Fanfics

Una sombra cae… el fanfic.

Capítulo 83: ¡Misión cumplida!

El grupo corría hacia la salida, mientras el Cuartel General de Shadaloo se caía a pedazos. Todos iban brincando, esquivando y protegiéndose de los pedazos de cascajo y metal retorcido que caían. Llegaron a la bodega en donde pelearon Jin y Kazuya contra Vega. -¡¿DÓNDE ESTÁ ESE BASTARDO?! -gritó Kazuya, en referencia a Vega.
-¡Déjalo, padre! -contestó Jin-. Probablemente haya huído como la rata que es.

Mientras iban corriendo, un pedazo de metal le cayó en el tobillo al Rockero -¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAGGHH…!!
-¡¡HERMANO!! -gritó Blue Púnisher.
Él y Nash se acercaron y le quitaron el pedazo de metal. -¿Puedes caminar? -le preguntó Nash.
El Rockero intentó levantarse, pero falló. -Creo que… me desgracié el tobillo -informó-. Váyanse sin mí -pidió.
-¡De ninguna manera! -contestó Nash, mientras lo cargaba y se lo echaba al hombro como si fuera un costal.

Salieron de ese lugar, con destino a la salida. Chun-Li, por ir cargando a Li-Fen, se iba retrasando. Ryu se dió cuenta, volvió a entrar en fase “Hado Kakusei” y lanzó un “Hadoken” hacia Chun-Li… pero, para sorpresa de ella, ese “Hadoken” no la lastimó, sino que la protegió, destruyendo todo peligro que rodeaba a Chun-Li y a Li-Fen. Aprovechó para correr y emparejar a Ryu. -Gracias…
-No hay de qué -contestó Ryu-. Vamos…

Y justo cuando ya iban a llegar a la salida, una enorme viga metálica se desprendió del techo y estuvo a punto de aplastarlos. -¡¡IRON MUSCLE!! -gritó Zangief y logró detener la barra.
-¡¡BIEN, ZANGIEF-SAMA!! -gritó Mika.
-¡¡¡RÁPIDO!!! ¡¡¡SALGAN TODOS!!! -pidió Zangief. Cuando todos estaban fuera, Zangief lanzó la viga lejos…
Afuera los recibieron las ya recuperadas Dolls y Juri.

Pero aún faltaban El Rockero y Nash. -¡No lo vamos a lograr…! -exclamó El Rockero.
-Tú sí lo vas a lograr -exclamó Nash. Agarró al Rockero de un hombro y de la cintura y lo arrojó hacia la salida con todas sus fuerzas. -¡¡¡NO MUERAS, RÓCKER!!! -gritó Nash, mientras todo se venía abajo.

El Rockero salió despedido del cuartel, rodó y quedó sentado. -¡¡HERMANO!! ¡¿ESTÁS BIEN?! -le preguntó Blue Púnisher.
-Yo, sí… pero creo que Nash no lo logró. -contestó El Rockero.
-¡¡¿QUÉEEEEEEEEEEEEE?!! -exclamaron Guile, Cammy y Blue Púnisher al mismo tiempo. Junto con Álex, Gúnlock y Zangief corrieron a la entrada. Cuando el polvo se disipó, encontraron a Nash, tendido boca abajo, con un montón de escombros sobre de él. Apenas sacaba la cabeza, el tronco y los brazos.
-¡¡HAY QUE SACARLO DE AQUÍ!! -exclamó Guile.

Entre Álex, Zangief, Blue Púnisher y Gúnlock removieron escombros hasta que Guile pudo arrastrar a Nash para sacarlo de ahí. Lo cargó, lo llevó corriendo con los demás y lo acostó boca arriba. Cammy se arrodilló cerca de su cabeza. -¡CHARLIE…! ¡HÁBLAME…! -pedía Guile.
-¡Por favor… ! ¡No te vayas…! -suplicó Cammy.
Los demás apenas podían contener las ganas de llorar. -¡VAMOS COMPADRE! ¡DESPIERTA! -exclamaba Blue Púnisher. Se quitó los guantes que traía puestos y revisó el pulso de Nash, primero, en su muñeca, y después, en la yugular. Colocó su oreja en el pecho de Nash para oír su corazón. Se levantó con un rostro de tristeza. -No hay nada que podamos hacer por él -informó, mientras se quitaba su gorra y se la colocaba en el pecho. Dió la noticia fatal: -Está muerto.
-¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO…!! -gritó Cammy, y se puso a llorar, mientras abrazaba con desesperación la cabeza de Nash.
-Nooo… ¡¡OTRA VEZ NOOOOOOOOOOOOO…!! -gritó Guile, mientras daba un puñetazo al piso y rompía en llanto.

Sin embargo…
-Nash… Teniente Charlie Nash -lo llamaba la misma doncella que se le había aparecido mientras dormía en la enferemería del Cuartel General de Delta Red, en Inglaterra.
Nash despertó, y se dió cuenta que estaba en la misma habitación traslúcida y grisácea en la que ya había estado antes. -Vaya… nos vemos de nuevo-. le dijo a la doncella.
-Sí, Charlie -contestó la doncella-. Felicidades, tu misión ha terminado.
Nash sonrió con tristeza. -Gracias… Entonces… eso quiere decir que… ha llegado el momento de partir… ¿verdad?
La doncella sonrió. -No. Aún no -fue su sorpresiva respuesta.
-¿Qué…? Pero… pero… pero… ¡Mi misión ha terminado! -replicó Nash, sorprendido.
-Tu misión, sí… pero TU TIEMPO EN LA TIERRA, AÚN NO HA TERMINADO.
Nash abrió los ojos. -Perdona pero… ¿por qué…? ¿Cuándo terminará?.
-Eso no lo sé… y aunque lo supiera, no tengo autorización para decírtelo -aclaró la doncella.
-Pues entonces… ¿acaso tengo algo más que hacer?
-Sí. Aún tienes una misión más que cumplir -explicó la donciella.
-¿Una… misión… más? -preguntó Nash, más perplejo que nunca-. ¿Y qué misión es esa?
La doncella cerró los ojos. -Ahora, tu misión es… (sonrió) ¡Ser feliz al lado de tus seres queridos! (le mostró unas imágenes de Guile, Chun-Li y de todos los que conoce y había conocido en la misión) ¡Es tu premio por haber cumplido tu misión anterior! ¡Te lo has ganado!
-¿En serio? -preguntó Nash, sintiendo una mezcla de alegría con sorpresa.
-Así es… ¡Ah! Y dentro de esa misión, también está la de hacer feliz a tus amigos y compañeros… y muy en especial… a ella -dijo la doncella y le mostró una imagen de una Cammy sonriente-. Ella también ha sufrido mucho, como tú, y los dos merecen ser felices y hacerse felices mutuamente.
-¡Es verdad…! -exclamó Nash-. ¿Y… cómo están ellos? -preguntó, refiriéndose a Cammy y a Guile

La doncella le mostró una proyección de lo que estaba ocurriendo en ese momento, y vió a Cammy y a Guile llorando su muerte, y a los demás tristes. -¡NO! ¡¡ELLOS NO, POR FAVOR…!! ¡¡¡Y MUCHO MENOS ELLA!!! -suplicó. Despueś le habló a la doncella -¿Qué tengo que hacer para regresar con ella?
-¡No te preocupes! -lo tranquilizó la doncella-. Ella se encargará de llevarte de regreso.
-¿Pero cómo…?
-Ten paciencia… ya lo hará… te lo aseguro.

El Rockero llegó a rastras a donde estaba el cuerpo de Nash. -Se sacrificó… por salvarme… -musitó-. Dió su vida… por quien no lo merecía…
-Charlie siempre quiso tener una vida útil -dijo Guile-. Me imagino que… también deseaba una muerte útil. Soldado, no tiene porqué preocuparse. No acumule sentimientos de culpa por esto, por que no la tiene.
Juri se acercó al grupo -Ay, qué lástima… una víctima más -se burló.
-¡CÁLLATE! -le espetó Chun-Li, mientras la abofeteaba.
-¡JA JA JA JA JA JA JA JAAA…! -rió Juri-. ¡Vamos…! ¡No tienen sentido del humor!
Cammy seguía abrazando la cabeza de Nash, llorando amárgamente. -¡Ay Charlie… Charlie… Charlie! -sollozaba-. ¡¿POR QUÉEEEEE…?!

Y en ese momento, una lágrima de Cammy cayó justo en la gema que tenía Nash en la frente, y soltó un destello, que nadie notó. Al mismo tiempo, un portal blanco rectangular se abrió en la habitación donde estaban la doncella y Nash. -¡Listo! -dijo la doncella-. ¡Sólo atraviesa ese portal y estarás de vuelta con ellos! -informó.
-Gracias -contestó Nash.
Ya iba a atravesar el portal cuando se detuvo. -¿Pasa algo? -le preguntó la doncella.
-Nada más contéstame una cosa -pidió Nash-. ¿Esto está pasando en realidad…? ¿O sólo está pasando en mi mente?
La doncella rió. -¡Claro que está pasando en tu mente! Pero… ¿Acaso eso quiere decir que no esté ocurriendo en realidad?
Nash sonrió con esa respuesta y atravesó el portal.

Blue Púnisher se secó una lágrima y se arrodilló ante el cuerpo de Nash. -Lo único que podemos hacer por él, es llevarnos su cuerpo, y darle cristiana sepultura -informó. Tuvo la intención de cruzarle los brazos sobre el cuerpo a Nash. Para eso, volvió a tomarlo de la muñeca… y en cuanto lo hizo… -¿Uh…? ¿Eh…? ¿Qué…? ¡No mamen…! ¡¡¡N-N-N-N-N-N-NO MAMEN!!! -exclamó, poniendo cara de espantado.
Cammy dejó de llorar y se sorprendió. -¿Eh…?
-¡¿QUÉ PASA, DETECTIVE?! -preguntó Guile, alarmado.
-¡¡¡L-L-L-L-L-L-L-LE ESTÁ VOLVIENDO EL PULSO!!! -informó Blue Púnisher, entre asustado y sorprendido, señalando contínuamente con el dedo índice de la otra mano a Nash.
-¡¡¡¿QUÉEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE?!!! -gritaron todos.
-¡¿ESTÁS SEGURO?! -preguntó Cammy, también sorprendida.
-¡Déjenme revisar…! -pidió Blue Púnisher. Le puso los dedos en la yugular mientras checaba su reloj de pulso. -Sí… ¡¡SU PULSO SE ESTÁ REESTABLECIENDO DE FORMA CONSTANTE!! ¡¡¡YA CASI LLEGA A LA NORMALIDAD!!! -informó. Después puso un oído en el pecho de Nash. -¡¡¡SU CORAZÓN…!!! ¡¡¡¡SU RITMO CARDIACO SE HA REESTABLECIDO!!!! -exclamó.
-¡¡¡¿CÓMO?!!! -exclamó el grupo.
-¡COF-COF-COF! ¡¡AAAAACK!! -tosió Nash, mientras se levantaba, tirando a Blue Púnisher en el proceso. Todos lo miraron sorprendidos. -¡Vaya! -exclamó Nash, acomodándose los lentes-. He vuelto una vez más a la vida…
-Charlie… -musitó Guile.

(Lean lo siguiente escuchando: “De Música Ligera”, de Soda Stereo.)

Cammy abrío los ojos como plato. -Estás… estás… ¡¡¡ESTÁS VIIIVOOOOOOO!!! -gritó, mientras abrazaba a Nash, llorando, pero ahora de felicidad. -¡¡¡ESTÁS VIIIVOOOOOOO…!!! ¡¡¡ESTÁS VIIIVOOOOOOO…!!! ¡¡¡ESTÁS VIIIVOOOOOOO…!!! ¡¡¡ESTÁS VIIIVOOOOOOO…!!! -exclamaba una y otra vez.
-Sí, Cammy… estoy vivo -contestó Nash, levantándose y correspondiendo el abrazo-. Perdóname por haberte angustiado tanto.
-¡No te preocupes, mi amor! -contestó Cammy-. Lo importante es que estás bien.
Guile se reunió con ellos. -Charlie… por lo que más quieras… ¡NO VUELVAS A DARNOS ESTOS SUSTOS! ¿DE ACUERDO?
-Perdón, Guile, pero no puedo prometerte nada -aseguró.

Los Castillo sonreían, complacientes. -Cuando no te toca…-inició Blue Púnisher.
-… ¡AUNQUE TE PONGAS…! -continuó El Rockero.
-… y cuando te toca…
-… ¡AUNQUE TE QUITES…!
-… y este velorio… ¡¡¡SE VOLVIÓ JOLGORIO!!! -terminaron los dos al mismo tiempo, mientras veían como Nash cargaba a Cammy y giraba con ella en brazos.

A lo lejos, lo que quedaba del Cuartel General de Shadaloo quedaba reducido a escombros y era devorado por un pozo de lava ardiente. Vega observaba a lo lejos, parado sobre un cañón antiaéreo. Se quitó la careta, la lanzó lejos de ahí, y huyó del lugar. Llegaron varios helicópteros, tanto del Ejército Norteamericano, como de INTERPOL y del Ejército Japones. Los efectivos se llevaron arrestados a los soldados de Shadaloo que aún estaban vivos, y estuvieron a punto de llevarse a las Dolls, nada más porque Cammy intervino a tiempo en favor de sus hermanas. -¡¡JA JA JA JA JA JAAA…!! -rió Juri, como histérica-. Al final de cuentas, todos tuvimos nuestro final feliz.
-Bueno, no todos -replicó Chun-Li, con una sonrisa.
-¿A qué te refieres?
-A que estás arrestada, por los cargos de asesinato y terrorismo -contestó Chun-Li, mientras la esposaba.
-¡¿QUÉEEEEEEEEEE?! ¿Después de todo lo que los ayudé? ¡¿ASÍ ME PAGAN?!
-Eso no te quita responsabilidad.
-Pero… pero… (Juri señaló a Ángel con la vista) ¡¡ELLA TAMBIÉN TIENE QUE PAGAR!! ¡¡TAMBIÉN PARTICIPÓ EN UN GRUPO CRIMINAL!!
-Su caso es diferente -contestó Chun-Li-. Ella se unió al programa de testigos protegidos y siempre estuvo dispuesta a colaborar.
-En realidad… Juri tiene razón -intervino Ángel, mientras le mostraba las muñecas a Chun-Li-. Arrésteme -pidió.
-¿Qué…? ¡Pero si ya no tienes ninguna orden de arresto en tu contra!
-Lo sé… pero yo misma me estoy entregando a la Justicia -aclaró, ante la sorpresa de Chun-Li y del Rockero-. Lo correcto es que sea juzgada por un tribunal y pague por mis crímenes.
Chun-Li se encogió de hombros. -Si así lo deseas… -lamentó, mientras esposaba también a Ángel.
-¡ÁNGEL! -gritó El Rockero-. ¡Testificaremos a tu favor en el juicio, para que salgas lo más pronto posible!
-Gracias… musitó Ángel, mientras era conducida a un helicóptero de INTERPOL.

-Déjame curarte ese tobillo, Rócker -pidió Nash. El Rockero se sentó en el suelo y Nash colocó su mano brillante en el tobillo, y lo curó. -Listo.
-Después de que, prácticamente, te moriste por salvarme… ¿ahora me curas? -preguntó El Rockero, con un tono de remordimiento.
-No te preocupes por eso. Todos estamos bien, que es lo importante -contestó Nash.

Hayabusa se acercó a Karin. -Nuestro trabajo aquí, ha terminado -informó.
-¿A dónde les mando el cheque? -preguntó Karin.
-A ningún lado -fue la insólita respuesta de Hayabusa -No lo hacemos por dinero, sino por convicción -aclaró.
-¿Los volveremos a ver?
-Cuando nos necesiten, ahí estaremos -aseguró Hayabusa-. ¡Kasumi! ¡Ayane! ¡Hayate! ¡Vámonos!
-¡HAI! -contestaron los tres. Desplegaron sus alas delta y se fueron volando de ahí.
-Sayonara, shinobi -dijo Karin.

(Lean lo siguiente escuchando: “Nothing else Matters”, de Metallica.)

Ya con todos adentro del “Thunderhawk” (que ahora sí lucía lleno), tomaron rumbo de regreso a la residencia Kánzuki. El Rockero se acercó a Rashid, quien lucía triste. -¿Qué pasó, Rachido? -le preguntó-. ¿Por qué tan serio?
-Amigo… -empezó Rashid-, no sé… no me siento satisfecho con lo que hice.
-Amo… quiso intervenir Azam.
Quien habló fue Chizuru -Sabía que tú podrías detener las lunas negras. Siempre creí en tí (sonrió). Después de todo… eres Rashid, “El de los Vientos Turbulentos” -aseguró Chizuru. Rashid sonrió con eso-. Gracias -terminó Chizuru-. Y por favor, disfruta el resto de tu vida.
-Un buen consejo, Rachido -agregó El Rockero-. Eso es lo que todos tenemos que hacer a partir de hoy.
-Lograron levantarme el ánimo -admitió Rashid-. A propósito, ¿qué es eso de “Rachido”, como me vienes diciendo? Mi nombre es Rashid.
-Lo sé -dijo El Rockero-. En mi país natal, cuando decimos que algo es “chido”, nos referimos a que es excelente, que es maravilloso. Por eso hice ese juego de palabras con tu nombre y esa expresión. ¿A poco pensabas que te estaba insultando?

Mientras tanto…

Guarida de Helen y Urien.
Moscú, Rusia.

-Shadaloo ha sido destruído -informó Helen a un hombre desconocido. Este hombre estaba sentado en un trono y era alto (lo cual se podía determinar con facilidad a pesar de estar sentado) y tenía el cabello largo y rubio, así como ojos color verde. La mitad derecha de su piel era roja, y la mitad izquierda era azul. Sólo traía puesto una especie de taparrabos blanco. -Sin embargo, quien derrotó a Bison…
-El final es apenas diferente… -habló el hombre-, al mencionado en el texto de la profecía antigua. ¿Podría ser un error sin consecuencias, solo en la expansión sin fin del tiempo…? -se preguntó-. Tal vez…
-De verdad, lo siento -expresó Helen.
-Jeh… El mundo está destinado a ser ceniza estéril -predijo el hombre-. El equilibrio… entre la destrucción y la regeneración… debe ser reconstituído -declaró.
-Entonces… quiere decir que…
El hombre extendió su brazo izquierdo hacia Helen -Ahora… ven y sígueme… Kolin.

Dicho esto, se vió como si se quebrara un bloque de hielo sobre Helen, y de ahí surgió otra mujer, igual a Helen, pero ya no llevaba ni el abrigo, ni la ushanka ni las botas. Su peinado estaba cambiado a uno de cola de caballo con fleco y ahora traía puesto un vestido ejecutivo… y ya no se llamaría Helen… sino… Kolin.

Ed observaba hacia el horizonte desde la ventana de su cuarto, en la guarida de Kolin, Urien y el hombre misterioso. -Tontos… -musitó-. Ni crean que esto ha sido lo último que han visto… de M. BISON -declaró, mientras ponía los ojos en blanco y brillaban con un destello púrpura…

Anuncios

Un comentario sobre “Una sombra cae… el fanfic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s