Fanfics

Una sombra cae… el fánfic.

Capítulo 77: Las Dolls

Mientras los hombres (y Chizuru) entraban al cuartel, las Dolls brincaban del techo para enfrentar a las chicas. -¡Un placer volver a enfrentarte! -le dijo Enero a Karin.
-Y será un placer volver a derrotarte -contestó Karin.
-No… será un placer… ¡MATARTE! -gritó Enero y empezaron a pelear.

Leona enfrentó a otra doll, de cabello algo corto de color castaño, con el uniforme de las Dolls y armada hasta los dientes con un par de ametralladoras, pistolas y granadas. -¡Soy Février, y terminaré contigo!
Dicho esto, le disparó una ráfaga de metralla a Leona, que la tiró… pero no la perforó. Leona analizó la situación. -Ya veo -dijo, en medio de dolor-. ¡Usas balas de goma!
-Exacto -confirmó Février-. Las balas de goma te podrían generar sólo un moretón, pero sabiéndolas usar, pueden causar hemorragias internas… Y MATARTE -explicó, para después volver a rafaguear a Leona.
Leona esquivó estos ataques y trató de golpear a Février, sin éxito, pues Février la rechazó con un golpe de una de sus ametralladoras.

Hyacinth no tenía problemas en enfrentar a una doll de cabello color plúmbago con el uniforme de Doll, además de portar un chaleco blanco y un par de lentes que le daban un aspecto de científica. -¿Qué te pasa? ¡Creí que eras algo más capaz! -reclamó Hyacinth
-Te arrepentirás de haber ofendido así a März -contestó la Doll.
März sacó de una de sus bolsas una pequeña laptop. Al ver eso, Hyacinth no pudo evitar soltar una carcajada. -¡¡¡JAAAAA JA JA JA JA JA JA…! ¿Piensas pelear con una laptop? -le preguntó. März no dijo nada y le lanzó una descarga eléctrica a Hyacinth desde la computadora. -¡¡AAAAAAAAAAAAAGH!!

-¡Ven acá, niña! ¡Es hora de que Aprile te cure! -le decía a Mika una Doll de cabello rojizo y vestida con un uniforme de enfermera de color “azul Doll” y medias blancas. Llevaba un parche blanco en el ojo izquierdo con un corazón en el centro y blandía una jeringa con la que quería inyectar a Mika.
-¿Eh…? ¡¡NOOOO, GRACIAS!! -contestó Mika-. ¡¡A MÍ YA ME PUSIERON TODAS LAS VACUNAS!! (además de que odio las inyecciones).
-Esta es una vacuna muy especial -replicó Aprile. De la jeriga cayó una gota al piso, la cual perforó al piso como si fuera ácido. De hecho… era ácido nítrico. Mika miró espantada esa reacción y se puso en guardia. -Bien… si le quiero ganar, tengo que quitarle esa aguja.

Kasumi y Ayane se enfrentaban a una Doll de cabello negro y vestida como kunoichi, con el traje color “azul Doll”. Blandía con gran maestría una katana. -¡Satsuki, por favor, reacciona! -pedía Ayane.
-¡Jamás! ¡Acabaré con ustedes, par de sinvergüenzas! -contestó Satsuki.
-Ni hablar… no nos dejas otro remedio -dijo Kasumi, desenvainando su katana. También Ayane desenvainó su katana y empezó el duelo de katanas de Kasumi y Ayane contra Satsuki.

-¡Hola, Cammy…! ¿Me recuerdas? -preguntó una Doll de cabello largo y castaño, peinado con un enorme chongo en la parte de atrás y que llevaba en uniforme tradicional de Doll.
-Juli… por favor… no hagas esto más difícil -pidió Cammy.
-No… ¡¡HARÉ QUE PAGUES POR HABERTE LLEVADO A JUNI!! ¡¡¡HYAAAAAAAAAAAAAAA!!! -gritó Juli y atacó a Cammy.
Cammy esquivó el ataque con una rueda de carro. -¡Demonios…! Juli, no me dejas otra alternativa. ¡PELEARÉ CONTIGO! ¡¡SPIRAL ARROW!!

Whip blandía su látigo ante una Doll de tipo africano de cabello negro y crespo y piel morena, vestida con un leotardo parecido al de Cammy, pero de color “azul Doll”, un collar hecho con dientes de tigre, un morral y una banda de colores naranja y azul cielo en la pierna izquierda. En la manos traía una lanza africana. -¡Qué bonito juguetito tienes! -comentó Whip.
-A Santamu no le gustó ese chiste -contestó la Doll-. ¡Voy a derrotarte!
-¡Eso lo veremos! -exclamó Whip.
Restrelló su látigo e intentó golpear a Santamu, pero ella interpuso su lanza, haciendo que el látigo se enredara en la lanza. -¡KIKI! ¡ATACA! -ordenó Santamu
Un titi león dorado salió de su escondite y le brincó a Whip en la cara. -¡AAAAAAAAARRRRRGH! ¡¡QUÍTENME A ESTA COSA!! -gritó.

-¿Y a tí, de dónde te sacaron…? ¡¿DEL CARTOON NÉTWORK?! -le preguntó Ángel a una Doll de cabello corto arreglado en puntas y de color negro, con una máscara de madera blanca pintada con detalles rojos y amarillos. Traía puesto un tradicional vestido chino color azul marino con el filo de un azúl más claro, sujeto con una cinta amarilla, mallas color azul marino y botas negras.
-¡A mí no me sacaron de ningún lado! ¡Mi nombre es Xiayu, y te mataré! -contestó la Doll. Dicho esto, sacó unos nunchakus que empezó a manejar con gran maestría. Ángel movía los ojos de un lado a otro sin saber que hacer.
Xiayu saltó y atrapó a Ángel con los nunchakus en su cuello y la empezó a ahorcar. -¡¡AAAACK!! ¡¡MALDICIÓN…!! -musitó Ángel. Xiayu le dió la vuelta y la azotó contra el piso con ayuda de los nunchakus. -Si quiero derrotarla, primero tengo que desarmarla -pensó Ángel, y se lanzó al ataque.

Ibuki saltó y lanzó unos kunai a una Doll vestida de forma similar a Xiayu, aunque el vestido era más corto y sin mangas, y traía el cabello largo y arreglado en un par de trenzas. La Doll hizo girar un bo que llevaba y desvió todos los kunai de Ibuki. -¡No puede ser! -gritó Ibuki.
-Oh, sí… sí puede ser. Tendrás que usar algo más que eso si quieres derrotar a Jianyu -contestó la Doll, y se lanzó al ataque blandiendo el bo.

Laura, a pesar de su gran fortaleza física, no podía hacerle nada a una enorme Doll de piel morena y cabello negro arreglado con una trenza. Llevaba el uniforme tradicional de Doll, junto con una pañoleta amarilla alrededor del cuello y una banda roja con líneas inclinadas blancas. -Nunca creí decir esto pero… ¡NECESITO AYUDA! -exclamó Laura.
-¡¡AQUÍ VIENE LA AYUDA!! -gritó Chun-Li, mientras le daba una patada voladora a la Doll. -Tranquila, Noembelu -le dijo a la Doll-. No queremos hacerte daño.
-Lástima, ¡PORQUE YO SÍ! -exclamó Noembelu y se lanzó al ataque.

Mientras tanto, la parte masculina del grupo entró al Cuartel. Rashid los guiaba usando un mapa del lugar desplegado en su celular. -¡Por allá! -indicó a la derecha. Corrieron hasta llegar a una desviación. Rashid volvió a revisar el mapa. -Derecho está la computadora central. Es ahí donde corre el “Programa Descenso” y está el interruptor maestro.
-Muy bien -dijo Guile-. ¡Rashid! ¡Tú y Chizuru irán a ese lugar! ¡Zangief! ¡Es mejor que los acompañes!
-Tú también acompañalos, hermano -completó Blue Púnisher-. Es probable que requieran la ayuda de un Ingeniero en Sistemas competente.
-Entendido -contestaron Rashid, Azam, Chizuru, Zangief y El Rockero; y siguieron derecho.
-¿Y los demás? -preguntó Ralf.
-Los demás tomaremos la ruta de la izquierda. Probablemente ahí se encuentre “la sala del trono” de Bison -explicó Guile.
-Ansío encontrarme con Bison y romperle unos huesos -comentó Nash.

-¡¡¡AAAAAAAAAAAAUUUUUUUUUUGGGHHH!!!
Cammy y Leona fueron lanzadas por sus rivales hacia una pared, impactando de espaldas y cayendo como muñecas rotas. Encima, les cayó Laura. Ángel también cayó al lado de ellas y Chun-Li aterrizó encima de las tres. -Son demasiado poderosas -lamentó Leona.
-Debe ser la influencia de las lunas negras -planteó Chun-Li, mientras Whip, Kasumi y Ayane caían a su lado.
-Yo no sé, pero nos están dando una soberana patiza -comentó Ángel.
-¡No me digas! -exclamó Whip, sarcástica, mientras Hyacinth, Ibuki, Mika y Karin caían del otro lado.
-¡El espíritu del músculo me abandonó…! -sollozó Karin.
-¡No es momento de llorar, sino de pelear! -reclamó Karin
-¡Pero apenas y podemos con ellas! -contestó Ibuki, señalando a las Dolls, que se acercaban amenazadoramente.
-¡SACRÉ BLEU! ¡Ni siquiera Yoko-sensei era tan dura! -exclamó Hyacinth
-¿Y qué podemos hacer…? -preguntó Ayane.
-No tenemos otra opción más que seguir peleando -contestó Kasumi.
-Esperen -intervino Cammy. -Chun-Li, dices que es la influencia de las lunas negras, ¿no es así?
-Sí, pero solo es una hipótesis -explicó Chun-Li.
-Entonces, si es cierto, sólo tenemos que esperar a que Rashid desactive las lunas negras, ¿o me equivoco?
-No creo que estés mal, Cammy -contestó Hyacinth.
-Pues entonces, ¡A PELEAR…! -exclamó Laura-, e intentar no morir en el intento.
Las chicas se levantaron y reanudaron la pelea.

La parte del grupo que no fue a la computadora central, llegó a una bodega. -Así que aquí es a donde Bison guarda sus juguetitos -comentó Blue Púnisher.
-No hay tiempo para admirar el paisaje, Detective -señaló Guile.
-Debemos llegar hasta donde está Bison y derrotarlo para siempre -agregó Nash.
-Pero… ¿estaremos en la dirección correcta? -preguntó Clark, lleno de dudas.

Se oyó un ruido como de personas corriendo, y aparecieron soldados de Shadaloo armados hasta los dientes. -Creo que eso contesta tu pregunta, Clark -observó Ralf.
-¡QUIETOS AHÍ, O DISPARAMOS! -gritó el soldado comandante.
-¿Es buen momento para otra… “Operación Zarigüeya”, Púnisher? -preguntó Nash, en voz baja.
-No -contestó Blue Púnisher, igual en voz baja-. La “Operación Zarigüeya” sólo sirve si tenemos el “factor sorpresa” de nuestra parte y con una buena planeación… y en este momento, ni tenemos “factor sorpresa” ni buena planeación.
-¿Entonces?
-Sólo hay una forma de resolver este problema -intervino Guile-. ¡¡ENFRENTARLO DIRECTAMENTE!! ¡¡SONIC BOOM!!

El ataque qi de Guile derribó a un soldado y los demás se unieron. -¡¡SONIC!!
-¡¡HADOKEN!!
-¡¡CROSS CUTTER!!
-¡¡PUÑO DE HIERRO!!
-¡¡HADOKEN!!
-¡¡YOGA FIRE!!

Kyo e Iori lanzaron sus flamas al suelo y así derribaron a varios soldados. Jin voló y disparó su rayo ocular a varios soldados. Hayate y Hayabusa lanzaron “shuriken” contra los soldados y les destruyeron sus armas, para despues darles unas patadas voladoras. -¡¡SONIC FISTS!! gritó Gúnlock y tiró varios golpes a los soldados. Ralf se le unió con su “golpe de metralleta”, y Birdie giró su cadena y la lanzó hacia unos soldados, amarrándolos y azotándolos contra el piso. En eso, sacó un plátano, lo peló, se lo comió y aventó la cáscara en el camino de unos soldados, siendo el primero el que pisara la cáscara y resbalándose, llevándose de corbata a sus compañeros.

Entre tanto, Rashid, Azam, Zangief, Chizuru y El Rockero llegaron a la computadora central. -Bien, es hora de que los háckers hagan su trabajo -le dijo El Rockero tanto a Rashid como a Chizuru.
-De acuerdo -asintió Rashid.
Chizuru y Rashid se acercaron a la computadora, pero antes de que pudieran siquiera tocarla…

-¡No dejaré que se acerquen a esa computadora, insectos! -exclamó FANG, quien cayó justo enfrente de Chizuru y de Rashid, quienes retrocedieron.
-¡Demonios! -exclamó Rashid.
-¡HORA DE MORIR! ¡¡¡ÑIE JE JE JE JE JEEE!!! -exclamó FANG. Extendió los brazos y de ahí salieron dos enormes gotas de un líquido naranja, que lograron esquivar por poco.
Esas gotas cayeron al suelo de metal, derritiéndolo y dejándole un hoyo del diámetro de la gota. El Rockero se acercó a examinar. -¡¡SU PUTA MADRE…!! -exclamó, con un hilo de voz y viendo, entre sorprendido y espantado, a FANG.
-¡Y ESO NO ES TODO! -exclamó FANG-. -¡¡¡HORA DE CONVERTIRSE EN PÁJARO…!!! ¡¡¡ÑIEEE JE JE JE JE JE…!!! -gritó, mientras saltaba y movía los brazos arriba y abajo, logrando volar con ayuda de las amplísimas mangas que llevaba, y dejando caer gruesas gotas de veneno a su paso. Rashid y compañia esquivaban por muy poco las gotas, que causaban estragos en el piso.
-¡CUIDADO! ¡AHÍ VIENE DE NUEVO! -gritó Zangief, haciendo que los demás se protegieran debajo de una mesa, mientras FANG planeaba casi al nivel del suelo.

Y allá afuera, las chicas no estaban teniendo precísamente un convivio con las Dolls. -¡¡KIKKOKEN!!
-¡¡WUOOOOOOOOH!!
-¡¡MOONLIGHT SLASHER!!
Los ataques de qi hacían mella en las Dolls, pero no lo suficiente como para derrotarlas. -¡Rashid! ¡Por favor! ¡No te tardes! -pensó Chun-Li-. ¡Quién sabe cuánto tiempo más podamos aguantar…!

Guile y compañía se deshicieron de los soldados, cuando se oyeron aplausos acompasados: “¡CLAP…! ¡CLAP…! ¡CLAP…! ¡CLAP…! ¡CLAP…!”
Miraron la salida y vieron cómo Vega se acercaba aplaudiendo. -Excelente demostracion, caballeros… ¡Excelente! -aplaudió-. ¡Lástima que no servirá de mucho!
-¡Deja de estar hablando de más, payaso! -reclamó Ken.
-Así que, o te quitas por la buena… ¡O te quitamos por la mala! -amenazó Blue Púnisher.
-¡HUY, QUÉ SUSTO! -se burló Vega. -En realidad, vengo a presentarles a nuestro nuevo aliado… y creo que tú, Jin Kazama, ya lo conoces.
-¿De qué estás hablando, infeliz? -preguntó Jin.
-Oooooh… ahora los verás.

Se oyo como si alguien se acercara. Por la entrada, apareció un hombre idéntico a Jin, aunque más viejo, más pálido y con una enorme cicatríz en el pecho. Jin no lo podía creer. -¿Papá…? -preguntó.
-Caballeros -habló Vega-, les presento a nuestro nuevo miembro, Kazuya Míshima… el padre de Jin Kazama…
-¡¿QUÉ LE HICIERON A MI PADRE?! -gritó Jin.
-¡Oooohhh…! ¡El niño se enojó! -se volvió a burlar Vega-. ¿Qué no se supone que odias a tu padre, Jin?
-Sí, pero no por eso deja de ser MI padre, ni deja de enojarme lo que le hayan hecho -contestó Jin.
-Jeh… como si me importaran esas aclaraciones. De cualquier forma, antes de morir, dejaré que tengan una… reunión “padre-hijo” -declaró Vega, burlón.
Acto seguido, Kazuya se puso en posición de guardia. -Bien, hijo mío… vamos a pelear. -habló Kazuya.

Anuncios

Un comentario sobre “Una sombra cae… el fánfic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s