siete háckers… son ocho.
-¿Ocho? -preguntaron todos en coro.
-Ocho -reafirmó Rashid-. Uno de ellos está capturado en el Cuartel General de Shadaloo. Es quien implementó todo el diseño de FANG.
-¿Y tienes una foto de ese o esa hácker? -preguntó Nash.
-Sí, aquí está (mostró la foto de la misma niña que quiso rescatar y que falló en el intento)
-¡¡¿QUÉEEEEEEEEEEEEEEEEEEE?!! -exclamaron todos en coro.
-A ver a ver a ver, abonero… ¿Me estás diciendo que quien implementó TODO UN DISEÑO COMPUTACIONAL… ES UNA NIÑA DE SIETE AÑOS? -preguntó José Luis, sorprendido.
-¿Y por qué no? ¿Nunca has oído sobre los “niños genio”? -intervino Francisco…
-¡Claro que sí…! ¡¡PERO ESTO YA ES PASARSE DE LA RAYA!!
-Su nombre es Li-Fen -informó Rashid-. Para capturarla, mataron a sus padres y se la llevaron.
-Malditos… -susurró Heidern.

Al caer la noche, y cuando todos se fueron a dormir, Francisco tuvo un sueño muy raro. Soñó que estaba caminando por un parque y se encontraba a una mujer con un niño pequeño en brazos. -¿Eh…? ¡¿LAURA?! -exclamó y corrió hacia la mujer.
-¡PACO! ¡Mi amor! -exclamó Laura cuando vió a Francisco acercarse.
Francisco y Laura se abrazaron como nunca antes. -¡Mi amor…! ¡Te he vuelto a ver! -le dijo Francisco.
-¡Mira! ¡Este es tu hijo! -le enseño Laura al bebé-. ¡Tiene toda tu cara!
-Así que éste es “Blue Púnisher júnior” -comentó Francisco.
Laura se echó a reír… para despues recuperar la seriedad. -Noto que tienes mucha confusión en tu alma -observó.
-Sí… bueno… es que…
-Conociste a una chica idéntica a mí… excepto por el color de pelo -apuntó Laura.
-Sí… eso… -afirmó Francisco. Después se arrodilló ante Laura. -Perdóname… perdóname por no cumplir mi promesa de serte siempre fiel.
-¡Por favor, Paco! ¡No tengo nada que reclamarte! -contestó Laura.
-¿Qué…?
-Como lo oyes. Es una buena mujer y será mi… sucesora, por así llamarle.
-Pero… pero… yo te juré serte siempre fiel, y que nunca me fijaría en otra mujer…
-Un juramento que me parece RIDÍCULO.
Francisco estaba sorprendido. -¿Cómo? Pero… ¿por qué…?
-Porque te estás negando el derecho a rehacer tu vida -contestó Laura. Recuerda que el vínculo matrimonial es “hasta que la muerte nos separe”.
-Sí… y ya nos separó -dijo Francisco, con tristeza.
-Ya no te tortures por eso… no fue tu culpa -le aseguró Laura-. Tu gran problema ha sido siempre cumplir todas las reglas sin margen de error, y eso te está haciendo daño…
-Sí, pero no puedo evitarlo…
-Vamos a hacer una cosa. Si en verdad quieres honrar mi memoria, DATE OTRA OPORTUNIDAD con esa chica.
-¿Qué…? ¿Estás segura…?
-Claro… Deja que ella sea mi sucesora, por favor…
-Pero… pero…
-Date otra oportunidad… deja que ella sea mi sucesora… -iba repitiendo Laura, mientras ella y su hijo se iban alejando ytodo se hacía más nebuloso y grisáceo-. Date otra oportunidad… deja que ella sea mi sucesora…

En eso, Francisco despertó sobresaltado y jadeando. -Hehugh… hehugh… hehugh… agh…
José Luis se despertó y encendió la luz de su buró. -¿Estás bien, carnal? -le preguntó.
-Carnal… -le respondió Francisco-, hehugh… hugh… agh… no me lo vas… a creer…
-¿Qué cosa?
-Acabo… de soñar… con Laura…
-¿En serio…?
-Sí… y… me dió “permiso”… para cortejar… a Narumi…
-¡¿DE VERDAD?! ¡Eso sí que está raro! -dijo José Luis.
-Sí, lo sé -afirmó Francisco-, pero sólo fue un sueño… ¿o no?
-Solo se me ocurre una forma de averiguarlo.
-¿Cuál?
-Que empieces a salir con Narumi, a ver si no te cae un rayo… je je je -aconsejó José Luis.
-¡JAAAAAA JA JA JA JA JA JAAA…! ¡Buena puntada! -celebró Francisco-. Pero no me preocupa el rayo, sino que, de buenas a primeras, aparezca una rosa blanca y llegue un “airecito” al lugar.

Anuncios

Un comentario sobre “Una sombra cae… el fanfic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s