Fanfics

Una sombra cae… el fanfic.

Capítulo 79: …es porque ya va a amanecer.

Cuartel General de Shadaloo
Costas de Tailandia
Oceano Índigo

Jin, Kazuya y Vega tenían una guerra sin dar ni pedir cuartel. Vega le dió un “garrazo” a Kazuya y le lastimó el pecho. -¡Jeh…! ¡Ni creas que me inmutas! -le dijo a Vega.
Éste último se limitó a lamer la sangre que quedó en su garra. -Je je je… Si no quiero inmutarte… ¡QUIERO MATARTE!.
-¡Aún no está dicha la última palabra! -exclamó Kazuya. Dicho esto, gritó con fuerza y le salieron alas en la espalda, así como marcas en todo el cuerpo y un par de cuernos en la cabeza. Kazuya también había alcanzado el estado “Dévil”. -¡PADRE! -exclamó Jin.
-Sí, hijo… yo también he logrado dominar el estado Dévil como tú -contestó Kazuya-. Ahora… ¡ACABEMOS CON ESTE SUJETO! y se lanzaron sobre Vega

Entre tanto, Guile y los demás seguían viéndoselas negras con Shin Bison. Gúnlock entró al combate. -¡¡SONIC FISTS!! exclamó, pero Bison esquivó todos y cada uno de los golpes, y lo rechazó con una bofetada de revés
-¡¡GÚNLOCK!! -gritó Guile-. ¡Me las pagarás! ¡¡SÓMMERSAULT!! -atacó, pero Bison lo rechazó con un derechazo.
-¡¡DEMONIOS!! -exclamó Wolfmann -¡¡ES DEMASIADO PODEROSO!!
-¡¡INTENTARÉ ABSORBER SU PODER PSÍQUICO!! -dijo Nash.
-¡¡¡NO!!! -lo evitó Púnisher-. ¡Nunca acabarías de absorberlo! ¡Es como si quisieras componer un aparato teniéndolo conectado a la corriente eléctrica. ¡Tienes que esperar a que Aladino desactive las Lunas!
-¡¡RAYOS…!!
-¡¡PSYCHO CRUSHER!! -gritó Bison, y atacó a todos de a uno por uno, mandándolos a volar.

Y, mientras El Rockero y Zangief peleaban contra FANG, Rashid y Chizuru se peleaban por encontrar la clave secreta que desactivara las lunas. -¡VAMOS! -gritó Rashid, mientras introducía una cadena de caracteres infructuósamente. -¡TIENE QUE SER UNA CLAVE EN ESPECIAL!.
-Tranquilo, Rashid -lo calmaba Chizuru-. Estamos los dos en este mismo problema, ¿recuerdas? (miró hacia la pantalla) Observa bien el acertijo que te hace:
Rashid miró con atención lo que decía la pantalla:

Ilumino el camino para los que se desvían.
Me hago llamar:

-¡Ja…! -rió Rashid, mientras se llevaba las manos a la cabeza-. Quien programó esto, tenía un gusto por lo obvio cuando se trataba de resolver problemas… pero para cuestiones de seguridad, poniendo respuestas tan fáciles, es una gran debilidad -comentó.
Se agachó sobre el teclado e introdujo la siguiente cadena de caracteres:

Rashid el de los vientos turbulentos

Y tras unos angustiantes segundos… el mensaje de “¡CORRECTO!” se desplegó en la pantalla -¿Eh…? ¡¿QUÉ…?! -se admiró Rashid.
-Apagando el equipo -se oyó una voz computarizada-. Iniciando secuencia para detener todas las funciones.
-¡¡PINCHE “RACHIDO”…!! ¡¡¡LO LOGRASTE, CABRÓN!!! -lo felicitó El Rockero, quien acababa de ser lanzado hacia la base de la computadora.
-¡¿QUÉ… HAS… HECHO?! -gritó FANG, como histérico.
-Pues… detener las Lunas Negras, ¿qué mas? -contestó Rashid, con una sonrisa.
-¡¡¡¿QUÉEEEEEEEEEEEEEEEEEE…?!!! ¡¡SE SUPONÍA QUE NADIE PODÍA DETENER ESTO NUNCA MÁS!!
-¡Aaaaahhhh…! ¡No lo sabías! ¿Verdad…? ¡El comando para detener a las Lunas Negras y todas sus funciones! -le dijo Rashid.

FANG estaba histérico, y señaló a Chizuru. -¡ESA HÁCKER LO HIZO! ¡NO SÓLO ROBÓ INFORMACIÓN SOBRE LA UBICACIÓN DE LAS OTRAS SIETE LLAVES, SINO QUE HIZO ALGO TAN TERRIBLE COMO ESTO…! ¡¡GAAAAAAAAAAAACK!! ¡¡¡TENÍA QUE HABERLA MATADO ANTES!!! ¡¡¡PERO NOOOO…!!! ¡¡¡LE HICE CASO A GOENITZ Y SE LA DEJÉ…!!!
-¡Así que tú me entregaste a Goenitz…! -exclamó Chizuru.
-Pero, de cualquier forma, no sirvió de nada… Ella logró comunicarse conmigo a pesar de estar capturada -agregó Rashid-. ¡Es más inteligente que tú!
-¡¡¡GRAAAAAAAAAAAAAAHHH…!!! -gritó FANG.
-¡Ni modo, Veneno! ¡Se te acabó tu chistecito! -comentó El Rockero-. Ahora… ¡¡¡CHINGA TU MADRE!!!

Y allá fuera, mientras las chicas combatían… el sol apareció poco a poco y el poder psíquico se les fué a las Dolls y cayeron desmayadas. -El poder… ¡Ha desaparecido! -exclamó Cammy.
-¡Rashid lo logró! -exclamó Leona.
Las Dolls se levantaron poco a poco. -¿Qué me pasó…? -preguntó Juli.
-¡Ahora todas están bien! -dijo Cammy, aliviada.
Kiki, quien se estaba peleando con Don-Chan, corrió hacia Santamu, quien lo recogió y lo acarició. Unos soldados de Shadaloo llegaron. -¡¡NO MÁS, POR FAVOR!! -suplicó Ángel.
-¡¡SON NUESTROS!! -gritó Enero, y junto con las demás Dolls, atacaron y derrotaron a los soldados. -¡¡HAGAN LO QUE TENGAN QUE HACER!! -le dijo Enero a las chicas. -¡¡Nosotros nos encargaremos de los demás!!
-¡Vamos! -animó Chun-Li-. ¡Hay que ayudarles a los chicos!
Las chicas entraron al Cuartel, mientras las Dolls se hacían cargo de los soldados.

Alrededor del mundo, haciendo eco a la petición del Papa Francisco de hacer oración por una hora, se unieron todas las diócesis del mundo, junto con las diversas Iglesias Ortodoxas Orientales, las confesiones protestantes, la Iglesia Anglicana, el Dalai-Lama desde su templo, varios monjes sintoistas, todos ellos se unieron en oración con el papa, quien presidía una hora santa en la Plaza de San Pedro que estaba a reventar. Estaba de rodillas ante la custodia que contenía al Santísimo Sacramento, cuando… la oscuridad empezó a desvanecerse… dando paso a la luz. -¡Es un milagro! -exclamó el Papa-. ¡Dios ha oído las oraciones de sus hijos! ¡Una muestra más de su Misericordia!
La gente, ahí reunida, comenzó a aplaudir y a vitorear, más alegre que nunca. El coro de la Capilla Sixtina entonó un “Te Deum” y, cuando terminó, el Papa Francisco bendijo al pueblo con el Santísimo Sacramento. -¡GRACIAS, DIOS! -gritó la gente, feliz.

De regreso, Rashid peleaba contra FANG, lleno de furia. -¡¡HORA DE TU CASTIGO!! ¡¡¡ALTAIR…!!! ¡¡¡SHOWTIME!!! -gritaba Rashid, mientras envolvía a FANG en un remolino y lo pateaba sin descanso, haciendo que se tropezara contra un barandal. -¡Suficiente! ¡He terminado contigo! -le dijo Rashid a FANG, mientras se daba la vuelta y se alejaba de ahí.
-¡No tan rápido, imbécil! -exclamó FANG, quien se deslizó hacia Rashid y le clavó las uñas en la espalda, envenenándolo.
-¡¡¡AAAAAAGH…!!! -exclamó Rashid.
-¡¿PERO QUÉ…?! -gritaron Chizuru, El Rockero y Zangief.
-¡¡ÑIE JE JE JE JEEE…!!! -rio FANG-. ¡Este último veneno terminará contigo de seguro! -le dijo a Rashid-. ¡Ahora, debes morir! ¡Morir como el científico que me traicionó!.

Rashid cayó sin sentido. El Rockero, Zangief y Chizuru corrieron hacia él. El Rockero lo levantó. -¡Suerte que traje más contraveneno! -susurró, mientras buscaba en su chaqueta-. ¿Dónde está esa pinche ampolleta?
-Mientras Bison viva, este mundo está destinado al infierno -declaró FANG-. ¿Por qué no mejor buscas la paz en la otra vida? -preguntó, socarrónamente. FANG volteó y se quedó asombrado, mirando a la pantalla de la computadora… -¡¡PERO QUÉ…!! -exclamó-. ¡Este miserable hizo algo verdaderamente terrible con mis lunas negras. ¡Es desastrozo! -decía, mientras metía comandos a la computadora-. Pero todavía no es demasiado tarde… ¡¡AAAAGH!!

En eso, sintió como alguien le aplicaba un súplex alemán y lo alejaba de la computadora. -¿Eh…? ¡¿Qué no es esa una de las Dolls? -preguntó El Rockero, señalando a März, que había llegado a toda velocidad… pero sigilosamente, para que FANG no se diera cuenta.
-¡Nos lastimaste…! ¡¡NUNCA TE PERDONARÉ!! -declaró März.
FANG se levantó y se sacudió el polvo. -¡Una Doll defectuosa como tú no debería hablarme así! -exclamó

Y empezó una breve batalla entre FANG y una debilitada März, la cual ganó, como era de esperarse, FANG. -¡No necesito más basura defectuosa como tú! ¡HORA DE MORIR! -exclamó FANG.
-¡No, si yo puedo evitarlo! -gritó el Rockero, mientras embestía a FANG con una “spear”, haciéndolo chocar contra un barandal. Estaban sobre un puente, y abajo del puente… estaba un reactor a altas temperaturas.
März terminó el trabajo, empujando a FANG y quedando los dos colgados en el borde del puente. FANG se sostenía del borde, y März, de las piernas de FANG. El veneno de FANG derretía el puente… para mala suerte de FANG. -¡¡MALDICIÓN!! ¡¡ESTÚPIDA DOLL…!! ¡¡ESTÚPIDA DOLL!! -gritó FANG, mientras pateaba a März para que lo soltara. -¡¡TODO ESTO… ES TU CULPA… IDIOTA!!
-No soy… una Doll -le dijo März-. Ésta… es… ¡MI PROPIA VOLUNTAD…! Si yo muero… nadie más morirá…
-¡¡¿QUÉEEEEEEEEEEEEEEE?!! ¡¡N-N-N-NO, POR FAVOR!! -chilló FANG-. ¡TODAVÍA NO! ¡SOY MUY JOVEN PARA MORIR! ¡NO PUEDO MORIR AÚN! -gritó, mientras el veneno hacía que sus manos se resbalaran… y cayó… junto con März. -¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO…!!!

Rashid se levantó como pudo, y junto con sus compañeros se asomó hacia abajo del puente. -En verdad… lo siento por la chica -musitó.
-Ella era la menos culpable -dijo Zangief.
-Espero que el venenoso ese rinda cuentas ante Dios -deseó El Rockero.

En eso, llegaron Chun-Li y Leona al lugar. -¿Todos bien? -preguntó
-Casi -contestó El Rockero-. “Rachido” logró detener a las lunas negras, pero el venenoso ese… lo envenenó.
-¿FANG? -preguntó Leona-. ¿Y dónde está…?
-A estas… alturas… ya debe estar… en el mármol del infierno… a donde Alá manda a la gente miserable -dijo Rashid con dificultad.
-¿Alguien sabe inyectar? -preguntó El Rockero-. Necesita con urgencia el antídoto.
-Yo sé -se ofreció Leona-. Dame la jeringa y el antídoto.
-Aquí tienes -contestó El Rockero, mientras le daba la ampoyeta y la jeringa.
Leona rompió la ampoyeta y llenó la jeringa con el contenido. -Necesito algo con qué amarrar el brazo -pidió.
-Aquí tienes esto -dijo Chizuru, mientras le extendía un listón.
Leona amarró el listón al brazo de Rashid, a la altura del codo e inyectó el antídoto. -En pocos minutos, hará efecto -comentó El Rockero.
-Vayan a ayudarle a los demás -pidió Rashid-. Yo estaré bien.
-Me quedaré contigo -se ofreció Chizuru-. Los demás, vayan con Bison.
-Sí -contestó Chun-Li, mientras ella, Leona, El Rockero y Zangief corrían hacia “La Guarida de los Cuatro Reyes”.

Bison seguía dominando a placer a los chicos, cuando de pronto… -¿Eh…? ¡¿PERO QUÉ…?! ¡¡GAAAAAAAAAAAAAAAAARGH…!! -gritó. El efecto de las Lunas Negras ya había pasado, y poco a poco, regresó a ser el Bison normal y de antes.
-¡Vaya, vaya! ¡Creo que se te acabó el combustible, pendejo! -comentó Blue Púnisher.
-¡Aún tengo suficiente para acabar con todos ustedes! -declaró Bison.
-¡Eso es lo que tú crees! -contestó Nash.

Nash se teletransportó justo atrás de Bison, lo tomó con su “Target Down” y le puso una mano en la cara. Empezó a absorber el poder psíquico de Bison. -¡¡SUÉLTAME, INFELIZ!! -gritó Bison.
-¡DE NINGUNA MANERA, PERRO! -contestó Nash, quien seguía absorbiendo poder psíquico.
-¡¡CHARLIE…!! -gritó Guile.

En eso, llegaron las chicas, junto con Zangief y El Rockero. -¡¿EH…?! -exclamó El Rockero-. ¡¿QUÉ ESTÁ PASANDO AQUÍ…?!
-El compadre le está quitando el combustible a Bison -le informó Blue Púnisher.
-¡Vamos, Charlie…! -lo animó Cammy.

Nash siguió absorbiendo el poder psíquico de Bison, hasta que hubo una explosión de energía blanca y azul. Nash salió disparado hacia atrás y se fue rodando hasta chocar con pared. -¡¡CHARLIE!! -gritaron Guile y Cammy al mismo tiempo.
Se acercaron junto con Blue Púnisher a Nash. -Charlie… ¿Estás bien…? -preguntó Guile.
-Vamos, compadre… ¡Dinos algo! -lo animó Púnisher.
-No logré… no logré absorberle… todo su poder psíquico… pero… sí logré debilitarlo -informó Nash.

En efecto, Bison estaba de rodillas, respirando agitadamente. -¿C-C-C-Cómo…? ¿Cómo pudiste…? ¡¡MISERABLE!! -gritó.
-Bueno, Bison, se acabó la función -dijo Púnisher-. Así que mejor ríndete por las buenas, o nos veremos en la penosa necesidad de ROMPERTE LA MADRE.
-¡¡JAMÁS!! ¡¡PSYCHO CRUSHER!!

Entre tanto, Jin y Kazuya seguían peleando con Vega. -¡HEY! ¡Creo que ya desactivaron las lunas negras! -observó Jin.
-¡¿QUÉ…?! ¡¡IMPOSIBLE!! -exclamó Vega.
-¿Estás seguro, hijo? -preguntó Kazuya.
-Solo hay una forma de averiguarlo -contestó Jin-. ¡Vamos con los demás!
-¡UN MOMENTO! ¡NUESTRA PELEA NO HA TERMINADO! -protestó Vega.
-Nuestra pelea… -inició Jin.
-… ¡YA TERMINÓ! -terminó Kazuya, mientras atacaba a Vega con una combinación de golpes. Jin continuó el ataque con otra combinación de golpes, y después, Jin y Kazuya lo golpearon al mismo tiempo en la cara, lanzándolo contra una pared. Volaron y lo terminaron con sus rayos oculares.
-¡Con eso tendrá suficiente! -dijo Jin-. ¡Vamos con los demás!
Jin y Kazuya abandonaron la bodega y corrieron a la “Guarida de los Cuatro Reyes”.

Bison atacó al grupo, pero antes de que los tocara… una mano lo detuvo.
-¡Ay no! ¡Lo que nos faltaba…! -lamentó El Rockero-. ¡OTRA VEZ ESTÁ DANDO LATA EL AMO DEL MÉROL!
Efectívamente, Necalli había tomado por la cabeza a Bison y lo azotó contra el piso. -De… vo… ¡RAR – AR- AR- AR – AR – AR – AR – AR…!

Anuncios

Un comentario sobre “Una sombra cae… el fanfic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s