Fanfics

Una sombra cae… el fanfic.

Capítulo 62: Duelo de (ni tan) princesas.

La pelea entre Karin y Enero dió inicio. A pesar de su apariencia frágil, Karin Kánzuki era una excelente peleadora, experta en el estilo Kánzuki de pelea (parecido a Jin Kazama y el estilo Mishima de karate… aunque él reniega de ese estilo). Enero tenía las mismas técnicas de Cammy. Karin y Enero se batieron en un duelo de golpes y patadas bloqueadas entre ellas. Enero no se dejó y atacó con un backfist, bloqueado por Karin, quien contraatacó tomando a su rival del brazo, la jaló hacia sí y le golpeó las costillas. Karin aprovechó para acomodar una combinación de patada media con patada alta, tomó a Enero de la cabeza, se colocó en “posición de bandera” y aterrizó dándole un rodillazo a Enero… pero eso no fue suficiente para dentener a Enero y ahora ella tomó la batuta al atacar a Karin con un rodillazo al abdomen, un golpe de hacha y una variante de “súplex vertical”.

Mientras tanto, todos los demás seguían conteniendo a los ninjas, que ya estaban hechos una furia. -¡¡MALDITA SEA!! -gritó Nash-. ¡¿CUÁNDO SE VAN A DETENER?!
-¡NO SE PREOCUPEN! -exclamó una voz-. ¡Ahora les ayudo!
Ryu volteó hacia donde salía la voz y sonrió. -¡KYO! ¡QUÉ BIEN QUE TE NOS UNES!
-¡SON MÍOS! -gritó Kyo, mientras golpeaba y pateaba ninjas por todos lados. Lanzó una flama al piso que fue corriendo e impactó a un ninja, deshabilitándolo. Después, de una u otra forma, envolvió sus puños en llamas y lanzó un derechazo a otro ninja, derrotándolo.

-¡ALTO AHÍ! -gritó un ninja. Guile, Ken y compañía voltearon a ver y se les heló la sangre: cuatro ninjas habían entrado a la casa, y sacaron a Eliza, a Julia, a Amy y a Mel. Los tenían agarradas y con un “tanto” (espada corta) en el cuello. -Si dan un paso más… ¡LES CORTAMOS LA YUGULAR! -amenazó el ninja.
-¡¡DEMONIOS!! -gritó Guile.
-¡¡¡DÉJENLOS EN PAZ, COBARDES!!! -exigió Ken-. ¡¡¡ELLOS NO TIENEN LA CULPA!!! ¡¡¡VENGAN Y PELÉEN!!!
-¡¿METIÉNDOSE CON MUJERES Y NIÑOS INDEFENSOS…?! ¡¡¡CUARTETA DE OJETES Y DE CULEROS!!! -gritó Blue Púnisher.
¡¡¡PÓNGANSE CON GENTE DE SU CAPACIDAD!!! ¡¡¡¡NO SEAN PUTOS, HIJOS DE SU PINCHE MADRE!!!! -exigió El Rockero.
-¡¡SILENCIO!! -ordenó otro ninja-. Una palabra más… ¡Y SE MUEREN! -amenazó.
-Sólo inténtenlo… ¡Y ME LAS PAGARÁN! -contestó Guile.
-¡¡KEN… POR FAVOR…!! -suplicó Eliza.
-¡¡GUILE…!! -pidió Julia.
-¡¡¡PAPÁAAAAAAAAA…!! -gritaron Amy y Mel.

En ese momento, el ninja que tenía a Mel cayó noqueado por un puñetazo que le dió Nash, (se había teletransportado, aprovechando la distracción) y soltó a su presa. Nash siguió y pateó al que sostenía a Amy, le dió un “backfist” a quien tenía a Julia y le dió un rodillazó al que tenía a Eliza. -¡VAMOS! ¡VÁYANSE DE AQUÍ Y OCÚLTENSE! -les dijo Nash. Eliza y Julia tomaron a sus hijos en brazos y se escondieron lo mejor que pudieron. -Si hay algo que me molesta -habló Nash, con un tono de voz que denotaba una furia ascendente, acomodándose los lentes y tronando los nudillos-, es LA GENTE COBARDE Y TRAICIONERA QUE SE APROVECHA DE LOS MÁS DÉBILES… ¡¡LOS HARÉ SUFRIR POR ESTO!! -gritó, al tiempo que hacía cera y pabilo a los ninjas.

Karin y Enero aún seguían con su “toma y daca” sin dar ni pedir cuartel. Karin atacó con una patada doble y remató con una patada voladora sobre Enero. -¡YA TUVE SUFICIENTE! -exclamó y sacó su megáfono en forma de margarita.
-¡¡¡UOOOOOOOOOH JO JO JO JO JOOO…!!! -se burló Karin-. ¿Y qué piensas hacer con eso, niñita tonta?
-Pienso hacer esto -contestó y se llevó el megáfono a la boca. -¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHH!! -gritó, y del megáfono salió una onda sónica increíblemente fuerte que golpeó a Karin y la mandó directo al cuarto de armadoras. -¡¡¡UOOOOOOOOOH JO JO JO JO JOOO…!!! -ahora se burló Enero-. ¿Qué era lo que decías, niñita tonta?

Karin se levantó lentamente, evidentemente aturdida por el ataque. -¡AAAAAAAYYYY…! ¡Eso dolió! -se lamentó-. Aún le zumbaban los oídos por el ruido. Enero aprovechó para atacarla a golpes, patadas, y terminar con una “Frankensteiner”. Brincó y quiso conectar un “Cannon Strike”, pero Karin logró reaccionar y se quitó. -Muy bien, plebeya… ¡YA ME HICISTE ENOJAR! -exclamó-. Movió sus manos hacia abajo y estas quedaron envueltas en flamas. -He desbloqueado el verdadero potencial del estilo Kánzuki -informó-. ¡Prepárate para la derrota!.

Karin le dió varios palm strikes, puñetazos y patadas a Enero, que ya no sabía de dónde le caía tanto ataque. -¡¡¡KÁNZUKI-RYU HADOROKUSHIKI HASHA NO KATA!!! -gritó, mientras le daba a Enero dos palm strikes en el plexo solar, seguidos de un rodillazo con salto. -¡¡¡MIREN…!!! -exclamó al tomarla del brazo y hacerla girar a gran velocidad sobre su eje horizontal como si fuera una hélice de helicóptero. -¡¡¡EL ATAQUE FINAL!!! -gritó mientras golpeaba con un potente palm strike a Enero que la estampó de espaldas contra una pared. -¡¡¡UOOOOOOOOOH JO JO JO JO JOOO…!!!

Enero se levantó, maltrecha. Estaba verdaderamente molesta. -¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARRRRRRGGHH!! -gritó, hecha una furia. -¡¡ESTO NO SE VA A QUEDAR ASÍ!!
Dicho esto, apretó su insignia de Shadaloo y quedó envuelta por un halo negro y violáceo. También los ninjas se levantaron y apretaron una insignia en sus cinturones, quedando con ese halo. -¡Fabuloso! -exclamó El Rockero con tono irónico-. ¡Poder psíquico a la vista!
-Bien -comentó Blue Púnisher-. Hora de la segunda caída…

Y cuando la cosa se ponía más negra…

¡¡BROOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOM!!

Una motocicleta verde con doble rueda trasera brincó la barda y arroyó a cuanto ninja se encontraba en el camino. Cammy reconoció a quien piloteaba la motocicleta y a su acompañante. -¡¡JURI!! ¡¡URIEN!! -gritó.
-¡LO QUE NOS FALTABA! -lamentó Guile-. ¡MÁS PROBLEMAS!
-¡TRANQUILOS! -gritó Urien-. ¡¡ESTAMOS DE SU LADO!!

Urien brincó de la moto y golpeó a los ninjas -¡¡METALLIC SPHERE!!
Juri se “derrapó” para detenerse y entró en acción activando su “Máquina de Feng-Shui” y acabó con los ninjas restantes.
-¡¡MALDICIÓN!! -gritó Dónovan-. ¡¡URIEN!! ¡¡¿QUÉ DEMONIOS HACES AQUÍ?!!
-¡ESO ES ALGO QUE NO TE IMPORTA, DÓNOVAN! -le respondió Urien-. ¡SERÁ MEJOR QUE TE LARGUES DE AQUÍ SI NO QUIERES QUE TE MATE!
-¡¡GRRRRRRRRRRRRRRRR…!! ¡¡¡RETIRADA!!! -ordenó Dónovan.
-Pero… pero… -quiso contestar Enero.
-¡No hay pero que valga! ¡Ya tendremos tiempo para replantear la estrategia! ¡¡AHORA, VÁMONOS!!

Los ninjas sacaron unas bombas de humo y las lanzaron contra el piso, haciéndolas explotar. -¡COF-COF-COF…! ¡¡ACKG!! -tosieron todos.
Cuando el humo se disipó, ya no estaban ni Enero, ni Dónovan ni los ninjas. -Ganamos esta batalla -dijo Chun-Li.
-Pero todavía falta para ganar la guerra -completó Kasumi.

Eliza y Julia salieron corriendo de la casa con sus hijos en brazos. -¡¡KEN!! -gritó Eliza.
-¡¡GUILE!! -gritó Julia.
Ken y Guile corrieron y abrazaron a sus respectivas esposas e hijos. -¡Eliza…! ¡Mel…! ¿Están bien? -preguntó Ken.
-¡Julia! ¡Ami! ¿No les pasó nada malo? -preguntó Guile.
-No se preocupen, estamos bien -contestó Eliza.
-Algo asustados, pero estamos bien -agregó Julia.
-Malditos ninjas… -susurró Ken-. No sé que les hubiera hecho si los hubieran lastimado a tí y a nuestro hijo.
-De verdad… lo lamento -se disculpó Guile-. Fue mi descuido lo que las puso en gran peligro.
-Tranquilo, papá. Estamos bien -le dijo Amy, con un tono tranquilizador.
-Así es -agregó Julia-. No te eches encima más responsabilidades de las que ya tienes.

Ángel contemplaba extasiada la motocicleta de Juri -¡QUÉ BONITA MOTOCICLETA! -exclamó extasiada-. ¿Puedo probarla?
-¡Ja ja ja ja ja ja ja…! ¡Claro que sí! -contestó Juri-. Cuando quieras… cariño -dijo con tono sugerente mientras le daba una sonora nalgada a Ángel.
Ángel abrió los ojos y puso cara de sorpresa. -Eeeeerrr… esteeee…. ¡no, gracias…! ¡MEJOR NO! -exclamó, apenada-. Además, yo no le hago a “eso” -pensó, poniendo cara de molestia.
-¿Es idea mía, o la chica de morado se le “insinuó” a mi novia? -preguntó José Luis.
-No es idea tuya -contestó Francisco-. Y se me hace que la de la motocicleta… “tira para auto-gol”…

¡WHAM!

Cammy acababa de golpear en el rostro a Juri -¡OYE! ¿QUÉ TE PASA? -reclamó Juri.
-¿Que qué me pasa…? ¡¿CREES QUE YA SE ME OLVIDÓ LO QUE LE HICISTE A MIS HERMANAS, JURI-HAN?! -le gritó Cammy.
¡Ah, claaaarooo…! ¡Era eso…! -admitió Juri, mientras se levantaba-. ¡Vamos! ¡Eso ya fue hace mucho tiempo! ¡YA PASÓ!
-¡Para mí no ha pasado, infeliz! -contestó Cammy, mientras se ponía en guardia-. ¡Ahora me las vas a pagar! ¡¡HYAAAAA…!!
Y eso hubiera terminado en otra pelea, de no ser porque Nash vió todo, se teletransportó y alcanzó a agarrar a Cammy por la cintura.
-¡¡SUÉLTAME, CHARLIE…!! -exigió Cammy, mientras manoteaba y pataleaba para liberarse-. ¡¡¡DÉJAME ACABAR DE UNA VEZ CON ESA MISERABLE!!!
-¡Tranquila, por favor! -pidió Nash. Volteó a Cammy y la abrazó. -No es momento para peleas personales. Primero acabemos con esta misión, y ya después saldarás cuentas.
Juri rió como loca. -¡Vaya vaya! ¡Así que ya tienes novio, Cammy! -exclamó, con tono de sorna-. ¡Qué lindos se ven juntitos los dos!
-Por favor, tú, como te llames, ¡YA BASTA! -exigió Nash-. ¡Si de verdad quieres colaborar con nosotros, DÉJALA EN PAZ!
Juri se alejó de ahí, riéndose.

Urien se aproximó a Cammy y a Nash, que seguían abrazados. -Para ser un muñeco de barro, has mejorado mucho -le dijo a Nash.
Nash lo miró por arriba del hombro -No sé a qué viniste, pero cuando termine esta misión, arreglaré cuentas contigo -le contestó-. Ni creas que ya se me olvidó que me mandaste al hospital allá en Londres.
-¡Oh, vamos! ¡Sólo era una prueba! -se justificó Urien.
-Sí, claro, una prueba -intervino Francisco.
-Esa, ni tu mamá te la cree -completó José Luis.
-Y ahora que me doy cuenta, ¿qué carajos estás haciendo aquí? -preguntó Francisco.
-Si ya no tienes nada que hacer aquí, ¡¡LLÉGALE!! -exigió José Luis.
-Calma, calma… vine a ayudarlos, ya les dije.
-Pues ya terminaste, así que, ¡TE ME VAS DERECHITO Y SIN ESCALAS A CHINGAR A TU MADRE…! ¡¡ÓRALE!! -exclamó José Luis, tronando los dedos.

-Él dice la verdad -dijo una voz femenina.
Cammy, Nash y los Castillo voltearon y se encontraron a Helen. -¡Mira quién lo dice! -respondió Francisco-. ¡LA MENTIROSA MAYOR!
-¡NO! ¡Es verdad! -se defendió-. Tanto Juri como Rashid trabajan para mí y para mi señor en contra de Bison.
-¡¿QUÉ…?! ¿También Aladino está con ustedes? -preguntó Francisco.
-¡Con razón no me agradaba nada el abonero ese! -exclamó José Luis-. ¡Pero cuando lo agarre…!

Ya en la tarde, el grupo se reunió en la sala de trabajo. Guile estaba francamente molesto. -¡Muy bien! ¡Me encantaría saber cómo demonios fue que Shadaloo nos encontró aquí! -exclamó.
-¿Y no será porque ALGUIEN les estuvo pasando información? -preguntó José Luis, poniendo especial énfasis en la palabra “alguien” y mirando de reojo a Rashid.
-¿Eh? ¿De qué están hablando? -preguntó Rashid, sintiéndose aludido.
Francisco y José Luis se acercaron a él, tronando los dedos. -¡No te hagas güey, pinche abonero de mierda! -exclamó José Luis.
-¡Ahorita mismo nos vas a dar una explicación convincente a todos los que estamos reunidos aquí! -exigió Francisco.
-¡D-D-D-DE VERDAD…! ¡POR ALÁ QUE NO SÉ DE QUÉ ESTÁN HABLANDO! -se defendió Rashid.
Intentó correr, pero los Castillo lo tomaron de los brazos y lo estrellaron de espalda contra la pared. -¡DE AQUÍ NO TE MUEVES, ALADINO! -le dijo Francisco.
-¡No se metan con el joven amo! -intervino Azam.
-¡¡TÚ TE CALLAS, GENIO DE LA LÁMPARA!! -lo calló Francisco. Después le habló a su hermano. -Carnal… ¡PÁSALE LA BÁSCULA!
-Como digas -contestó José Luis. Dicho lo cual, registró a Rashid en cada rincón de su ropa… y encontró algo. -¡A VER A VER A VER…! ¿Qué es esta madre?

Le quitó a Rashid una cosa negra de forma rectangular. José Luis examinó esa cosa. -¡¡NO MAMEN!! ¡¡¡ESTA CHINGADERA ES UN RASTREADOR!!! -exclamó, mientras tiraba al piso el rastreador y lo destruía pisándolo.
-Bien, Aladino… empezamos a oír tu explicación -dijo Francisco-. Y espero que tengas una muy buena, por que si no… (blandió un puño bajo su barbilla).
-De verdad, ¡NO SÉ DÓNDE SE ME HABRÁ PEGADO ESE RASTREADOR!
-¡¡AY POR FAVOR!! ¡¡¿NOS CREES IDIOTAS, O QUÉ?!! -le gritó Francisco, y casi golpea a Rashid en la cara de no ser porque…

-¡Amo! ¡Debieron haberle colocado ese rastreador cuando fue al Cuartel General de Shadaloo! -exclamó Azam.
-¿En el Cuartel General de Shadaloo? ¿Y qué estaban haciendo ahí? -interrogó Guile.
-Fuimos a intentar rescatar a mi amiga y a la niña que ya les mencioné -contestó Rashid.
-¿Y cómo lo puedes comprobar? -preguntó Nash.
Rashid se quitó su visor de la cabeza. -Este visor me sirve para grabar audio y video de todas mis actividades -señaló-. Sólo necesito una computadora o un monitor para conectarlo.
-Está bien -asintió Guile-. Detective, suelte a Rashid y denle una computadora o algo para que conecte su dispositivo.
Francisco soltó a Rashid, quien se acomodó el cuello de forma dramática. -Ah, antes que se me olvide, después de eso, le regresas a Vegeta su rastreador -comentó.

Rato después, Rashid había conectado su visor a una computadora. Buscó el último archivo de video que grabó y lo abrió. Era una “película” donde mostraba el cuartel de Shadaloo, así como su pelea contra Balrog.
-Ese es Balrog -confirmó Chun-Li.
-Pues sí que te dió una buena madriza, Aladino -comentó Francisco.
-Con esto pruebo mi inocencia, ¿no es así? -inquirió Rashid.
-Efectívamente -afirmó Guile. Después se dirigió a Urien, Helen y Juri. -Ustedes tres. Será mejor que acaten las reglas y que no nos den problemas si van a colaborar, ¿entendido?
-No se preocupe, señor -contestó Helen-. No tenemos pensado dar ningún problema.
Juri rió sarcásticamente -¡Yo no me comprometo a nada!
-¿Ah, no? -intervino Chun-Li-. Te recuerdo, Juri-Han, que tienes una orden de arresto internacional por asesinato y terrorismo. ¿Quieres que ejecute esa orden? -le preguntó. A Juri se le acabó la risa y agachó la cabeza. -Eso pensé -remató Chun-Li.

Un poco más tarde, cuando ya caía el sol, los Castillo buscaron a Cammy, y la encontraron acompañada de Nash y de Leona. -Oye, disculpa -empezó Francisco.
-¿Sí? -contestó Cammy.
-Es que… ¡Híjole…! -continuó José Luis-. Nos da un poco de pena preguntar esto pero…
-Tú le dijiste algo a la loca esa de pelo rosa que nos llamó la atención -se aventuró Francisco.
-Le llamaste “hermana” -concretó José Luis.
-Y nos habías dicho una vez que nunca habías tenido una familia, ¿o no? -terminó Francisco.
-¡Es verdad! -exclamó Leona-. Yo también tenía esa idea
-Ah, era eso -contestó Cammy-. Miren, chicos… ella y otras once chicas son mis hermanas… pero no “hermanas” en el sentido “biológico”, sino en el sentido “genético”.
Leona y los Castillo pusieron cara de sorpresa -¿Eh…? ¿Por qué no nos explicas con más detalle eso? -pidió Leona.
-Con manzanitas, si es posible -agregó Francisco, comentario que hizo reír a todos los reunidos ahí.

Cammy les contó a Leona y a los Castillo todo lo relacionado con el “Proyecto Dolls” y que ella fue el “prototipo” de ese proyecto. Los otros tres no podían salir de su asombro. -Eso es… increíble -dijo José Luis.
-Nunca creí que Bison pudiera llegar a tanto -comentó Leona-. Miren que secuestrar a niñas inocentes, injertarles su propio ADN para hacer de ellas “cuerpos de reemplazo”…
-Compadre -le habló Francisco a Nash-, ¿ya sabías su historia?
Nash asintió. -Me la contó cuando fueron ustedes junto con Chun-Li y Guile a interrogar a Gordoa, ¿recuerdan?
-¡CLARO! -exclamaron los Castillo a coro.
-Lo que no entiendo, ¿qué tiene que ver esa chica vestida como motociclista con ellas? -preguntó Nash.

Cammy se aclaró la garganta antes de empezar. -Esa chica se llama Juri-Han. Ella trabajaba antes para otra organización criminal llamada S. I. N.
-S. I. N. -repitió Francisco-. Me suena conocido ese nombre…
-A mí también -dijo Leona. Chasqueó los dedos -¡Ya recuerdo! Esa era la organización encargada de fabricar armas para Shadaloo, y estaba al mando de un tal Seth.
-Exactamente -confirmó Cammy.
-Y ahora que recuerdo… hace un tiempo yo rescaté de ahí a una persona -comentó Nash-. La tenían encerrada en una cápsula… pero ya no supe más de él.
-Bien. Un día, Juri secuestró a mis hermanas con intención de matarlas -continuó Cammy.
-¿Y eso…? -preguntó José Luis.
-Juri guarda un gran rencor contra Bison, porque él mató a su familia -contestó Juri.
-Otra canallada más de Bison -comentó Leona-. Comienzo a entender: secuestró a tus “hermanas” para vengarse de Bison.
-Así es -confirmó Cammy.
-¿Por qué no arregló cuentas con el propio Bison? -preguntó Nash.
-Tal vez porque quería hacerle un daño colateral, tal y como a ella se lo hizo -contestó Cammy.
-Pues me va a perdonar bastante, pero eso es de cobardes -intervino Francisco-. A todos nos hizo Bison la vida miserable, pero no estamos buscando con quién desquitarnos.
-Tú lo has dicho, Púnisher -dijo Nash-. En mi caso, quiero vengarme… ¡Pero con él, no con otras personas! ¡No soy ningún cobarde!
-Cammy… de verdad… lamento lo de tus hermanas -se solidarizó Leona-. Y lo mejor será tener vigilada a la tal Juri. Quién sabe qué planes se traiga entre manos.
-De acuerdo. Y más vale que se comporte -completó Nash.

Dicho lo cual, Leona, Cammy, Nash y los Castillo tomaron rumbo al gran comedor para cenar.

Anuncios

Un comentario sobre “Una sombra cae… el fanfic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s