Fanfics

Una sombra cae… el fanfic.

Capítulo 78: Cuando más oscuro parece…

Jin no daba crédito a lo que veía. Kazuya Míshima, su padre, había sido contratado por Shadaloo. -Vamos a pelear, tú y yo… -retó Kazuya a Jin.
-Padre… -trastabilló Jin.
-¡Excelente! ¡Excelente! -aplaudió Vega-. Siempre será un placer ver como se destrozan entre padre e hijo… Bien, Kazuya… demuestra tu lealtad a Shadaloo y mata a tu hijo.
-Lo haré… -contestó Kazuya-, pero… ¡DESPUÉS DE QUE TERMINE CONTIGO! -exclamó y giró, dándole una patada a Vega.
-¡¿QUÉ…?! -exclamó Jin-. ¡¿QUÉ DEMONIOS PASA AQUÍ?!

Mientras tanto, afuera del cuartel, las chicas seguían teniendo problemas con las Dolls. -¡¿CUÁNDO SE VAN A DETENER?! -exclamó Chun-Li, fastidiada.
-Cuando ustedes estén muertas -contestó Santamu.
-Y el Amo Bison esté protegido -agregó Satsuki.
-¡POR FAVOR, REACCIONEN! -suplicó Cammy-. ¡Ya no dejen que Bison les controle la mente!
-¡CÁLLATE, TRAIDORA! ¡¡AAAAAAAAAAAAAHH!! -gritó Enero a través de su megáfono, aturdiendo de forma inmediata a Cammy.
-¡ES IMPOSIBLE DIALOGAR CON USTEDES, ASÍ QUE, A PELEAR! -gritó Leona.

Vega se incorporó del ataque sorpresa de Kazuya, tomándose la cabeza, aturdido por la patada y lo miró con rabia a través de su máscara. -¡¿PERO… QUÉ DEMONIOS…?!
-¡JA! ¿Creyeron que me iba a unir a ustedes después de todo el daño que han hecho? ¡NI SOÑARLO! -habló Kazuya.
-Entonces… tú… papá…
-Sí, Jin. Los hice creer que me unía a Shadaloo para destruirlos desde adentro -explicó Kazuya.
-Pero… pero…
-Sobre nuestra pelea, la tendremos después. Ahora, vamos a patearle el trasero al tipo que tenemos en frente.
-Los ayudaremos -se ofreció Ken.
-No, Masters -replicó Kazuya-. Déjennos solos a mi hijo y a mí contra este miserable. Ustedes sigan y hagan lo que tengan que hacer.
-Ya lo oyeron -intervino Guile-. ¡Sigamos adelante!
-¡Los alcancaremos en cuanto terminemos esta batalla! -exclamó Jin, mientras Guile y compañía se adelantaban.
-Eso, si salen vivos de aquí -repuso Vega y atacó-. ¡¡YIIIUUUUUU…!!

FANG seguía planeando y dejando caer su veneno púrpura sobre Rashid, Azam, El Rockero, Zangief y Chizuru. -¡ESTE MARICÓN YA ME HARTÓ! -exclamó El Rockero, escondido junto con los demás bajo una mesa.
-¡Y necesitamos acercarnos a la computadora central! -observó Chizuru.
-Creo que ya sé qué vamos a hacer -dijo El Rockero-. Zangief, Azam y yo distraeremos al “pajarraco” ese, mientras ustedes intentan desactivar las lunas negras. ¿De acuerdo?
-De acuerdo -contestaron los demás.

-¡VAMOS AMIGUITOS…! ¡¡YA SALGAN DE SU ESCONDITE!! ¡¡¡ÑIEEE JE JE JE JE JE JEE…!!! -se burló FANG.
El Rockero fue el primero en salir. -¡YA ES HORA DE QUE ATERRICES, PAJARRACO! ¡¡CRUZ ROCKERA!!
El ataque del Rockero derribó a FANG e hizo que cayera de boca en el piso. FANG se levantó aturdido. -¡¡¡NNNNNNNNGGGHHAAAAAAAAARRRRGGH!!! -gritó-. ¡TE ARREPENTIRÁS DE HABERTE BURLADO DEL GRAN FANG! -exclamó y lanzó dos grandes gotas de veneno hacia El Rockero, quien las esquivó por poco.
-¡NO TAN RÁPIDO! -gritó Zangief, al tiempo que golpeaba a FANG con su doble lazo giratorio. -¡Un cuerpo esculpido como piedra puede soportar el veneno! ¡Recuerda la grandeza del músculo!
-¡Y tú… recuerda la grandeza de tus estupideces, cretino! -contestó FANG, mientras se lanzaba al ataque.

A pesar de que era dos contra uno, Vega no parecía sentirse incómodo peleando contra Jin y Kazuya. Su velocidad le ayudaba mucho a contrarrestar los ataques de padre e hijo. -¡Aparte de feos, son lentos como tortugas! -los insultó Vega.
-¡DEJA DE ESTAR DICIENDO ESTUPIDECES Y PELEA EN SERIO! -exigió Kazuya.
-Cuando quieras… imbécil -contestó Vega y atacó lanzándose en rodada hacia el frente y terminando con un ataque de su garra.
Kazuya evitó el ataque mortífero con un salto mortal hacia atrás. -Necesitarás hacer mucho más que eso para derrotarme-. le dijo, y atacó a Vega.

Mientras tanto, Guile y los demás llegaron a la llamada “guarida de los cuatro reyes”. -Se supone que ésta es la guarida de Bison-. dijo Ken.
-Pero Bison no está por ninguna parte -observó Nash, escudriñando el área con la vista.
-Lo único que hay aquí, son esas estatuas -dijo Blue Púnisher, señalando las estatuas de Balrog, Bison (con un globo terráqueo en su mano derecha), Vega y FANG-. ¡NO MAAAAANCHEN…! ¡Son igual o más feos en estatua que en vivo!
-Tengan cuidado -aconsejó Guile-. No sabemos qué sorpresas desagradables tenga este sitio.

Nada más terminó de hablar, cuando se oyeron pasos a ritmo de marcha. -Aquí vienen los soldados de Shadaloo -advirtió Heidern-. ¡Todo mundo atento!
Poco tiempo después, el grupo estaba rodeado por soldados AS-D y AS-Y. -Cuidado -observó Guile-. Esto podría ponerse peor.
-¡USTED LO HA DICHO, GENERAL GUILE! -exclamó la voz de Bison.
-¿Eh…? ¿Bison…? -preguntó Guile.
-¡Tenía que hablar, general! -recriminó Blue Púnisher.
-¡¿DÓNDE ESTÁS, MALDITA RATA?! -exclamó Nash.
-¡Justo arriba de tí! -contestó Bison.

El grupo alzó la vista, y todos vieron como Bison descendía lentamente y con los brazos cruzados. Estaba rodeado por un halo negro y púrpura resplandeciente, y ya no llevaba su mismo uniforme. Ahora traía una enorme gabardina color negro, con aplicaciones y hombreras en dorado. La hombrera derecha parecía un ala, y la izquierda tenía forma de calavera. También sus espinilleras eran doradas y su gorra de plato había cambiado de color a negro. Ese traje le daba un aspecto de cura. -¡Mmmmmaaaaahhh…! ¡Creo que todos vienen a detenerme! -comentó Bison.
-¿Qué comes, que adivinas, hijo de tu pinche madre? -contestó Blue Púnisher.
-¡Jeh…! ¡Tus tontas palabras no me asustan, imbécil! -reviró Bison-. Como sea… al único lugar donde han venido… ¡ES A SU TUMBA…! ¡¡SOLDADOS…!! ¡¡¡ATAQUEN!!!
-Sí, señor.
Pero los soldados no fueron pieza para Guile y asociados. -¡Jah, apenas un pequeño bocadillo! -presumió Álex.
-¡Ya queremos el “plato fuerte”! -pidió Birdie.
-Como quieran… -contestó Bison.

(Lean lo siguiente escuchando: Sweet Dreams [Are Made of These], de Emily Browning y Márilyn Manson)

Bison flexionó los brazos, como si estuviera acumulando energía. -¡UUUUUUUAAAAAAAAAHHH…! -exclamó, al tiempo que se formaba un círculo de energía negra y púrpura a su alrededor.
-¿Pero qué chingados está haciendo? -preguntó Blue Púnisher.
La masa muscular de Bison creció de forma notoria. El pelo le creció un poco y le salió una perilla blanca. -¡¡¡UAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARRRRGGGHH!!! -gritó, y una buena cantidad de energía psíquica salió disparada en forma de luz del cuerpo de Bison. Guile y los demás tuvieron que cubrirse el rostro con los brazos para evitar sen enseguecidos. Algunos tuvieron que colocar una rodilla en tierra para evitar ser derribados. -Atestiguen mi poder… -dijo Bison-. ¡Tiemblen de miedo… ante la ira…! ¡¡¡DE SHIN BISON…!!! -gritó.

Ken se levantó -¡Eso no me asusta! -exclamó y atacó a Bison con lo mejor de su repertorio, pero todos sus ataques fueron bloqueados y Bison lo derrotó de una patada. -¡¡¡AAAAAAAAAAGGGGHH..!!!
-¡MISERABLE! -gritó Heidern y corrió a atacar a Bison.
-Oh, general Heidern… usted ya no está en edad para estas cosas -se burló Bison, mientras esquivaba los ataques de Heidern, a quien remató con un codazo y un rodillazo.
-¡Ahora verás! -exclamó Ralf.
-¡Nadie puede con el Escuadrón Ikari! -declaró Clark.
Los dos corrieron en direcciones opuestas para atrapar a Bison, pero éste, en el último momento, desapareció, haciendo que Ralf y Clark chocaran entre ellos. -El Escuadrón Ikari… ¡Par de idiotas! -se burló Bison. -¡Heidern debería elegir mejor a su gente!
-¡¡SONIC BOOM!!
-¡¡SONIC!!
Los ataques qi de Guile y Nash se dirigieron a gran velocidad hacia Bison, pero éste creó una barrera de energía y reenvió los ataques hacia Guile y Nash, quienes lograron esquivarlos. Guile atacó directamente a Bison, pero fue derrotado de un golpe en el estómago. Nash fue quien atacó ahora, pero Bison lo derrotó con una patada a la cabeza que lo mandó a volar. -¡No han mejorado nada! -observó Bison.
-¡Tú ya no eres mi jefe, así que no tengo ningún remordimiento en hacer esto! -exclamó Birdie, al tiempo que hacía girar su cadena y se la arrojaba a Bison, pero éste la tomó con la mano, la jaló con todo y Birdie y la hizo girar sobre su cabeza, para despues soltarla y lanzar lejos a Birdie. -¡¡¡AAAAAAAAAAYYYY…!!!
-¡Ya tuve suficiente de tí! -exclamó Álex y trató de golpear a Bison, pero éste esquivaba los golpes con facilidad. Bison saltó, dejando a Álex anonadado. -¿Dónde estás…? -preguntó Álex.
-¡¡JUSTO ARRIBA DE TÍ!! -gritó Bison, mientras golpeaba a Álex con el “Head Press” y el “Dévil Reverse”.
-¡YA BASTA! -exclamó Blue Púnisher y corrió hacia Bison. -¡ESTO ES POR MI PADRE! -gritó mientras atacaba a Bison con su “derecha, izquierda, backfist y patada alta”, pero todos esos ataques fueron bloqueados. -¡Ni creas que me voy a dar por vencido! -exclamó, mientras tomaba a Bison por el cuello con una mano. -¡Prepárate para caer ante el largo brazo de la justicia! -le dijo a Bison. Éste nada más se limitó a sonreir malévolamente. -¿Eh…? ¿De qué carajos te ríes, hijo de tu puta madre?
-¡¡DE ESTO!! -exclamó Bison mientras tomaba del cuello a Blue Púnisher. Lo elevó, le dió una descarga de poder psíquico y lo arrojó lejos de su presencia.
Hayabusa y Hayate desenvainaron sus Katanas e intentaron cortar a Bison con ellas. -¡¡HAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA…!! -gritaron, pero Bison tomó las katanas con sus manos y arrojó lejos a los shinobi.
-Suficiente, Bison… -¡¡HADOKEN!! -gritó Ryu.
Bison se teletransportó, evitando el “hadoken” y apareció justo frente a Ryu, golpeándolo en el estómago y dejándolo sin aire. -¿Eso es todo lo que tienen…? Patético… ¡Verdaderamente PATÉTICO! -comentó Bison, al tiempo de que extendía sus brazos a los lados y generaba una esferea de energía concéntrica que golpeó a todos y los arrojó contra las paredes.

Y afuera, las chicas seguían teniendo problemas con las Dolls… pero las Dolls ya lucían algo cansadas. Chun-Li notó eso. -Parece que nuestros esfuerzos están rindiendo fruto -declaró.
-Sí… pero la pregunta es… ¿A quién se le acabará primero la energía? ¿A ellas, o a nosotras? -preguntó Karin.
-Nosotras tenemos la desventaja -contestó Cammy-, y la tendremos hasta que desactiven esas lunas negras.
-Pues si alguien cree en los milagros, es el momento de que aparezca uno de ellos -pidió Laura.
Y el milagro llegó. Decapre apareció de quién sabe dónde y atacó a las Dolls restantes. -¡¡DECAPRE!! -exclamó Cammy.
-¡HEY! ¡No se olviden de mí! -se oyó la voz de Juri. Apareció a bordo de su motocicleta y se arrojó con todo y moto contra las Dolls.
La moto siguió y siguió hasta chocar contra un cañón y explotar en mil pedazos. -Lástima, era una bonita moto -lamentó Ángel.

Y en la central de cómputo, El Rockero y FANG tenían un encuentro cara a cara, con golpes y patadas. En eso, FANG logró rasguñar al Rockero en el pecho. -¡JA…! ¡Ni creas que con ese arañazito me vas a…!
-¡ÑIEEEE JE JE JE JE JEEE…! -rió FANG, siniestramente.
El Rockero se sintió mareado y calló de rodillas. -¿Pero qué… me está… pasando? -preguntó con dificultad.
-¡¡¡ÑIEEEEEEEEE JE JE JE JE JEEE…!!! ¡Te acabo de inocular un potente veneno! -informó FANG. -En este momento, acaba de entrar a tu torrente sanguíneo, y dentro de poco, afectará tu sistema nervioso, alterando tu respiración… ¡TENDRÁS UNA MUERTE LENTA Y DOLOROSA! ¡¡¡ÑIEEEEEEE JE JE JE JE JE JEEE!!!
-¡¡Grrrrr…!! ¡¡¡MAL… DI… TOOOOO!!! -tartamudeó El Rockero, quedando en posición fetal.

FANG se acercó bailoteando al Rockero, a la mar de alegre. -¡Me quedaré aquí a ver cómo mueres lentamente!
-¡¡NO TE ATREVAS, ZLODEY!! -gritó Zangief, mientras corría hacia FANG.
-¡UN PASO MÁS… Y MATARÉ A TU AMIGO! -amenazó FANG, descubriéndose una mano y colocando las uñas en la garganta del Rockero.
-¡De… déjalo… camarada…! -pidió El Rockero-. ¡No… tengo prisa… en morirme…! ¡¡COF-COF-COF…!!
-¡¡¡ÑIEEEEE JE JE JE JE JE JEEEE…!!! -rió FANG -¡¡ESO ME GUSTA…!! ¡¡QUÉ TENGAN SENTIDO DEL HUMOR ANTES DE MORIR!!
-So… solo quisiera… decir… mi última volutad… a quien me derrotó -dijo El Rockero, jadeando-. Tú… (señaló a FANG) acércate… tengo algo que decirte… ¡COF COF!
FANG se quedó pensando… -Mmmmmmhhhh… Está bien -accedió-. Te concederé tu última voluntad (se acercó al Rockero). ¿Qué me quieres decir?
-Quiero… decirte… que… (sonrió) ¡TE ENGAÑÉ! -exclamó El Rockero, golpeando a FANG en el rostro y levantándose como si nada.

FANG salió volando y rodó un buen trecho. Se levantó, medio noqueado. -¿Pero cómo? ¡NADIE HABÍA SALIDO VIVO DE ESE VENENO! -exclamó.
-¡Ah, cómo eres pendejo! -espetó El Rockero-. ¿Qué no sabías que para cada veneno hay un antídoto?
-¡¡¡¿QUÉEEEEEEEEE…?!!! ¡¡¿Y CÓMO LO CONSEGUISTE?!! -preguntó FANG, sin salir de su asombro.
-¡Fácil! -inició El Rockero su explicación-. En el disco duro que sustrajimos de Nueva York, me encontré una carpeta con tu nombre y una subcarpeta llena de investigaciones sobre venenos. Al poco de tiempo, en Delta Red pedí que analizaran la información sobre esos venenos y que, si era posible, elaboraran un antídoto para cada uno de ellos. Si bien no contaban con laboratorio farmacéutico para elaborar esos antídotos, sí me dieron la fórmula. Una vez en Japón, fui a un laboratorio perteneciente a INTERPOL y pedí que me elaboraran varios antídotos; y antes de venir aquí, me tomé una dosis y también le dí a mis compañeros… por lo que todos somos INMUNES a tus porquerías -terminó con una sonrisa.
FANG puso una cara de furia que no podía con ella y corrió en círculos alrededor de un punto. -¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!! ¡¡¡ME LAS VAS A PAGAR!!! -gritó, mientras corría hacia El Rockero.
Zangief se interpuso y FANG chocó contra él, saliendo rebotado.

Residencia de Santa Martha
Suite Papal.
Ciudad del Vaticano.

El papa Francisco acababa de redactar una serie de instrucciones y mandó llamar a su secretario particular. -Monseñor Ganschwein, quiero que esta petición llegue a todas las diócesis del mundo -ordenó el Papa.
-¿Puedo saber de qué se trata? -preguntó Ganschwein.
-Es una petición para unirnos en una hora santa alrededor del mundo. Verá, mientras platicaba con Su Gracia, Monseñor Welby, me comentó de cuando Winston Chúrchill convocó a una cadena de oración para detener al ejército nazi. Al momento de estar todos orando, los Ejércitos de Hítler, que ya estaban listos para invadir Inglaterra, se vieron rodeados con una niebla, tanto así que les fue imposible proseguir con la invasión. Y tiempo después, Su Majestad la Reina Isabel II comentó que le tenía más miedo a un “Ejército de personas orando”, que a un ejército militar. -explicó el Papa.
-Entonces… eso significa que…
-Así es, monseñor. Es muy probable que con esta hora santa mundial, Dios se apiade de nosotros y solucione el problema que se nos viene encima.
-Bien, enviaré de inmediato esta petición, Su Santidad.
Pero cuando Gánschwein ya se retiraba a cumplir la orden papal, el Papa lo detuvo. -A propósito, también haga llegar una copia de esta petición a Monseñor Welby, así como a los líderes de las diversas Iglesias Ortodoxas: el Patriarca Alexei II, de Moscú; el Papa Tawadros II, de la Iglesia Copta, al patriarca Bartolomé I de Constantinopla; al patriarca Juan X Yazigi, de Antioquía; y a su Beatitud Teófilo III, de Jerusalén… ¡Ah! y ahora que termine su trabajo aquí, dele esa invitación en la mano a Su Santidad Benedicto XVI, el papa emérito -pidió el Papa Francisco.
-Con mucho gusto, Su Santidad.
-Y si es posible que el mensaje llegue a Su Santidad el Dalai Lama…
-Por él no se preocupe, Su Santidad. Él ya está moviendo a su gente -contestó Gánschwein.
-Excelente -felicitó el Papa-. Tal vez eso quiera decir que estamos en sintonía -opinó, con una sonrisa.

Anuncios

Un comentario sobre “Una sombra cae… el fanfic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s